Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 20- -10- -2007 Calma tensa en la Cañada Real tras los disturbios MADRID 49 Los bares y comercios de la plaza Antonio de Andrés cerraron al mediodía, cuando se aproximaban los manifestantes, por el temor a disturbios La mayoría de los que se manifestaron ayer no tienen constancia de que su domicilio pueda ser derribado en breve. Sin embargo, los últimos acontecimientos han trasladado la inseguridad y la incertidumbre a la comunidad marroquí del asentamiento. Con la salida de los portavoces vecinales de la Junta llegó la decepción de los que se reunían aguardando noticias. Tras una hora de espera, un funcionario municipal informó a los representantes de los vecinos de que la concejal no iba a recibirles porque no habían pedido cita. Ante la imposibilidad de explicar sus reivindicaciones, rellenaron una solicitud y emprendieron el camino de regreso con rabia e impotencia. Para los manifestantes, la postura de las autoridades es clara: Se quieren encerrar para agravar más el problema se lamentaba Sofyan, uno delos portavoces elegidos. A pesar del fracaso de la marcha, los habitantes del asentamiento avisaron ayer de que no piensan dejar que destruyan sus casas. Tendrán que tirarme la casa encima, pienso pelearme con uñas y dientes con quien haga falta gritaba un hombre. Como él, Sofyan advertía de que las cosas pueden ir a peor y contemplaba la posibilidad de que la reacción de los habitantes de la Cañada Real fuera más dura. Ni siquiera descartó que en un futuro conflicto haya muertos. Decepción e impotencia FOTOS: JAIME GARCIA el riesgo de nuevos desalojos en la zona. Queremos ser tratados como personas ante todo, que lo de ayer no se vuelva a repetir, que es inhumano. Queremos que nos den una solución, que no nos tiren como a perros. Queremos legalizar nuestras casas, que nos dejen pagar nuestras cosas. Que nos legalicen la luz, que nos legalicen todo. No nos negamos a pagar nada resumía Gloria, una española que tiene su casa en la Cañada y está dispuesta a luchar por ella. Los marroquíes que se desplazaron ayer hasta la sede de la Junta Municipal querían dejar claro que en la zona donde se derribó el jueves la casa no se trafica con droga. Somos gente trabajadora, estamos en la obra y nos levantamos cada día a las cinco de la mañana para llevar el dinero a nuestra casa. No somos delincuentes gritaba ayer Mohamed mientras esperaba noticias de los compañeros que habían entrado en la Junta de Distrito. Mirad nuestros brazos, nosotros no nos pinchamos indicaba Gloria intentando aclarar que no se puede confundir el área de Valdemingómez, donde se mueve la droga, con el sector cinco, donde habitan las familias. Los datos del poblado -Población: En el último censo que se realizó en la zona, se hablaba de 2.000 edificaciones y unas 40.000 personas. -Extensión: el asentamiento ilegal se extiende a través de 15 kilómetros, a lo largo de Getafe, Rivas, San Fernando, Coslada y los distritos madrileños de San Blas, Vicálvaro y Villa de Vallecas. Las construcciones se concentran a ambos lados de la carretera que va a la incineradora de Valdemingómez, a un lado de la A- 3 (carretera de Valencia) -Edificaciones: en el poblado hay de todo, desde chalés de narcos con varias plantas y todo tipo de comodidades hasta infraviviendas y chabolas. A esto, hay que añadir las casas de toda la vida de gente modesta que empezó con un huerto y ha ido mejorando con el paso del tiempo. Mientras los implicados se unían bajo el grito de No al racismo, legalización los vecinos de Vicálvaro observaban con cierta distancia lo que ocurría con opiniones divididas. Manuel, un jubilado del barrio entendía que la situación es irregular pero afirmaba que si los han dejado vivir ahí durante 40 años, ahora el Ayuntamiento se tendrá que aguantar Junto a él, Marta, una joven que lleva cinco años viviendo en Vicálvaro se indignaba ante las protestas: Yo soy mileurista, y tengo que pagar una hipoteca, nadie me ayuda a nada. Ellos se han ido a la Cañada porque han querido, sabían que era ilegal y que en algún momento los echarían de allí La marcha de ayer, que no dio los resultados esperados, será, según los manifestantes, la primera de una serie de movilizaciones que tendrán como objetivo evitar nuevos derribos y legalizar las viviendas de la Cañada Real. Vecinos divididos ABC. es Mujeres y niños también formaron parte de la marcha de protesta para reclamar sus derechos Más información y vídeo de los hechos en abc. es madrid