Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 20- -10- -2007 Focos de crisis en el Partido Socialista ESPAÑA 13 Maragall no paga las cuotas, pero se cobra las deudas El ex presidente catalán anuncia que ya no es militante socialista y dice que él fue el único en defender el apoyo a Zapatero, mientras Montilla apostaba por Bono IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. Poco imaginaba José Luis Rodríguez Zapatero el calvario político- mediático que supondría la expulsión de Pasqual Maragall de la presidencia de la Generalitat. El ex presidente catalán aceptó con aparente disciplina su salida de la primera línea política catalana y se autoimpuso seis meses de silencio para no perjudicar a su sucesor, José Montilla, en la carrera al Palau de la Generalitat. Pero desde entonces el goteo de críticas al inquilino de La Moncloa ha sido constante. Ayer, el propio Maragall cerró un ciclo abierto por su esposa hace poco más de un año cuando Diana Garrigosa anunció que había causado baja del partido por lo mal que se habían portado con su marido, entonces todavía presidente del PSC. En declaraciones a un programa de entretenimiento de Catalunya Ràdio, fue el propio Maragall quien anunció, como quien no quiere la cosa, que ya no es militante socialista porque ya no pago la cuota Aunque la auténtica estocada llegó después, cuando reveló que en aquella lejana primavera de 2000 en la que Rodríguez Zapatero recorría España en busca de improbables apoyos a su candidatura al frente del PSOE, él fue el único que se decantó en favor del leonés, mientras el actual presidente catalán, José Montilla, apostaba por José Bono. Una carambola con la que Maragall se cobraba de una vez los desaires sufridos, a su entender, tanto por Zapatero como por Montilla. Yo apoyé a Zapatero en el Congreso del PSOE contra Bono, que lo apoyaban todos: Montilla, Narcís Serra, todos estaban en que Bono era el candidato; (Manuel) Chaves, que era el presidente del partido en aquel momento. Lo hicimos ganador Alfonso Guerra y yo aseguró. Así, admitió que confiar en Zapatero fue un error y explicó que era un federalista que una vez que se vio en la obligación de gobernar optó por la línea de Felipe González No es la primera vez que el ex alcalde de Barcelona expresa su resquemor por el papel ju- Pasqual Maragall ha dejado el PSC F. BLANCO El fiasco federalista Una familia de lo más transversal Dolida por el trato que su marido recibió del PSC y del PSOE, la esposa de Pasqual Maragall, la fiel e incondicional Diana Garrigosa, abandonó la militancia socialista hace aproximadamente un año. Garrigosa se fue dando un portazo de un partido que había sido repentinamente tomado por el sector pro PSOE y que parecía haber renunciado al legado catalanista y federalista con el que ella se identificaba. También hace un año, Joan Anton Maragall, primo del ex president, dejó boquiabierto al convergente Artur Mas al presentarse, sin avisar, a un acto de campaña de CiU para dar su apoyo a los nacionalistas. Vista la transversalidad de la familia y dado su pedigrí catalanista y burgués, Pasqual Maragall se ha convertido ya en objeto del deseo de CiU y ERC. gado por Zapatero en su salida de la política. Pero sí es la primera vez que deja en evidencia al actual inquilino del Palau de la Generalitat, José Montilla. Hasta ahora, Maragall había acusado a Zapatero de pactar con CiU su salida del Gobierno catalán a cambio de la aprobación del Estatuto de autonomía y de apoyos en el Congreso, pero había guardado silencio sobre el papel de su sucesor. Ayer, el ya ex militante abrió un nuevo capítulo de su particular vendetta política. El que durante más de tres décadas ha sido su partido evitó ayer valorar este nuevo paso y se limitó a expresar su respeto y afecto por las palabras del ex presidente de la Generalitat. La dirección del PSC confirmó, eso sí, que la baja de Maragall se hará efectiva dentro de un año, periodo que debe pasar a partir de la última cuota impagada. No parece que el afectado esté dispuesto a quedarse quieto durante ese periodo, puesto que ya ha anunciado su deseo de participar muy activamente en la creación de un Partido Demócrata Europeo. Paralelamente, Maragall se ha convertido en objeto del deseo de diversos sectores nacionalistas, que ven en él un inmejorable trofeo político. El último en intentarlo fue el jurista Alfons López Tena, impulsor del Círculo de Estudios Soberanistas, quien pasó el jueves por el despacho del ex presidente para presentarle ese foro de debate independentista. Un despacho por el que ya había pasado antes el dirigente de CDC Quico Homs para recabar el apoyo de Maragall a la refundación del catalanismo propugnada por Artur Mas. Sin olvidar que en Esquerra se vanaglorian de que el ex presidente catalán asegura- -siempre según fuentes repúblicanas- -que si fuera más joven militaría en ERC. Ahora que ya ha dejado oficialmente el PSC, novias no le faltan. Una pieza codiciada ALBERTO SÁIZ dría aceptar merced a esa relación un cargo al que siempre se ha mostrado reticente. De producirse dicha petición, la opción Pajín guardaría un fuerte paralelismo con la llegada de Juan Fernando López Aguilar a Canarias, cuyo precedente es el mejor aval para los partidarios de la secretaria de Estado. El ex presidente catalán admite que confiar en Zapatero fue un error porque prefirió pactar con CiU Maragall no se quedará quieto y se embarcará en un proyecto de creación de un partido de ámbito europeo: promete más titulares ABC. es Más información sobre la gestora que creará el PSOE en la Comunidad Valenciana, en www. abc. es