Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 GENTE www. abc. es gente VIERNES 19- -10- -2007 ABC Uno de los más famosos besos de cine que llevó a Deborah Kerr De aquí a la eternidad junto a Burt Lancaster AP Se apagó la estrella de Deborah Kerr La actriz británica, protagonista de míticos filmes como De aquí a la eternidad Té y simpatía y El Rey y yo entre otros, falleció ayer a la edad de 86 años en su casa de Suffolk, en el sur de Inglaterra, acompañada por su esposo, el escritor Peter Viertel POR ANA ASENSIO MADRID. Deborah Kerr, la actriz que rompió su imagen de heroína virginal e ingenua en el filme de Fred Zinnemann De aquí a la eternidad en el que protagonizó una tórrida escena en una paradisíaca playa hawaiana junto al imponente Burt Lancaster, que en aquella época rozó el escándalo y provocó sueños eróticos en generaciones enteras de adolescentes, falleció ayer a los 86 años de edad en su casa de Suffolk, en el sur de Inglaterra. Deborah Jane Kerr- Trimmer, que sufría desde hace años de la enfermedad de Parkison, había nacido el 30 de septiembre de 1921 en Helensburg, en Escocia. Desde 1960 estaba casada con el escritor Peter Viertel, y tenía dos hijas (Melanie y Francesca) de su primer matrimonio con Anthony Bartley, del que se divorció en 1959. Su debut cinematográfico llegó en el año 1941 con el filme Major Barbara de Gabriel Pascal, protagonizado junto a Rex Harrison, por el que recibió el premio revelación por la Motion Picture Herald FamePoll. A partir de ahí la actriz se convirtió rápidamente en una estrella del cine británico, interviniendo en títulos del calibre de El coronel Blimp (1943) junto a Anton Walbrook; Separación peligrosa (1945, Alexander Korda) al lado de Robert Donat o Narciso negro (1947, Michael Powell) en compañía de Jean Simmons. Poco después, la Metro- GoldwynMayer la contrató e intervino en varias películas que tuvieron una muy buena acogida y que hoy son consideradas auténticas joyas del cine. En la década de los cincuenta y los sesenta la pantalla la amó y la consagró con los filmes Las minas del Rey Salomón (1950) Quo Vadis (1951) El prisionero de Zenda (1951) Julio César (1953) Té y simpatía (1956) Buenos días tristeza (1958) y La noche de la iguana (1964) Pero uno de sus mayores éxitos de taquilla fue sin duda De aquí a la eternidad (1953) película con la que obtuvo una nominación al Oscar como mejor actriz principal. Kerr, encasillada en cierto tipo de personaje femenino estereotipado que La actriz recibió el Oscar honorífico en 1994 AP