Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES VIERNES 19 s 10 s 2007 ABC La AMA copia el carné español antidopaje para todo el mundo El CSD lo presenta la próxima semana, pues está en la ley aprobada en noviembre MANUEL FRÍAS MADRID. Mientras la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) estudia la creación de lo que denomina pasaporte del atleta que no es más que una tarjeta electrónica en la que figurarán todos los datos médicos del deportista que la posee y que dicen nunca estará operativa antes de los Juegos Olímpicos de Pekín del próximo verano, el Consejo Superior de Deportes (CSD) español presentará la próxima semana la tarjeta de salud del deportista -lo mismo, pero con otro nombre- figura contemplada en la Ley de protección de la salud y la lucha contra el dopaje en el deporte que se aprobó en el Congreso en noviembre y que entró en vigor el 23 de febrero. Estas tarjetas, que obviamente son personalizadas, están destinadas para los deportistas de elite y permitirán un seguimiento preventivo de la salud de su titular y la evolución de su rendimiento. Ha costado casi un año su puesta en funcionamiento porque, primero, ha habido que ponerse de acuerdo con la Agencia de Protección de Datos para no vulnerar los principios de confidencialidad y privacidad de cada deportista y, en segundo lugar, porque para establecer el pertinente historial médico se necesita cierto tiempo ya que cada deportista analizado ha debido pasar, al menos, seis controles con el fin de establecer sus niveles sanguíneos y urinarios y poder detectar después los cambios anormales que puedan producirse en los mismos. Con los datos obtenidos se establecerá un perfil hematológico y de esteroides de cada deportista que permitirá fijar sus límites individuales, frente a los absolutos existentes en la actualidad y que muchas veces son conflictivos cuando se trata de sustancias que el cuerpo genera de forma natural. Un ejemplo: a un ciclista se le aparta de una carrera con un nivel de hematocrito superior al 50 por ciento. Si un ciclista, en este caso, tiene el nivel bajo de por sí y sufre un aumento del mismo como consecuencia del dopaje pero no llega pese a todo a ese 50 por ciento, nunca se le detectaría el positivo. Con su tarjeta de salud sí. También se facilitaría la detección de picos en los niveles de testosterona o la presencia de esteroides anabolizantes, hormona del crecimiento o anormales niveles de EPO. No es algo represivo Desde el CSD se quiere dejar bien claro que la puesta en marcha de este sistema no es algo represivo y que va en contra del deportista. Todo lo contrario, la filosofía apunta a la prevención y al control del deportista. De hecho, esta Ley se denomina de protección de la salud se dice desde este organismo. Se abunda reseñando que con la nueva Ley se creó la Comisión de seguimiento de salud y del dopaje y todo lo relacionado con la tarjeta está controlado por el apartado de la salud y no del dopaje Desde la AMA tienen el mismo planteamiento preventivo: La gran mayoría de los atletas serían felices de tener este pasaporte porque saben que así podríamos coger más fácilmente a los tramposos dijo su presidente, Dick Pound. La tarjeta tendrá los niveles sanguíneos y urinarios de cada atleta para detectar los cambios anormales