Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES Tenis s Mutua Madrileña Masters Madrid VIERNES 19 s 10 s 2007 ABC Nadal: Sí, he acabado algo ahogado, pero me parece que él más ¿no? J. M. C. MADRID. La verdad es que a Nadal le costaba hablar nada más acabar el partido pero, como dicen en las peleas callejeras, había que ver cómo quedó el otro. Ya lo decía el propio Rafa: Sí, acabé algo ahogado pero creo que él también ¿no? Ha sido un buen partido, jugado a un nivel muy alto y ganar a Murray en esta pista es una victoria muy buena Rafa añadió que he ganado con coraje, sí, pero también por el público y porque he jugado muy buen tenis. He subido más a la red, he voleado bien y, en general, estoy muy contento con el juego que he realizado Murray no estaba desolado, sólo contrariado: Después de la lesión, lo que quería hacer es lo de hoy, jugar a un gran nivel. Lo que pasa es que enfrente estaba el número dos del mundo y ha sabido aprovechar mejor que yo las oportunidades y ha jugado muy bien los puntos decisivos. La verdad es que he aprendido mucho El que también estaba contento era Federer. Más que en otras ocasiones. No podía ocultar que venía de limpiar el cuchillo, sediento del aliento de Cañas. Ni siquiera pudo evitar hablar de las dos veces que el argentino le había ganado este año, en Indian Wells y en Miami: Aquellas pistas eran más lentas que estas y el caso es que él estaba más abajo en el ranking que ahora, pero aquellos días él jugó muy bien. Aquí he sido yo el que he estado mejor. La verdad es que me he encontrado francamente bien El suizo lo achacaba a la pista, que le gusta mucho: Me encanta, aquí se pueden dar toda clase de golpes, es rápida y me siento cómodo en ella DESDE LA GRADA En Roger el negro es rosa Salvo Ferrero, de blanco wimbledoniano el resto de jugadores se lanza de lleno al mundo del color. Aceptamos como color el negro riguroso de Guillermo Cañas POR ROSA BELMONTE MADRID. Este año las modelos recogepelotas llevan zapatillas y calcetines negros. Toque canalla, como el que Roger Federer ha probado alguna vez. Últimamente había optado por el calcetín negro, pero ha vuelto al blanco porque lo del look canalla a él no le sale. El suizo se viste de negro y parece que va de rosa. Ayer se merendó a Guillermo Cañas, con su cara de malote y de luto canalla riguroso. Parece que no le dio ningún miedo. Las recogepelotas también llevan tatuajes, pero finos y de quita y pon. En lugar de Terelu lucen sobre el cuerpo Hugo Boss la marca alemana que las viste. Las letras están o bien pintadas o bien formadas con pequeños cristales tipo Swarovski (pero baratos) El lugar, los hombros, si los llevan descubiertos, o los muslos (ahí se veían en el partido entre Nadal y Murray, que iban muy tapadas por arriba) Las zapatillas negras que calzan son de Diadora. En el llamado downtown del Madrid Arena, donde las tiendas, en el stand de la firma italiana, hay una vitrina donde se pueden admirar las zapatillas usadas Diadora de Bjorn Borg, Boris Becker, Yevgeny Kafelnikov y Jennifer Capriati. Cosas peores se Miguel Ángel Gil Marín no perdió detalle de todo lo que ocurría en la pista EFE Pedro Almodóvar es un gran aficionado al tenis han visto. En el museo de Wimbledon cuelgan también las bragas de las jugadoras. Es cuestión de fetichismo. Como fetichismo raro es lo de Raúl, durante el partido entre Ferre- REUTERS ro y Djokovic, firmando un autógrafo sobre una camiseta roja de la selección. Quizá es para Luis Aragonés. La que vestía el serbio Djokovic también parecía una elástica de la selec- ción española. Roja con rayos amarillos. No es por esos parecidos, pero da toda la impresión de que Djokovic llega a Adidas y dice: ¿Qué es lo más feo que tienen, que me lo llevo? Es lo mismo que Nicolás Almagro debe decir a los de Reebok. Y en el caso de Nike (que en todos sitios cuecen espantos) lo dirá Del Potro, en cuyo partido contra Nalbandian estaba Pedro Almodóvar, gran aficionado al tenis. Pero el llenazo sería en el Nadal- Murray. Con el recién llegado Sergio Ramos, con Emilio Butragueño. Y Roberto Torretta. Y Nieves Álvarez. En el palco de al lado, solo, el duque de Huéscar. Con el encuentro empezado llegó Cristina Tárrega acompañada del Mami Quevedo. La rubia, brillante. De plata. Entre Barbarella y Miss Piggy en Cerdada espacial