Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19- -10- -2007 83 Fracture EE. UU. Alemania 2007 113 minutos Género- -Intriga Directors Gregory Hoblit Actores- -Anthony Hopkins, Ryan Gosling, David Strathairn El caníbal estudia leyes FEDERICO MARÍN BELLÓN Desde que mandó callar a los corderos, Anthony Hopkins no necesita mover un músculo para infundir miedo. Puede que cuanto cumpla noventa años, si acaba atado y amordazado dentro de una cámara acorazada con una docena de marines apuntándole a la cabeza, el espectador piense: pobrecillo, está perdido Entretanto, es mejor no tenerlo como enemigo, por muy precaria que parezca su situación. En Fracture el viejo caníbal se vuelve menos comilón y sólo mata por celos, pero se muestra igual de desafiante. Tras ser detenido con el arma en la mano junto al cuerpo de la adúltera todavía caliente, el tipo renuncia a un abogado y decide defenderse a sí mismo, con las posibilidades cómicas que ya demostró Everett Sloane en La dama de Shanghai El planteamiento de la película es muy simple y, a la vez, de una rara inteligencia. La estética recuerda a la de un telefilme, pero cuántos largometrajes no querrían una puesta en escena tan eficaz. A la astucia del guión sólo le faltaba un rival de altura. Ryan Gosling, quien consiguiera el año pasado una tan merecida como sorprendente nominación al Oscar por Ralph Nelson no se arruga en el papel de fiscal estrella y consigue nivelar el juego en esta entretenidísima partida de ajedrez. Para los aficionados a las persecuciones y a los disparos, esto es una paradoja irresoluble, pero el buen aficionado al cine apreciará este duelo interpretativo en el que nunca está claro quién será el gato que se merendará al ratón. El tercero en discordia es un David Strathairn que nunca aparece lo suficiente en pantalla; le ocurre desde pequeñito, aunque el director de Frequency se las arregla para que no echemos tanto de menos su presencia, Lo mejor de la película, además de sus actores, es que se parece al cine de juicios de toda la vida, que uno puede recomendársela a sus padres sin temor a que se separen o a ser desheredado. Si piensan que es fácil, echen un ojo a la cartelera y cuenten cuántos títulos son capaces de reconciliar los gustos más dispares. Quienes lo prefieran, pueden esperar en casa a ver cuándo llueve la próxima obra maestra. Ya toca. Anthony Hopkins, en una imagen de Fracture ABC