Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 VIERNES DE ESTRENO abc. hoycinema. com VIERNES 19 s 10 s 2007 ABC No desdeño a Stanislavski, pero no me parece relevante tener que saber qué desayunó mi personaje Anthony Hopkins s Actor, protagonista de Fracture El actor británico es el protagonista de Fracture una película de Gregory Hoblit en la que Hopkins vuelve a encarnar a un asesino; un ingeniero de mediana edad que acaba de matar a su mujer de un tiro en la cabeza, inicio de la trama del filme POR FABIÁN W. WAINTAL HOLLYWOOD. Llega despacio, sin llamar la atención demasiado, pero el silencio del respeto que genera Anthony Hopkins se siente en el ambiente. No se da por aludido y lentamente, muy tranquilo, se sienta reclinándose con los dos brazos cruzados sobre la mesa, listo para desenfundar la más jugosa anécdota que requiera el más simple interrogatorio. La distinción de un verdadero Caballero de la Corona Británica es evidente y la sabiduría de la experiencia desborda cada respuesta. Ni siquiera quiere que lo llamen Sir Anthony. Mis amigos me llaman Tony dice él muy plácidamente. El título de estrella incluso le queda pequeño. portaba más. Y él me lo confirmó diciendo que no, que no le importaba. Pero cuando en la entrega no dijeron su nombre, reaccionó diciendo: Mierda (Se ríe a carcajadas) Lo miré y le comenté: Pensé que no te importaba Me miró enojado, diciéndome: ¡Cállate! El ego humano siempre prevalece. ¿Yo, personalmente, en mi vida? Ya no, para nada. Pinto y escribo música, vivo en Malibú, realmente no hay nada más que ambicione tanto. ro, porque no hablo en el mismo tono en que hablaba Lecter, y a este hombre le di una forma particular en el sonido de su voz, porque conozco a alguien en Inglaterra que habla así y da miedo. No pienso entrar en detalles, pero fue la base de mi personaje. ¿Y ensaya bastante antes de cada toma? -En la película, su personaje mata a la esposa después de descubrir una infidelidad ¿Usted aceptaría la infidelidad de su pareja? ¿La decisión de quedarse a vivir en EE. UU. tiene que ver con su esposa, Stella Arroyave? ¿Qué le gusta tanto de Los Ángeles como para haberse hecho ciudadano americano? -Me gusta el clima. Me gusta Los Ángeles por todas las razones por las que a la gente no le gusta, porque es una locura. La gente dice que no es una ciudad. Los británicos, cuando vienen, me preguntan: ¿Cómo puedes vivir aquí? Y les contesto: Muy bien No les gusta esa respuesta. Me encanta. Es un buen lugar para vivir. -No la acepto, no. -No ensayamos demasiado. Los ensayos en cine me parecen que ya están muertos, apenas si nos sentamos en la habitación de un hotel revisando el guión con un lápiz. Uno simplemente va al estudio y hace su trabajo. Fracture se promociona con la frase: Si miramos lo suficientemente cerca, todos tienen un punto débil ¿Cuál es el suyo? -Las galletas, las cookies Es una gran debilidad. Mi esposa tiene que esconderlas. Yo le pregunto si tiene alguna, me dice que no, le digo que me miente y después las encuentro en alguno de los cajones. Ella sólo me deja comer una, pero si puedo me como todo el paquete. ¿Ha conocido a alguien tan inteligente que dé miedo, aunque no sea un asesino como Hannibal Lecter o el personaje de Crawford en Fracture ¿Es una persona competitiva? ¿Qué es lo que le gusta a usted de un thriller como Fracture -Se puede creer que una vez que se obtiene el Oscar ya no se piensa más en él, pero por supuesto no es así. Yo no esperaba ganar con El silencio de los corderos Pensé que se lo llevaría Nick Nolte porque parecía el favorito del público. Además es un maravilloso actor. Cuando Billy Cristal salió con la máscara de Hannibal Lecter, me pareció simplemente que estaba siendo amable antes de mandarme a casa con las manos vacías. Y cuando dijeron mi nombre no sabía qué decir, estaba encantado. -Hay una anécdota sobre otro ganador del Oscar, un actor cuyo nombre no vale la pena mencionar porque no quiero ofenderlo. Ya lo había ganado en los años 70, creo. Después volvió a ser nominado con Alan Parker el dato sugiere que puede ser Gene Hackman Yo pensaba que si ya tenía uno, ya no le im- -Cuando se logra el Oscar, ¿cambia la perspectiva sobre su significado? ¿No encuentra bastante parecido entre los personajes de Fracture y Hannibal Lecter? -Para serle sincero, a mí también me pareció un poco parecido al personaje de Hannibal Lecter, con ciertas diferencias. En el rodaje de una escena donde el policía llega y se da cuenta de que yo asesiné a mi esposa, miré el monitor y dije que la luz estaba muy cerca, se parecía demasiado a Hannibal Lecter. Realmente no me importa si se parecen. Creo que era una idea del director, aunque yo intenté que no fuera así. Prime- -Es como un juego de ajedrez. Cuando leí el guión me pareció inteligente. Hay gente que me pregunta por qué interpreto tantos villanos, cuando en toda mi vida apenas si interpreté nada más que dos. No me parece algo importante, no le veo ningún misterio. Supongo que todos los seres humanos tenemos la fantasía de que podemos hacerlo todo perfectamente. Y mi personaje es una de esas personas que siempre tienen la respuesta correcta. La naturalidad humana no es así, pero en ficción los personajes pueden vivir y respirar porque figuran en la mente del escritor. Es lo divertido. ¿No es cierto, entonces, que ya no le interese el Oscar? -Sólo en la ficción. Hannibal Lecter fue pura ficción, igual que el Crawford de Fracture Son fáciles de interpretar. No tengo ninguna referencia sobre ellos. No soy para nada como Crawford. Si fuera tan inteligente como él, estaría en otro tipo de negocios. Realmente está todo escrito. Está en el guión. Uno aprende las líneas y apenas si analiza un poco. La información está en el guión. No desdeño el método de Stanislavsky porque es como me formé, pero no me parece pertinente saber precisamente lo que desayunó mi personaje. Pero a mí me sirve aprender el texto lo suficientemente bien como para poder estar relajado sin la necesidad de pensar demasiado. Es como tocar el piano y aprender un instrumento. Si estás relajado, no hay límites. Puedes improvisar o cambiar el ritmo de una escena entre toma y toma. Eso es todo; tratar de mantener la frescura, como si lo hubieras hecho por primera vez. Si ruedas una escena dos o tres veces, a la tercera ya vas a traer huellas de la primera toma. ¿Qué te espera en la cuarta o quinta? Es una repetición, a menos que te pongas boca abajo o algo así. Por eso, creo que se puede rodar una escena en tres tomas, lo suficiente como para satisfacer al director. ¿Le gusta ser el malo de la película? -Sí. En Inglaterra conocí un director unos años atrás. Era tan inteligente... Se parecía mucho a Crawford. Nunca discutía sus sentimientos. Era muy cruel con la gente, muy sarcástico, pero no movía un solo músculo. Se sentaba y tomaba notas. Lo odiábamos, pero era bueno como director. Si le preguntabas algo, no te miraba, se daba la vuelta. Era muy inteligente, pero demasiado incluso para su propio bien, porque nadie quiere trabajar con él. ¿Piensa volver a dirigir? -No, no. Ya lo hice. Es un trabajo demasiado duro. -Ahora mismo estoy componiendo música. Trabajando en un estudio de Venice y estoy escribiendo una pieza. Me pidieron que toque algo en Los Ángeles. Probablemente vuelva a empezar de nuevo la próxima semana, porque no tengo el entrenamiento académico y es mucho más espontáneo para crear canciones. Dirigí mi propia partitura antes de Navidad. Fue muy divertido subirme allá arriba. Estaba nervioso y cuando me dieron la batuta les dije que no podía hacerlo. ¿Es verdad que también llegó a dirigir una orquesta? ¿Entonces piensa dirigir otra orquesta en Hollywood? -No creo que tenga el coraje de hacerlo de nuevo. No creo que pueda, porque se precisa muchísimo conocimiento. Más información sobre la película: www. tripictures. com fracture fracture. html