Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19- -10- -2007 Muere una niña de dos años tras ser tratada por gastroenteritis en dos centros 49 La casa costó 55.000 euros Bakkalei vive en la vivienda contigua a la que tiraron abajo ayer. Compró el terreno, de 64 metros cuadrados, y allí levantó la casa para él y su familia, hace cuatro años. Se prevén nuevos derribos POR C. H. MADRID. En la casa contigua a la que ayer tiró la grúa, el día de ayer se vivió con especial angustia. No pueden evitar pensar si los próximos serán ellos. Es más, en el barrio ya circulan otras siete órdenes de desalojo, que una asociación ha llevado al Contencioso- Administrativo, por si pueden pararse. Bakkalei compró los 64 metros cuadrados de terreno hace cuatro años. En el solar y la casa de varias plantas que ha edificado él mismo se gastó 55.000 euros. Nos han pegado porque no hemos querido salir se quejaba una de las personas de la familia. En su casa y en el exterior resonaban los ecos de la batalla campal. Aquí no se respeta a las mujeres ni nada. Les gritaban ¡Vamos, puta! relataba, indignado, uno de los hombres del barrio. Ya entrada la tarde, junto al solar en que se había convertido lo que antes era una casa, comenzaban a llegar lotes y lotes de ladrillos, arena e, incluso, una excavadora. Entre todos volveremos a levantar la casa de nuestros vecinos aseguraban los árabes del barrio. Derribos hay todos los días, y para todos ellos hay una resolución judicial que autoriza la actuación en esos asentamientos ilegales añadieron las fuentes municipales. Con respecto a la suspensión cautelar del derribo de siete chabolas en la misma Cañada Real, las fuentes consultadas explicaron que no existe auto porque los técnicos del Ayuntamiento fueron a visitar la zona y comprobaron que ni vivía nadie allí ni las casas estaban construidas, sino a medio hacer Así, consideran que tanto este recurso, que se dirimirá hoy, como cualquier otro que las familias del poblado puedan interponer serán favorables al Ayuntamiento, ya que si se da una autorización en un primer momento para proceder al derribo no hay ningún motivo para no confirmarlo ante un recurso Por otra parte, el cónsul de Marruecos visitó ayer el poblado para preocuparse por el estado de los habitantes, ya que la mayoría son de esta nacionalidad. La larga jornada de ayer en la Cañada Real llamó la atención de numerosos medios de comunicación, incluso internacionales, como la árabe AlYazira. Volveremos a levantarla FOTOS: JOSÉ GONZÁLEZ QUE to, un grupo de chicas árabes se dirigían nerviosas hacia el hospital de campaña: Estamos buscando a una vecina porque está embarazada. ¡No hay derecho a que le peguen a las mujeres embarazadas! ¡Nos han sacado a patadas! se quejaba una de ellas. Finalmente, esa mujer, que está de ocho meses de gestación, acabó en el Gregorio Marañón, con un golpe en la espalda, aunque su embarazo prosigue bien. Entre los cuatro vecinos heridos hay también un hombre de mediana edad, parece que también habitante de la casa derribada, que recibió una patada en los genitales. También tuvo que ser trasladado al hospital. De los nueve detenidos, uno es el propietario de la casa, y otros tres marroquíes fueron arrestados al intentar arrebatarle su pistola a un municipal. Cuando finalmente se pudo llevar a cabo el derribo, las doscientas personas que allí se encontraban no hacían más que quejarse de la situación vivida. Sabemos que esto es ilegal, pe- ro estamos ocupando unos terrenos que no son de nadie se quejaban algunos españoles. Yo llevo 20 años pagando contribución. Aquí somos gente trabajadora, para salir adelante, no nos dedicamos a vender droga. No hay derecho a que tenga la casa llena de proyectiles que ha lanzado la Policía Nacional. A un chico le han dado en el ojo en la puerta de mi casa y hasta hay manchas en el suelo exclamaba Soledad, otra de las españolas que vive en la Cañada Real. Visita del cónsul Entre todos volveremos a levantar la casa de nuestros vecinos advertían tras el desalojo