Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 s 10 s 2007 INTERNACIONAL 37 dían observar tras las explosiones alrededor del mismo. La mayoría de los muertos eran seguidores de Bhutto, que se encontraban en los arcenes dando la bienvenida a la ex primera ministra y agentes de seguridad que custodiaban la comitiva. Entre los muertos se encuentran dos cámaras de canales de televisión paquistaníes. Nada más conocerse el atentado las declaraciones de condena y repulsa no se hicieron esperar, como las emitidas por la Casa Blanca, el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, o el propio presidente paquistaní, Pervez Musharraf. Horas antes, pasada la una de la tarde, un avión de la compañía Emirates aterrizó en Karachi procedente de Dubai. Cuando la escalerilla estuvo dispuesta se abrió la puerta y de ella salió la persona más esperada de los últimos ocho años en Pakistán. Con el rostro lloroso y alzando la vista y las manos al cielo en señal de agradecimiento, Benazir Bhutto pisó Karachi y puso fin a su exilio voluntario de ocho años y medio. La calle de Karachi por la que pasó la comitiva de Benazir Bhutto quedó sembrada de cadáveres tras la explosión de dos bombas AFP Más de cien muertos en un atentado contra Bhutto a su llegada a Pakistán La ex primera ministra- -que salió ilesa- -acababa de regresar a su país tras ocho años de exilio voluntario con el beneplácito de Estados Unidos y Musharraf MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL TEHERÁN. Más de un centenar de personas murieron ayer en dos explosiones con coche bomba cerca del convoy en el que se trasladaba por el sur de Pakistán la ex primera ministra Benazir Bhutto, que, al igual que su comitiva, resultó ilesa y fue trasladada a su residencia de Karachi, la Bilawal House. Poco después, Bhutto declaró telefónicamente al canal de televisión ARY que no se iba a dejar intimidar por las amenazas de los extremistas, que, subrayó, están intentando apoderarse de Pakistán. Las fuerzas de la moderación y la democracia deben prevalecer sobre el extremismo y la dictadura añadió Buttho. Las autoridades paquistaníes han cifrado el número de muertos de momento en 126, mientras que los heridos, muchos de ellos en estado crítico, se elevan a unos 200. Los hospitales más próximos han quedado colapsados atendiendo a los heridos, mientras se procedía también al levantamiento de los cadáveres. Al hospital Jinnah de Karachi fueron trasladados 45 fallecidos, 22 al hospital Civil y otros 4 al Abbassi Shaheed, según confirmaron a Afp médicos de estos tres centros. Otro medio centenar de cuerpos fueron llevados al Liaquat National Hospital. El ministro de Interior paquistaní, Aftab Ahmed Khan Sherpao, dijo que las fuerzas de seguridad encontraron entre los restos de las explosiones el cuerpo mutilado de al menos un terrorista suicida. Según el ministro, los inhibidores de frecuencia del vehículo en el que viajaba Bhutto no sirvieron de nada, ya que las explosiones no se realizaron por control remoto, sino que se trató de un atentado suicida. El camión- caravana que la transportaba quedó sin embargo parcialmente dañado y decenas de restos humanos se po- Terroristas suicidas Bhutto es rescatada de los restos del vehículo en el que viajaba AP Inmediatamente se desató la locura. Doscientos cincuenta mil seguidores, según los organizadores, de la líder del Partido Popular de Pakistán- -cifra muy inferior al millón de personas que habían anunciado desde hace días- -blandieron las banderas rojas, verdes y negras del partido y corearon el nombre de su heroína. Los seguidores del otro ex primer ministro exiliado, Nawar Sharif, siguieron la emisión de la llegada- -que fue ofrecida en directo por todos los canales nacionales- -con frustración. Sharif intentó el regreso el pasado 10 de septiembre, pero fue deportado de nuevo. Bhutto ha sido más inteligente y ha vuelto con el visto bueno de Estados Unidos, un recibimiento consentido y respaldado por las autoridades y un pacto con Musharraf bajo el brazo que le amnistía de sus delitos de corrupción. Un pacto que, pese a la emoción de los momentos vividos ayer, mantiene dividida a la opinión pública paquistaní y ha restado apoyo a su formación, donde muchos no aceptan el trato con el presidente aun vestido de militar, Pervez Musharraf. Musharraf vive días difíciles ya que a la llegada de Bhutto hay que sumarle que el Tribunal Supremo estudia desde el pasado jueves si su candidatura para las elecciones presidenciales en las que resultó vencedor fue legal o no. Locura ABC. es Especial sobre Benazir Bhutto y vídeo de su regreso a Pakistán en abc. es internacional