Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional VIERNES 19- -10- -2007 ABC Un grupo de trabajadores del transporte público se manifiestan en Niza durante la primera jornada de huelga general AFP Parálisis del transporte público en Francia, pero pocos manifestantes en las calles El Gobierno de Sarkozy se resiste a conceder a los trabajadores de ese sector público mayores prestaciones sociales que al resto JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Los sindicatos de las empresas del transporte público consiguieron ayer una perturbación masiva de las comunicaciones por ferrocarril, metro, autobuses y trenes de cercanías, pero las grandes manifestaciones municipales y nacionales sorprendieron por su movilización relativamente modesta, víctimas, quizá, de la semana laboral de 35 horas y el alquiler de bicicletas. Todos los sindicatos de las grandes empresas públicas de transportes, SNCF (red nacional de ferrocarriles) autobuses, metro, trenes de cercanías (Ratp) habían anunciado una huelga nacional masiva Y, efectivamente, el tráfico ferroviario y las comunicaciones en las grandes ciudades estuvieron muy perturbadas, pero de manera irregular. En París, por ejemplo, la línea 4 estuvo funcionando todo el día, y los trenes iban y venían cada cuarto de hora. Los mismos sindicatos habían convocado manifestaciones nacionales, que no tuvieron la importancia anunciada. En París, la CGT anunciaba ayer noche la presencia de 30.000 manifestantes, en la capital, y 300.000 en toda Francia. El Ministerio del Interior, como es tradicional, reducía tales cifras a la mitad. Incluso si fuesen ciertas las estimaciones de la CGT, 30.000 manifestantes en París y 300.000 en toda Francia, convocados por ocho grandes sindicatos, son cifras aparentemente modestas. ¿Puede crecer el movimiento de protesta. El gobierno insiste en que está dispuesto a negociar matices de su proyecto de reforma de los regímenes de pensiones y jubilaciones anticipados y privilegiados. El planteamiento gubernamental es muy simple: los trabajadores de las empresas públicas de transportes trabajan menos años, cotizan menos y se jubilan antes, cobrando pensiones más altas, que el resto de las categorías sociales. A partir de tal convencimiento, el presidente Nicolas Sarkozy considera indispensable nivelar e igualar todos los sistemas de pensiones y jubilaciones. Por su parte, los sindicatos gremiales denuncian tal planteamiento. Tras los resultados de la jornada de ayer, varios sindicatos han convocado asambleas para lanzar nuevas jornadas de huelga y protesta. Otros sindicatos se manifiestan de manera mucho más prudente. En términos prácticos, la red ferroviaria nacional francesa todavía estará perturbada hoy viernes y quizá mañana. El metro, los autobuses y los trenes de cercanías deberían volver a la normalidad casi completa a lo largo del fin de semana. Más allá del fin de semana, las posiciones parecen inamo- Líneas rojas El sindicato CGT anunció la presencia de 30.000 manifestantes en París y 300.000 en toda Francia vibles. Xavier Bertrand, ministro de Trabajo, declara estar dispuesto a negociar matices concretos de la reforma anunciada. El gobierno propone alargar de 37 a 40 los años de cotización de los sistemas de pensiones privilegiados, dándose un plazo de cinco años para aplicar plenamente tal reforma. El gobierno aceptaría negociar algunas modalidades de aplicación, pero considera no negociable la decisión básica: que los trabajadores de las empresas públicas coticen los mismos años que el resto de los trabajadores, para cobrar pensiones que deben ir igualándose progresivamente. Ése es el punto de choque frontal. Tras la jornada de ayer, los sindicatos de las empresas públicas de transportes deberán lanzar nuevas jornadas de lucha o capitular. A la espera de acontecimientos, los sindicatos maximalistas parecían ayer relativamente aislados, en su propósito de