Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 19 s 10 s 2007 ABC AD LIBITUM LOS RUIDOS DE UN ROCKERO L titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, le gustan las machadas. No pierde la oportunidad, venga o no venga a cuento, de abroncar a la derecha. ¿Será esa su forma de ser de izquierdas? Confiemos en que su finura jurídica discurra por cotas más altas que sus maneras sociales porque su tono, muchas veces abrupto y pendenciero, no cuadra con el que debiera corresponderle a un fiscal de carrera y, menos todavía, a un ministro señalado por el dedazo de José Luis Rodríguez Zapatero que- -todo hay que decirlo- -sabe atemperar con un talante cortés sus disparates de fondo y M. MARTÍN contenido. ¿Tendrá que FERRAND hacer méritos Fernández Bermejo para que los suyos, divididos entre el aprecio y el menosprecio, le tomen en mayor consideración? Se ha desgastado en sólo ocho meses, desde que Juan Fernando López- Aguilar se fue a Canarias, mucho más que sus compañeros de Gabinete en toda la legislatura, Magdalena Álvarez incluida. Dejándose llevar por su gusto pendenciero o siguiendo las instrucciones de sus mayores, que poco importa, el ministro se fue al Congreso para decir que la política debe contribuir al fin de la violencia lo que está muy bien, y anunciar después que volverán a darse las condiciones para que el Gobierno vuelva a negociar con ETA. Ayer, en RNE, donde las entrevistas políticas siguen el turno del corro de la patata y evitan el hierro que proporciona la actualidad, Mariano Rajoy aprovechó su presencia ante los micrófonos para calificar de irresponsables las palabras de Fernández Bermejo. La negociación política con ETA, dijo el líder del PP, fue un error y sería un error aún más grave que se volviera a hacer La negociación política con ETA fue, más que un error, un gran fracaso de Zapatero que, al evaporarse su inconsistente proceso de paz se quedó en puritito recuerdo de su abuelo republicano. ¿Qué sentido tiene que el Gobierno, aunque sea por la boca no muy autorizada de su eventual discontinuo en Justicia, insista en presumir de un fracaso y subraye su afán de volver a repetirlo? Tengo la sensación de habernos perdido algún episodio en este culebrón buenista de Zapatero porque cuando los actores de la política no marchan desde la inspiración de una ideología cognoscible, como es el caso, ni reaccionan según las reglas del interés propio, el seguimiento de la acción se torna brumoso e ininteligible. Lo que sí parece cierto es que estas broncas que organizan, con mucho ruido y pocas nueces, los políticos del estilo- -o de la falta de estilo- -de Fernández Bermejo, rockero sin gloria ni discografía, tienen un efecto de distracción y desvío de la opinión pública que sirven con eficacia al poder instalado en cada momento. Derivar el debate hacia lo accesorio impide que se centre en lo fundamental. ¿No es ese el truco de Zapatero? ÍDOLOS DE LA CUEVA ¿HASTA QUE EL INFIERNO SE CONGELE? tado de la Antártida de 1959 vino a sancionar esa voI generación ha tenido tiempo de presenciar luntad de respeto: el continente helado era de todos y tantas maravillas, hecatombes y espantos no lo poseía exclusivamente nadie. que ya nada le resulta extraño. De internet a Pero las cosas han ido cambiando, al norte y al la ingeniería genética, del derrumbe de la URSS al sur. En el Ártico la capa de hielo se adelgaza y se conataque del 11 de Septiembre, de Pol Pot a Sarajevo, del trae, a pesar de que todavía hay quien cree que el camascenso del capitalismo comunista en China a la rebio climático es un delirio de Cassandras en trance. vitalización de los fundamentalismos religiosos, deAlgunos científicos afirman que en un par de generamasiadas sorpresas han anestesiado nuestra capaciciones los hielos podrían desaparecer durandad de asombro, al tiempo que las certezas se te los veranos. La codicia se desata: los fondos nos iban cuarteando. Profundamente imbuimarinos, ahora de más fácil acceso, son ricos dos de una variante del escepticismo que nos en combustibles y minerales. La bandera de previene de que cualquier cosa puede sucetitanio que dos batiscafos rusos plantaron en der, no es que nada de lo humano nos sea ajeagosto en el lecho marino ártico es toda una no, es que tampoco nos lo es lo inhumano, o lo declaración de intenciones de una de las poantes impensable. Ya no tiene sentido aquella tencias concurrentes en la intensiva explotaexpresión, sinónimo de eternidad, que difería algo hasta que el infierno se congele M. RODRÍGUEZ ción que se avecina. En el Antártico, también se ha iniciado lo RIVERO porque sospechamos que también eso puede que algunos denominan imperialismo helallegar, haciendo finalmente realidad la vido y cuya fase preparatoria se manifiesta en el revisión dantesca de Lucifer hundido hasta la cintura en sionismo del status quo consensuado en 1959. El plaun bloque de hielo, allá abajo, en el corazón del últizo para reclamaciones en torno a la propiedad de la mo círculo. Antártida expirará en 2009, y la carrera se va a poner Tampoco parece ya imposible que los polos se deal rojo vivo. Que el Reino Unido, firmante del tratarritan: ¿quién iba a decírnoslo? En el colegio nos endo, reivindique ahora su presunto derecho sobre un señaron que nuestro planeta, que ahora sabemos premillón de kilómetros cuadrados de lecho marino en cario y enfermo, contaba con sendos enormes y siméla Antártida no es la mejor de las noticias. Como tamtricos continentes helados. Uno, en el hemisferio poco lo es su deseo de extender a 350 millas las aguas sur, más misterioso e impenetrable que el otro: Poe territoriales de Malvinas y Georgia del Sur. En Ar (en las Aventuras de Arthur Gordon Pym) y Lovecraft gentina, donde durante la dictadura animaban a las (En las montañas de la locura) habían situado allí esjóvenes madres a parir en sus posesiones antárticas tremecedores relatos novelescos que cautivaron mi para hacer patria, la noticia no ha hecho ninguna imaginación y la de tantos adolescentes. La Antártigracia. Y supongo que tampoco se la hará a chilenos, da era el último reducto de la pureza del mundo. franceses, noruegos, australianos o neozelandeses, Sabíamos que, como nuestro hígado o páncreas, que también son concurrentes. Lo único que nos falsu existencia era necesaria para la regulación de un taba es la posibilidad de crear una zona políticamensistema que nos trascendía; formaba parte de ese te caliente en el que quizá sea nuestro último reino equilibrio que aseguraba la rutina de la vida. Y nos de hielo. Pero, como decía más arriba, la nuestra es tranquilizaba que existiera un consenso más o meuna generación que a la que ya nada sorprende. De nos universal acerca de que más valía no ponerle demodo que a cruzar los dedos. masiado nuestras ambiciosas manos encima. El Tra- A M -Queremos ponerle el nombre de José Luis. Si cuando sea mayor le estorba llamarse así por recoger votos, esperemos que nos disculpe.