Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 s 10 s 2007 INTERNACIONAL 39 El juez Cerda actuó de una manera extraña en la detención de los Pinochet José Zalaquett s Catedrático de Derechos Humanos de la Universidad de Chile, codirector del Centro de Derechos Humanos bajo fianza, ya nadie era peligroso. Es comprensible preguntarse o la detención era innecesaria o la libertad fue prematura. No se entiende muy bien. Fox pierde los estribos El ex presidente mexicano estalla en mitad de una entrevista de tv y abandona el estudio entre insultos al presentador POR MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Vicente Fox era un hombre pausado, afable y cortés. Pero, desde que abandonó la Presidencia, parece haber perdido el oremus y, ahora, también, los nervios. El ex mandatario mexicano estalló este martes en directo ante las cámaras de televisión, para abandonar el estudio entre insultos al periodista que lo entrevistaba. Desde hace días, Fox recorre las emisoras estadounidenses para presentar su libro de memorias en inglés, La revolución de la esperanza Pero, indefectiblemente, las conversaciones derivan hacia el presunto enriquecimiento ilícito durante su sexenio presidencial, que ya es investigado por una comisión del Congreso. El programa En contexto de Telemundo, fue la gota que colmó el vaso de su paciencia. Ante la insistencia del entrevistador, Rubén González Luengas, respecto a unas supuestas propiedades de su esposa, Marta Sahagún, Vicente Fox se levantó airado y, después de apenas veinte minutos, dio por concluida la charla mientras acusaba al presentador de vulgar mentiroso calumniador y mal entrevistador Desde el momento en que González Luengas planteó el asunto, Fox se mostró incómodo y trató de responder con evasivas Yo vine a hablar de mi libro decía. Pero el periodista de Los Ángeles no es Mercedes Milá y, ante su perseverancia, el hoy conferenciante y memorialista explotó: Te reto a no andar enseñando mentiras, a averiguar las cosas de manera directa. Me estás acusando delante de todos. Es el clásico aventar la piedra y esconder la mano Estás mintiendo Y punto final. Tras escucharse una voz en off (supuestamente, la de un miembro del equipo de Fox en Estados Unidos) que indicaba que el invitado debía irse, el ex presidente saludó al comunicador y le dijo: Amigos, como siempre. Y no uses el tiempo de tu gente, de tus clientes, de esta manera, para engañar a la gente Y añadiría, mientras se quitaba el micrófono: Eres un vulgar, carajo Luego, mientras abandonaba el plató, Fox le preguntó a una productora de Telemundo: ¿Para qué me traes aquí? Yo no sé para qué me traen aquí para esto Los problemas de Fox surgieron cuando exhibió en una revista del corazón su rancho en Guanajuato, propiedad de la familia desde varias generaciones atrás. Al hilo de aquel reportaje han aparecido algunas posesiones de difícil justificación: Pecata minuta para lo que en México es habitual, pero que ha servido para desatar una cacería política contra el anterior gobernante. De momento, el presidente, Felipe Calderón, ha ordenado que se le retire a su antecesor un vehículo Hummer a nombre del Estado Mayor Presidencial y dar por terminados todos los contratos de comodato (cesión) que (el Estado) tiene con compañía automotrices -También se consideran perseguidos políticos... ¿Qué cree que hay detrás? El jurista considera comprensible preguntarse si el arresto era necesario o su liberación un día después prematura. De lo que no duda es del enriquecimiento ilícito de la saga Pinochet POR CARMEN MUÑOZ FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Su carrera como abogado defensor de los derechos humanos comenzó en 1973. el mismo año del golpe de Estado de Augusto Pinochet que instauró en Chile una dictadura de 17 años. José Zalaquett (Antofagasta, 1942) está considerado una figura clave en ese campo, tanto que lo pagó con la cárcel y la expulsión del país en 1976. Durante su exilio forzoso presidió Amnistía Internacional. En 1990, el presidente Patricio Aylwin le nombró miembro de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, que emitió el conocido Informe Rettig. La ronda de noche (planos y claroscuros en la transición chilena, vis a vis con el caso español) será su clase magistral de hoy en la Casa de América. ¿Se llegará hasta el final en el caso del enriquecimiento ilícito de la familia Pinochet, una vez muerto el dictador? -No me atrevo a especular porque Carlos Cerda fue uno de los pocos jueces que con gran riesgo personal investigó todo lo malo durante la dictadura y ha pagado duramente por ello. Fue desafortunado además que todo ocurriera en la víspera de que partiera a recibir un importante premio en Estados Unidos. Hay fundadas razones que apuntan a un enriquecimiento ilícito de Pinochet y su familia. Pero la actuación del juez causa extrañeza. ¿Seguirán también hasta el final los procesos por violación de los derechos humanos? -La verdad es que hay más de 160 cuentas corrientes con 27 millones de dólares de los que no se sabe su paradero, en distintos bancos, con distintos nombres y pseudónimos. La persecución política no la veo porque está comprobado que importantes sumas de esta gran cantidad se transfirieron a cada uno de los hijos y a su mujer. ¿Es aceptable que los familiares del general aleguen que ellos no fueron funcionarios? -La muerte de una persona extingue su responsabilidad criminal propia en todos los sistemas legales del mundo. Ahora puede seguir contra otras personas, incluso sus familiares, por la responsabilidad que ellas tengan individualmente. Y también puede haber juicios legales de carácter tributario para recaudar impuestos evadidos. Eso sí se puede transferir a los herederos, a menos que éstos rechacen la herencia. -Con su muerte se extingue la responsabilidad criminal que él pueda haber tenido. Difícilmente Pinochet apretó el gatillo en ningún caso, pero se le considera autor intelectual, el que da la orden, emite las instrucciones... Pero pueden seguir los otros, los autores materiales, los cómplices... Hay muchos procesos abiertos. A lo largo de 16 años se ha ido produciendo una renovación generacional en la Justicia chilena. Ha habido más avances en estos casos en los últimos cuatro años que en los primeros trece de los gobiernos civiles. -Como parte de la opinión pública tengo fundadas razones para presumir un enriquecimiento de Pinochet y su familia. Sin examinar todos los antecedentes me costaría decir qué delito específico puede atribuirse a qué miembro específico de la familia o de su entorno. Es un asunto más técnico. -En Chile algunas voces han subrayado la coincidencia de la detención de la familia Pinochet, el pasado 4 de octubre, con un momento de baja popularidad de la presidenta Michelle Bachelet. -Como miembro y presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA ¿cuál fue su experiencia sobre Cuba? -No conozco su contenido. En general, es algo necesario como expresión de una determinación moral para que esto no vuelva a suceder. Pero para el éxito de estos proyectos es importante que tengan un alto grado de rigor histórico y moral, que no sean vehículo para expresar una visión ideológica. ¿Qué le parece el proyecto de Ley de Memoria Histórica en trámite en el Congreso español? -La Justicia chilena es independiente. Sin embargo, el juez Carlos Cerda, por quien tengo admiración y respeto, esta vez actuó de una manera que me causó extrañeza. El juez ordenó la detención de 23 personas con gran despliegue policial, como si fueran peligrosas. Veinticuatro horas después, él mismo las dejó a todas libres Para que un proyecto de memoria histórica tenga éxito no debe ser vehículo para expresar una visión ideológica En la Justicia ha habido más avances en los últimos cuatro años que en los primeros trece de democracia -Nunca nos permitió entrar, incluso devolvía sistemáticamente sin abrir nuestras cartas, como negándole autoridad a la Comisión. Así sigue, es su política y me parece malísimo. En el fondo lo que ocurre con Cuba, y está empezando a pasar con Venezuela cada vez más, es la convicción de sus dirigentes de que hay una razón superior que se llama revolución que actúa como carta de triunfo. Otras consideraciones, incluso las humanitarias, se subordinan a esta razón superior.