Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL JUEVES 18 s 10 s 2007 ABC Al Gore renuncia a la nominación demócrata porque ¡Hillary es imparable! CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Al Gore, ex vicepresidente de los Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz 2007, afirmó ayer en una entrevista con la televisión noruega NRK, que no quiere ser presidente: No. Nada más lejos de mi intención. No tengo proyecto alguno para ser candidato de nuevo, de forma que no contemplo mi futuro dentro de ese contexto Sobre la razón por la que renuncia a su objetivo presidencial dijo: es fácil de imaginar: es por Hillary. ¡Es absolutamente imparable! Gore explicó que si la campaña de Hillary Clinton hubiera sido más floja y ella menos popular quizá hubiera representado a los Demócratas. Una respuesta inesperada según los noruegos, ya que gracias a la popularidad del Nobel podría desafiar a la ex primera dama. El ex vicepresidente aseguró que el premio le da la oportunidad de ser más eficaz en para alertar al mundo sobre las catástrofes que se avecinan si no cambiamos a tiempo nuestra forma de vída AP Bush dice que la visita del Dalai Lama no perjudicará las relaciones con China El Dalai Lama, la máxima jerarquía tibetana en el exilio, recibió ayer la Medalla de Oro del Congreso, el mayor honor civil entregado por los legisladores estadounidenses. El presidente George W. Bush afirmó que, aunque reconoce que a China no le ha gustado no cree que vaya a perjudicar seriamente las relaciones entre ambos países. En la imagen, el Dalai Lama con el mandatario de EE. UU. en la rotonda del Capitolio. Italia se queda sola en su reclamación de reabrir el reparto de eurodiputados El Partido Popular español consideraría no ratificar un acuerdo que empeore la propuesta de la Presidencia portuguesa E. SERBETO ENVIADO ESPECIAL L. AYLLÓN LISBOA MADRID. El primer ministro italiano Romano Prodi lo tiene muy difícil para mantener su órdago en la cumbre de Lisboa. Volver a poner a la Unión Europea en el foso de la crisis institucional por un diputado de más o de menos no parece argumento suficiente para uno de los países fundadores. La Presidencia portuguesa quiere cerrar a toda costa el acuerdo institucional para que el nuevo tratado lleve el nombre de Lisboa y en este empeño tiene el apoyo de la gran mayoría de los países miembros. Mi mensaje es claro: llevamos seis años discutiendo sobre los problemas institucionales y no podemos esperar más tiempo dijo ayer el presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso. Apelo a la responsabilidad de los Estados miembros para que cumplan el compromiso que adquirieron en junio al aprobar el mandato bajo Presidencia alemana, una frase que implícitamente estaba dirigida a Italia. La prensa italiana ha desvelado que, al parecer, durante aquella cumbre, Romano Prodi estaba fuera de la sala en el momento en el que se cerraban los detalles que ahora pone sobre la mesa y que afectan al reparto de eurodiputados para la próxima legislatura. Se dice que Prodi tenía que intervenir para solventar una de las múltiples crisis de la coalición que sostiene a su Gobierno, que de todos modos no será nada comparada con la que le espera por esta nueva batalla que la clase política italiana ha asumido con una sola voz. Sin embargo, el hecho de que la propuesta de reparto de escaños haya sido hecha- -y votada- -por la misma Eurocámara significa que reabrir el debate sería un desgaste terrible para todos los países. Al presidente Rodríguez Zapatero, que llega hoy a Lisboa, cualquier cambio respecto al texto actual que se pudiera aceptar para complacer a Italia, le dejaría en una situación muy delicada. De hecho, fuentes del PP español mencionaban ayer la posibilidad de que no contribuirían a la ratificación de un acuerdo que no mejore el actual. Tengo dudas de que si Rajoy gana las elecciones vaya a aceptar una fórmula en la que perdiésemos nuestra ventaja en el Consejo quedándonos con los eurodiputados de Niza dijo un dirigente del PP. Rice deja Oriente Próximo sin fijar una fecha para la cumbre de Annapolis L. L. C. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Condolezza Rice se marchó ayer de Oriente Próximo después de cuatro días de reuniones intensivas con israelíes y palestinos sin atreverse a poner fecha a la Conferencia de Paz auspiciada por George Bush en Annapolis para el próximo otoño. En la última jornada de esta gira, la secretaria de Estado norteamericana volvió a verse en una segunda ronda de conversaciones con el primer ministro hebreo, Ehud Olmert, y con el presidente palestino, Mahmud Abbás, pero por separado. Sin lograr siquiera celebrar la reunión a tres que, según sus asesores, había previsto a estas alturas. Con las manos prácticamente vacías, Rice trató de conjurar las voces que hablan de cancelación y de retrasos apuntando tímidamente lo que ya se sabía antes de su llegada, que la cumbre será en noviembre. Los mensajes que oyó antes de su partida no daban para más. Portugal quiere a toda costa lograr un acuerdo institucional para que el nuevo tratado lleve el nombre de Lisboa Más información en la página de la Presidencia portuguesa de la UE: www. eu 2007. pt UE