Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Crisis en el socialismo valenciano JUEVES 18 s 10 s 2007 ABC Edurne Uriarte El líder del PSOE valenciano se cree víctima de la guerra de la izquierda mediática Cree que su caso se ha sobredimensionado como demostración de fuerza al Gobierno V. VILLAPLANA VALENCIA. El secretario general de PSOE valenciano, Ignasi Pla, se siente víctima de la cruda guerra que libran los dos grupos de la izquierda mediática, Prisa y Mediapro, debido a la, a su juicio, desmedida dimensión que su caso ha cobrado a nivel nacional. Eso al menos es lo que ha confesado a sus más íntimos colaboradores tras trascender a nivel nacional y con inusitada presencia en determinados medios, mantiene Pla, el impago de unas costosas obras de reforma de su vivienda de Valencia. La hostilidad mostrada a nivel nacional por Prisa en este asunto- -fue la cadena Ser el medio de comunicación que lo destapó la tarde del martes- -ha llevado a Pla a participar a su círculo más cercano su convencimiento de que se ha convertido en un instrumento para que el este grupo emprenda una campaña en su contra con el objetivo de lanzar un aviso al PSOE y al Gobierno. Pla, quien perdió el 27 de mayo sus segundas elecciones autonómicas, se sabe amortizado en el PSOE. Ayer se consideró víctima de un montaje orquestado por gente del partido que tiene ganas de que me vaya En estas circunstancias, semejante ataque respondería a una demostración de fuerza mediática a la hora de sobredimensionar un asunto de una envergadura bastante más limitada. Así, estos medios advertirían, siempre según Pla, de la potencia con que podrían mostrarse en caso de enfrentarse a un caso polémico que afectara a un dirigente socialista más relevante. EXTREMISTA ólo en un país anestesiado como el nuestro por el miedo reverencial a los nacionalismos se puede entender que la farsa de la buena educación y del diálogo se pueda repetir tantas veces y tan impunemente. Que el presidente de la nación reciba con todos los honores del Estado a un extremista que anuncia su plan de ataque contra ese Estado y contra todos los que, se supone, estamos defendidos por él. Y que alegue buena educación y modos dialogantes para explicar los honores de la nación al anunciado delincuente. Imagino al presidente de la nación recibiendo en las escalinatas de La Moncloa al líder de un movimiento por el fin del Estado autonómico, a otro del movimiento por la supresión de la cooficialidad del catalán o del euskera, a otro por la expulsión de todos los inmigrantes, o a otro por el desarrollo de una legislación especial, con sharia incluida, para la comunidad musulmana. Y así una larga lista de líderes y propuestas a los que Zapatero podría saludar efusivamente en La Moncloa y ofrecerles la deferencia del diálogo en nombre de todos los españoles. Pero tengo la impresión de que la buena educación de Zapatero es selectiva. Lo mismo que la anestesia de los españoles. Funcionan exclusivamente con los nacionalistas. A los únicos extremistas a los que se da cuerda en La Moncloa es a los nacionalistas. Se les recibe como a jefes de Estado y se les invita a dialogar para encontrar una fórmula intermedia, un poco más legal y un poco menos extremista, que es lo que le ha dicho Zapatero a Ibarretxe. Con esta mascarada de la buena educación se logran dos cosas. Sobre todo, fortalecer a los extremistas y dar legitimidad a su pretensión de que existe un conflicto que el Estado está obligado a resolver. O sea, que sí, que si nos ponen la sharia encima de la mesa, tenemos que darle estatus de conflicto y dialogar sobre ella. Si la pone Ibarretxe, por supuesto. O la propia ETA. Y Zapatero sigue adelante con su proyecto. Mantiene abierto el diálogo con los extremistas. Y, si gana las elecciones, vuelve a la mesa de partidos, a buscar un acuerdo sobre eso que ahora, ha dicho, no se puede hacer. CUERDA AL S El líder socialista valenciano se dirige ayer a la prensa para aclarar su caso Pla no sólo no decidió dejar el liderazgo del PSPV cuando cayó por segunda vez en las urnas en mayo, sino que se sirvió de una votación a mano alzada de la dirección socialista- -en la que la gran mayoría de delegados no ejercitaron el sufragio- -para garantizarse que no habría congreso extraordinario a través de una declaración especialmente críptica. Desde la derrota de Pla en las urnas, el secretario general del PSOE, José Blanco, ha realizado dos apariciones en Valencia para ratificarle y recordar al socialismo valenciano que el único objetivo debería ser preparar las generales. Pese a la tarea para apuntalar el endeble andamiaje del partido en la región, en fuentes socialistas valencianas se apunta a un distanciamiento de Pla respecto del apartado orgánico de la calle Ferraz. Ayer, Blanco reclamó al socialista valenciano a que diera explicaciones convincentes sobre las acusaciones para que después el partido pudiera tomar decisiones Mientras, el PSOE MIKEL PONCE El partido intuye desde un intento desesperado del entorno de Sevilla a la puñalada de un sector hasta ahora afín es un hervidero de hipótesis sobre el origen de la filtración de esta información (con facturas de una vinoteca de 1.200 euros, una encimera de mármol glaciar de 6.400, entre otros trabajos realizados en casa de Pla) Desde una acción desesperada del entorno de Jordi Sevilla hasta un puñalada de un sector hasta ahora afín al secretario general para hacerse con el número dos al Congreso, todas las posibilidades pasaron por la cabeza del partido. Pla reunió ayer a su ejecutiva, que le dio 24 horas para que decida de manera sosegada sobre su marcha, lo que apunta a que hoy declarará que abandona el liderazgo del PSOE valenciano para no afectar al partido. Campaña socialista para explicar en 500 actos públicos la labor del Gobierno G. S. MADRID. El PSOE iniciará desde hoy hasta Navidad una campaña de balance de Gobierno con más de 500 actos públicos por España protagonizados por todos los miembros del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero incluido, diputados y senadores, según ha podido saber ABC. La campaña, que incluye publicidad, dará que hablar dijo ayer el secretario de Organización, José Blanco, aunque las fuentes consultadas aseguran que no supone un ataque al PP. Resaltan que se va a movilizar a todo el partido para que los españoles conozcan la labor del Ejecutivo porque somos conscientes de que no es así y de que el principal activo que tiene el partido para afrontar las elecciones es esa labor. El 10 de octubre los presidentes autonómicos, reunidos en Toledo, pidieron a Zapatero mejor comunicación del Gobierno para arrebatar la agenda política al PP.