Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 17 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.544. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Polonia, con nombre de mujer La escritora Manuela Gretkowska pide el voto con mujeres desnudas. Afirma que quiere ganar escaños para las polacas, las auténticas madres de la transición, y, si cabe, vender algún libro POR RAMIRO VILLAPADIERNA l corpus político es el que muestra el cartel, no esconde nada, apenas hay más: desnudas por un voto, como proponía hace 30 años Gundisalvo, el del partido de Mingote. Pero la provocadora novelista Manuela Gretkowska persevera: Desnudas o vestidas, no sólo somos objetos sexuales A fin de demostrarlo ha elegido una de estas opciones, lo que puede ser algún lenguaje corporal polaco. Polonia es mujer es su principal eslogan. La democracia también y, de hecho, la democracia polaca lleva nombre de mujer: Solidaridad genéricamente, y Anna Valentinovic, la heroína subida al tractor de Gdansk, particularmente. Pero, como ha mostrado Shana Penn en Solidarity s Secrets la transición polaca tiene una deuda con las mujeres que dirigieron la formidable red clandestina: las mujeres con ojeras las llamaban, pues no dormían nunca. Por ahora el Partido de las Mujeres Partia Kobiet en polaco) ha hecho ruido e imagen en esta campaña, pero poca justicia a las polacas. Todos saben que las mujeres iniciaron la clandestinidad, pero nadie lo reconocerá dijo a mediados de los 90 una hastiada Barbara Labuda al abandonar Solidaridad. Con Helena Luczywo y otras madres de la democracia había editado incansablemente el periódico clandestino Tygodnik Mazowsze Tras la revolución reapareció el sexismo- -dice Penn- La invisibilidad de las mujeres había funcionado demasiado bien para los hombres: se llevaron el Nobel y el aplauso. Aquella lucha de la mujer sería el mayor secreto nacional de la nueva Polonia. Ahora, Gretkowska lo ha querido DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany LA MEMORIA EO en la Voz de Galicia que unos científicos de la Universidad de Stanford han encontrado la manera de detectar el Alzheimer, o el muy probable riesgo de padecerlo en el futuro, con un simple análisis de sangre. Conozco la enfermedad de cerca porque la vi tragarse la memoria, y con ella el alma, de mi tata Felisa, que murió para el Registro con casi un siglo de edad, pero se fue mucho antes del amor, la palabra, la costumbre y la vida a esa oscura y flotante nebulosa que tanto se parece a los atrios del Limbo. Hizo allí muchas guardias, sin entender siquiera lo que estaba esperando. Ignoro si el diagnóstico precoz de esta forma implacable de demencia es una puerta abierta a la esperanza o el inicio de múltiples calvarios. Leo también que ya existe un tratamiento para ralentizar su desarrollo. Pero, de curación, de salvamento, nadie se atreve a hablarnos por ahora. Si a mí, pongo por caso, me dijeran mañana que mi sangre contiene proteínas que arrasarán mi mente en cosa de seis años, creo que me sentiría tan presa del destino, que hasta esos pocos años perdería. Sería como un guerrero vencido por el peso del oráculo. Somos, o vamos siendo, una base de datos aleatoria. No lo que hemos vivido, sino lo poco o mucho que interesadamente recordamos. Cada cual con su criba y su innato proceso selectivo. Seríamos eternos, de poder emigrar a un disco duro. Pero hay algo en nosotros intensamente frágil, íntimo como un sueño, perfectamente humano, injusto y caprichoso como ese dado que es nuestra memoria. Limpiándola de bucles y de espinas es como sol a sol sobrevivimos. Tenemos, uno a uno, nuestro propio pasado. Lo demás o es mentira, o es Historia. L E La líder del Partido de las Mujeres, Manuela Gretkowska, ante su póster electoral desnudar, pero por la via Cicciolina más que por la de Madame Curie, la jefa de gobierno liberal Hanna Suchocka o Hanna Gronkiewicz- Waltz, una de las primeras gobernadoras europeas de un banco central y hoy alcaldesa de Varsovia. Somos bellas, desnudas, orgullosas insiste sugiriendo algún vínculo; somos verdaderas, inocentes y sinceras, tenemos las manos limpias, los corazones limpios y las intenciones lim- AFP pias y, en todo caso, apenas narcisismo. A su bandera han respondido varias actrices y cantantes como Krystyna Janda, Kayah o Anna Maria Jopek. Apunta a su famoso póster: No estamos con los labios abiertos y los ojos entrecerrados... nuestros rostros son inteligentes, comprometidos, orgullosos. No hacemos pornografía Su partido, dicen, busca ir más allá de izquierdas y derechas y defender los derechos en el hogar y en el trabajo.