Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID MIÉRCOLES 17 s 10 s 2007 ABC En la calle tuve que robar; ahora busco un futuro Llegaron en los bajos de un camión o como polizones cuando eran unos niños. Han cumplido 18 años y, para evitar que terminen en la marginación, el Ayuntamiento les ayuda a salir adelante POR M. J. ÁLVAREZ MADRID. Tuve que robar para poder comer. He estado en la calle, sin dinero, sin trabajo... Luego, en centros. Aquí, llevo dos años. Me han hecho una oferta de empleo en un taller de carpintería y espero conseguir los papeles para buscar un futuro, ganarme la vida y ayudar a mi familia Eso dice Mohamed E. A, de 23 años, natural de Tánger. Llegó a España hace ocho años, dentro de una caja en los bajos de un camión. Lo había intentando ocho veces. Siempre me pillaban. La última sabía que lo iba a lograr Mientras se resuelve su situación, ayuda en una farmacia del barrio repartiendo pedidos y va a empezar un curso de informática. En parecida situación hay otros nueve chicos, la mayoría magrebíes, con los que convive en un piso gestionado por los padres Mercedarios, que financia el Ayuntamiento de Madrid. La mayoría estudia o trabaja. En total, hay tres pisos, con 20 plazas, a los que el Consistorio dedica 318.600 euros. El programa de apoyo a jóvenes inmigrantes en riesgo de exclusión social empieza cuando acaba la tutela de la Comunidad, a los 18 años. El objetivo es que no cierren el proceso en falso y terminen en la calle, desamparados; sino que sean autónomos y puedan inte- Un educador (en la cama) y un joven del programa de menores en riesgo (en la silla) grarse en la sociedad; eso pasa por obtener la regularización y un empleo. No hay plazos explica Pablo Pérez, coordinador del área técnica de la orden. Para que aprendan de verdad, tienen que estar bien comidos y bien queridos. Así pueden sobrellevar mejor las situaciones de crisis agregó. En cuatro años han pasado por el programa, que empezó en 2001, cerca de 300 chavales. Atendemos a jóvenes sin familia. Hacen cursos de formación ocupacional, castellano, habilidades sociales y se les hace un seguimiento de sus causas penales y de sus papeles indicó la concejal Servicios Sociales, Concepción Dancausa, en la vivienda que ayer visitó en el distrito de Salamanca. Ellos cocinan, limpian, hacen los me- AYUNTAMIENTO nús... Diez profesionales y veinte voluntarios- -psicólogos, abogados, educadores, trabajadores sociales- -colaboran. Ibraim Rasheed y Abdelá Laroussi son dos de ellos. Hemos crecido aquí y hemos aprovechado la oportunidad que nos dieron. Ahora queremos devolver lo que hicieron con nosotros. Jamás imaginé que mi vida iba a ser así subrayan. Son inmigrantes. Llegaron solos en los bajos de un camión o como polizones. Han estado en la calle, en centros de menores