Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 17 s 10 s 2007 ABC Gaspar Atienza La transformación de Laura Después de siete discretos años como la anti- Hillary en la Casa Blanca, la primera dama de Estados Unidos adquiere un repentino perfil de activismo en cuestiones internacionales, empezando por la cuestión de Birmania PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Pese a haber respaldado la carrera política de su marido con la supuesta condición de no tener que hacer nunca discursos, desde este verano Laura Bush ha empezado a acumular un llamativo protagonismo propio en Washington. Una transformación especialmente comentada después de siete años discretos en la Casa Blanca en los que la primera dama de Estados Unidos se ha venido comportando como la perfecta de anti- Hillary limitándose a una agenda oficial de cuestiones benignas y poco polémicas como el énfasis en la lectura infantil o la lucha contra el cáncer de mama. Sin embargo, la esposa del presidente Bush se ha convertido estos días en la principal portavoz del Gobierno de Estados Unidos contra la represión en Birmania. Lo que ha supuesto asumir un visible papel de activismo diplomático a través de múltiples declaraciones, entrevistas y hasta un artículo en el Wall Street Journal Cruzada en la que ha solicitado inmediatas sanciones contra la represiva junta militar que gobierna ese país asiático. Esta campaña de la primera dama de Estados Unidos, con inusuales llamadas directas al secretario general de la ONU, ha sido reconocida por activistas y analistas como decisiva para ayudar a concentrar la atención internacional en la situación de Birmania. Con la ventaja de que Laura Bush, sin dejar de contar con el respaldo de la Casa Blanca, sería capaz de plantear estas cuestiones sin el enorme bagaje de recelos que acarrea a estas alturas la Administración Bush. Según ha reconocido Nancy Soderberg, diplomática en la ONU durante la Administración Clinton, Laura Bush es una de las pocas personas en el Gobierno de Estados Unidos que ha mantenido su popularidad y credibilidad dentro y fuera de casa, por eso cuando dice algo sobre uno de estos problemas, tiene impacto Mientras que para Tom Malinowski, del grupo Human Rights Watch, la gente se da cuenta de que ella habla por el presidente de Estados Unidos en lo relacionado con Birmania Este mayor perfil también se ha traducido en un incremento de viajes internacionales. Durante el primer mandato de su esposo, Laura Bush sólo realizó cinco giras en solitario. Pero esta semana iniciará su noveno periplo internacional desde la reelección del presidente Bush, esta vez con destino a los Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait y Arabia Saudí. Aunque sin llegar todavía al récord de 82 países visitados por Hillary Clinton durante su tumultuosa etapa como primera dama de EE. UU. En una de sus recientes entrevistas, la propia Laura Bush insistió en que esta repentina pasión internacional no es precisamente algo nuevo: Conforme he pasado el tiempo en la Casa Blanca, me he dado cuenta de la oportunidad que tengo para hablar sobre cuestiones que especialmente me preocupan a mí y quiero aprovecharme de ello En el caso de Birmania, Laura Bush ha reconocido que su interés fue alentado inicialmente por Elsie Walker, una prima de su marido, que le explicó el caso de Aung San Suu Kyi, la arrestada líder de la oposición arrestada tras ganar unas elecciones en 1990. Empatía cimentada tras leer el libro de Suu Kyi Libertad frente al miedo LA RISA DE HILLARY ste otoño se pondrá a prueba la candidatura de Hillary Clinton al frente del partido demócrata para las elecciones presidenciales americanas de 2008. Por ahora Hillary encabeza los índices de aprobación en las encuestas nacionales frente a demócratas y republicanos, se ha afianzado entre los candidatos de su partido y ha pasado a liderar la campaña en Iowa, el primer estado que celebrará elecciones primarias el próximo mes de enero y que según los expertos podría definir el devenir de la lucha por la candidatura demócrata (la victoria de Hillary sería un golpe casi irreversible para Barack Obama y John Edwards) Pero a medida que se consolida su candidatura y se distancia de Obama y Edwards, surgen dudas sobre su personalidad ambiciosa, su preparación y hasta su risa. Hillary se enfrenta al habitual problema del candidato que se ve triunfador con una campaña conservadora: planea hasta el último detalle los actos de la campaña sin permitir preguntas del público y sin dejar margen para la improvisación en sus discursos. Estos actos evitan errores y deslices pero también pierden en espontaneidad y cercanía hacia el electorado y alimentan la imagen de mujer fría, distante, calculadora. Quizás con el afán de evitar esta imagen en las últimas semanas Hillary ha dado rienda suelta en varias entrevistas y programas de televisión a una risa que hasta ahora pocos anticipaban (a estos efectos, ver youtube) Esta aparente naturalidad ha despertado el interés y la intriga de un buen número de analistas políticos: es risa programada como por un ordenador o risa espontánea, aterradora o encantadora, risa de hiena o risa sincera... Y mientras los comentaristas políticos analizan su tono, volumen y forma, Bill Clinton, siempre ejemplo de espontaneidad y simpatía, asegura que su mujer tiene la mejor risa del mundo. De una u otra forma parece que Hillary quiere distanciarse del aspecto estirado de Al Gore en la campaña de 2000 para acercarse más al trato humano y cercano de su marido: al final lo que pretende es no perder unas elecciones que parecen ganadas de antemano. E Llamadas a la ONU Laura Bush, antes de dar un discurso dirigido a los italo- americanos en Washington el pasado viernes AP Rice consigue el apoyo egipcio para la Conferencia de Oriente Próximo PAULA ROSAS CORRESPONSAL EL CAIRO. La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, cosechó ayer en Egipto un nuevo apoyo para la Conferencia de paz de Oriente Medio prevista este otoño en Estados Unidos. Egipto había manifestado alguna reticencia respecto a la fecha de la cumbre, que consideraba un poco precipitada ya que aún no dispone de una agenda concreta de negociaciones. Pero una fugaz visita de Rice a El Cairo, en la que se ha reunido con el presidente egipcio, HoSni Mubarak, y su ministro de exteriores, Ahmed Abul Gheit, han bastado para convencer a su sempiterno aliado. Lo que nos ha contado la Secretaria es halagüeño y nos ofrece mucha confianza y comprensión sobre lo que está haciendo (en la zona) señaló un convencido Gheit en rueda de prensa tras el encuentro. Rice, por su parte, puntualizó que la conferencia, prevista en un principio para noviembre, se celebrará durante ese mes o en diciembre lo que algunos interpretan como un guiño al Gobierno egipcio, que había pedido más tiempo. La secretaria de Estado, no obstante, descartó que la conferencia se hubiera retrasado, sino que aún no hemos establecido una fecha concreta explicó. Egipto parece haber aclarado las dudas que hasta ahora compartía con Jordania, Arabia Saudí y los propios palestinos sobre la cumbre, sobre todo en que ésta se convirtiera en una mera declaración de intenciones sin objetivos concretos. Gheit advirtió de que a la Conferencia hay que llegar dispuestos a comenzar la negociación que conducirá al establecimiento de un estado palestino en Gaza y Cisjordania. Y recordó que el acuerdo no se podrá alcanzar sin la determinación de Estados Unidos. Rice también se reunió en El Cairo con el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, Fecha incierta