Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 17 s 10 s 2007 ABC AD LIBITUM LA TIZA DE IBARRETXE O es necesario tener una pizarra para estar en posesión de una tiza. Por eso son tantos los que pintarrajean en las paredes. Es el caso de Juan José Ibarretxe. No es el jefe del Gobierno de un Estado, pero se da ínfulas de serlo. Les ocurre a quienes, instalados en el poder, sienten la tentación excluyente y, aún con pregones democráticos, ejercen discriminaciones fascistonas. Ibarretxe, que trata de rellenar con contumacia los agujeros que él mismo le hace a la Constitución del 78, insiste en pretender de José Luis Rodríguez Zapatero un acuerdo similar al de Downing Street en el que, va para M. MARTÍN quince años, el Reino FERRAND Unido aceptó la voluntad popular de Irlanda del Norte. Claro que, y da pereza tener que repetir lo obvio, la situación del País Vasco se parece a la de Irlanda como un huevo a una castaña. O menos todavía, que el huevo y la castaña son comestibles y esto del separatismo vasco no hay quien lo digiera y asimile si no se desciende a la simplicidad del capricho y a la voluntad de los caciques de caserío. Como aquí, en España, todo tiende a ser raro y difícil, distante de la lógica y no necesariamente sujeto a la razón, el presidente Zapatero ya anticipó en el Foro de ABC la respuesta a la pregunta que veinticuatro horas después había de formularle el lendakari y ayer era portada en este diario: Le diré a Ibarretxe que quiere algo ilegal, electoral, unilateral e inviable No deja de ser original, y no sé si será fecundo, un método de diálogo en el que las respuestas preceden a las preguntas; pero, instalados en el disparate, ¿qué más da? El proceso de paz de Zapatero, una melopea de despropósitos, tenía que generar una gran resaca y ahí, en la insistencia del jefe del Ejecutivo de Vitoria, está uno de sus efectos. No podía ser de otro modo cuando, además, las relaciones entre Ibarretxe y sus mayores en el PNV están en veremos y el lendakari tiene que aliviar en gestos ante sus electores lo que no tiene en el apoyo de sus mentores. Si la autoridad se coloca fuera de la ley, la convivencia se viene abajo. Se desmorona. La Constitución se queda hueca y el Estatuto pierde el aliento que lo justifica. Cuando Ibarretxe, tiza en mano, reclama un acuerdo como el de Downing Street es víctima, pobrecito, de una gran alucinación política. Se equivoca de enfermedad y de tratamiento y así, en el mejor de los casos y en el supuesto de que la demanda no sirva para elevar la fiebre del enfermo, no conseguirá nada. Ni salirse con la suya que, dicho sea de paso, no merece la unanimidad de sus gobernados ni parece lo que social, económica y políticamente más les conviene. La consulta que Ibarretxe perpetra para el día de mañana sin más fundamento que el de su capricho sólo puede conducirle, en el mejor de sus deseos, a la frustración y, muy posiblemente, al fracaso. Cada tonto tiene su tiza y algo tiene que hacer con ella. VISTO Y NO VISTO SI GANA LA DERECHA, A LA GUERRA CIVIL de cómo denominar a su nuevo reino: ¿República IndeSPAÑA es Europa, y Europa, vista con el dramapendiente de Cataluña o Estado Catalán en la República tismo judío de Steiner, el lieu de la mémoire es Federal Española? Y un catedrático de la Barcelona decir, el lugar donde el jardín de Goethe es casi coamontillada, en un artículo de fondo relleno de tropos de lindante con Buchenwald, donde la casa de Corneille es cáscara crujiente, se pregunta consecuentemente: ¿Ser contigua a la plaza en la que Juana de Arco fue horribledemócrata es ser de izquierdas? La respuesta está en la mente ejecutada. ¡Será por historia! Ley de Memoria Histórica, que reconoce a los maquis coLa izquierda tiene la superstición de la historia, la mo luchadores por la democracia ¡Democracia! Ya ven cual, si las cuentas de Hegel no nos fallan, progresa, proustedes de qué manera más tonta unos señores legresa y progresa hasta dar con un tope a partir gisladores, probablemente bien pagados, pueden del cual ya no hay más historias. En una palaconvertirse en lo que los viejos cronistas llamabra, nada, el fin de la historia, que no es un invenban vulgares aduladores de un régimen que no to del japonés Fukuyama- -otro japonés que no alcanzan a ser más que admiradores fetichistas habría inventado nada- sino del ruso Kojève. de su denominación; sectarios, no de una idea, siPor si acaso, Marc Fumaroli nos advierte de que no de una palabra. ¡Y qué palabra! En boca de el marxismo, y sus numerosos sustitutos o deriChurchill suena a civilización, pero en boca de vados, tienen el pasado como principal adversaLargo Caballero es... otra cosa. Por ejemplo: rio. Hay, según él, dos maneras de librarse de ese IGNACIO RUIZ- -Declaro que hay que armarse y que la clase pasado: una consiste en congelarlo, y la otra, en QUINTANO trabajadora no cumplirá con su deber si no se reducirlo al estado de apéndice de la actualidad, prepara para ello. Hecha esta preparación, habrá que esuna especie de zoo o de children s corner un supleperar el momento psicológico que creamos oportuno pamento cultural donde se le trata sin cumplidos. ra lanzarnos a la lucha. (Enero del 34) En España, la derecha de Rajoy se apuntó desde el- -Es preciso transformar esta República burguesa principio a lo del children s corner pero la izquierda en República socialista. (Enero del 35) de Rodríguez, que se pretende heredera de la Segunda- -Las elecciones no son más que una etapa de la conRepública, se afana en el método del congelado, a imitaquista del poder y aceptamos su resultado tan sólo a beneción del Partido Comunista francés, que también se preficio de inventario. Si triunfa la izquierda, podemos actendió heredero de Francia. Se ve que los seiscientos tuar dentro de la legalidad con nuestros aliados, pero, si asesores hegelianos de Rodríguez Media legua, megana la derecha, tenemos que ir a la guerra civil. Deseo dia legua, media legua más allá, en el valle de la una República sin lucha de clases, pero para ello es necesaMuerte cabalgaron los seiscientos. ¡Adelante, la Bririo que desaparezca una de ellas. Esto no es una amenaza, gada Ligera! han concluido que la historia de España es una advertencia. Les advierto que no hablamos por haprogresó, progresó y progresó hasta dar con Rodríguez, blar, sino que cumplimos nuestra palabra. (Junio del 36) a partir del cual ya no hay nada: una mecedora en el porPalabra de Largo Caballero, que por algo presumía che del adosado para contemplar la puesta del sol, y pade no diferenciarse en nada de los comunistas. Sólo Mara merendar, lomitos de segunda república congelados. rañón, socio fundador de la República, vio que la razón- -Companys fue una persona con ideales, valerosa y auténtica de la lucha no era la democracia, sino únicacon un gran corazón y que fue detenida por defender la mente ésta: Defiendo a los rojos porque soy comunislegalidad. ta o simpatizo con los nacionales porque soy anticoPalabra de Montilla, el jefe andaluz de Cataluña. (Pamunista Pero tuércele el cuello al cisne. rece ser que, como golpista, Companys sólo tuvo la duda N E ¿Les digo entonces a los vascos demócratas que a nosotros no nos consientes las cosas que le prometes a ETA?