Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 16 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.543. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Los ayatolás se rinden a la tuna Los iraníes ya conocen el sonido de guitarras, bandurrias y voces con los que rondan los tunos. Las serenatas de un grupo de la Universidad de Murcia durante la fiesta nacional han cosechado un indudable éxito TEXTO Y FOTO MIKEL AYESTARÁN es dije a mis padres que me iba a Viena y se quedaron tranquilos. Si se enteran que venía a Irán, no me hubieran dejado subirme al avión. Todos piensan que esto está en guerra, pero es totalmente diferente Antonio Joaquín, alias Ventosas es uno de los cinco tunos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia que han viajado hasta Irán para amenizar la fiesta nacional, que finalmente se celebró ayer por la tarde, una vez terminado el mes sagrado del ramadán. José Antonio Partituras Juan Antonio MacGiver Paco Usufructus y José Antonio Alcahueto forman el resto de la primera tuna que pisa la república islámica, que ha disfrutado de una experiencia inolvidable dicen al unísono. Bajaron del avión vestidos de tunos, con sus guitarras y bandurrias. Y nadie les puso una sola pega. Al contrario, les estamparon el visado de turista en pocos minutos, a diferencia de otros muchos viajeros que tienen que esperar largas colas. Aunque aseguran que se han cambiado de camisa, en ningún momento han salido a la calle sin el uniforme oficial durante los cuatro días que ha durado el viaje y en los que también se han acercado a Isfahán. Creíamos que la música occidental estaba prohibida, pero nosotros hasta hemos podido ofrecer una ronda en Isfahán. Fue a las once de la noche, y nos sacaron más fotos que a Beckham. Eso sí, se echó de menos una buena copa, que siempre ayuda a la garganta. Nos tomamos unas tazas de té y listo comentan en tono jocoso. Su aspecto no ha pasado desapercibido entre los iraníes, y les han llamado de todo, desde austriacos hasta la guardia real; pensaban que los pines eran condecoraciones COSAS MÍAS Edurne Uriarte EL SACO DE LA PAZ qué tiene que ver el cambio climático con la paz? Más o menos lo mismo que la movilización por la igualdad de las mujeres. O cualquier cosa que usted quiera meter en este saco revuelto de la paz. En otras palabras, que yo misma podría emular a Gore y presentarme al Nobel por mis artículos a favor de la igualdad femenina. Pero ni siquiera en el caso de una Nobel con auténticos méritos en esa materia, Shirin Ebadi, una activista iraní por los derechos humanos y por la igualdad de las mujeres que admiro, su causa es la paz; es la libertad. Y el problema de este saco revuelto, trufado de oportunismo y confusión, es que cabe cualquier cosa. Desde la valerosa Ebadi hasta El Baradei y la OIEA, conocidos, al igual que la ONU, por su incapacidad para conseguir que Sadam Hussein respetara y acatara los requerimientos internacionales antes de declararle la guerra. Y que ahora incluso presumen de que ellos ya dijeron que no tenía armas de destrucción masiva. En España, hasta los terroristas le llaman proceso de paz a lo suyo, al chantaje con pistolas para lograr sus pretensiones. Y no cabe descartar que algún día se cuelen en el saco por decretar la paz tras cuarenta años de crímenes. El Nobel de la Paz está lleno de esas incongruencias y de otras menos graves, como la de Gore. El jurado ni siquiera es capaz de definir la paz, hay un temor reverencial a cuestionar un premio de nombre políticamente tan correcto y demasiados oportunistas interesados en meter la mano en el saco. Un Nobel de la Libertad, no de la Paz, acabaría con la ambigüedad. Pero muchos prefieren la comodidad de la ambigüedad. ¿Y L Los tunos posan en el bazar de Isfahan, bajo una imagen del ayatolá Jomeini Desde la Embajada de España en Teherán, responsable de su presencia, había curiosidad por el impacto que podría causar un grupo de tunos en las calles de este país, pero finalmente no ha habido un solo problema. El secreto es la naturalidad. Estamos en Irán como si estuviéramos en cualquier otra parte del mundo. De hecho, nuestra idea era haber pasado estos días tocando en Miami, pero cambiamos de planes en cuanto nos llamaron del Ministerio, porque una oportunidad así no se presenta cada día apuntan. No es la primera vez que esta tuna sale al extranjero. En los últimos años han viajado a otros países como Noruega, Letonia o Brasil, pero ninguno tan exótico como Irán Esta mañana aterrizan en Madrid, y después, ponen rumbo a Murcia. En Irán han dejado su simpatía, sus pegatinas de Yo amo la tuna por las paredes de las calles y a cientos de iraníes que seguirán sonriendo al acordarse de esos cinco hombres que cantaban por la calle vestidos de forma extraña.