Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente MARTES 16- -10- -2007 ABC Verónica Sánchez, Marta Etura, Bárbara Lennie, Teresa Hurtado de Ory y Goya Toledo, ayer, durante la presentación de la película Las 13 rosas FRANCISCO SECO El último ramillete del cine español Las 13 rosas trece jóvenes segadas en la flor de la vida, permiten a Emilio Martínez- Lázaro regar uno de los repartos más femeninos del último cine español, tanto que parece almodovariano. Ellas aseguran que durante el rodaje no sacaron a relucir sus espinas FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Con la notable excepción de Pilar López de Ayala, que lidera el cartel pero no el reparto, algunas de Las 13 rosas de la última película de Emilio Martínez- Lázaro El otro lado de la cama acudieron ayer en Madrid a la llamada de la promoción. Marta Etura, Verónica Sánchez, Bárbara Lennie y Teresa Hurtado de Ory posaron para los fotógrafos junto a la sufrida madre Luisa Martín y a una Goya Toledo sobre la que había recaído el papel menos lucido, el de directora de la prisión de Ventas, donde las chicas no pudieron ni marchitarse. El ambiente en la presentación era bastante más relajado que el de la cinta, donde las chicas, también conocidas como las menores son ejecutadas sin piedad. Dicen el tópico y la experiencia que no es muy aconsejable mediar entre tantas mujeres ávidas de lucimiento. Yo me pregunto si se plantean lo mismo cuando el reparto es sólo de chicos responde Verónica Sánchez. Deberían haber venido al rodaje, que fue maravilloso, con una gran complicidad, sin ningún tipo de divismo ni de celos Marta Etura confirma esta versión, aunque admite que ella misma tuvo sus temores. Es verdad que cuando recibí el guión y me pasaron la hoja con el reparto, pensé: qué lío, tanta mujer junta Pero para mi sorpresa, ha sido una convivencia muy grata y nos hemos hecho muy amigas. También el hecho de rodar en Segovia, donde no terminas de trabajar y te vas a casa, hizo que se crearan como unas convivencias La protagonista de Azuloscurocasinegro añade que incluso en la difícil escena final todo funcionó bien. Éramos trece mujeres con un estado de ánimo fuerte y, si a una no le salía la escena, no valía. Estaba preocupada por eso, pero nos concentramos muy bien y el trabajo de una alimentaba a la otra. Incluso me conmovía con el dolor de las otras actrices Ambas coinciden en que el mayor empeño de todo el equipo, empezando por el director, fue rebajar la tensión del argumento, incluso suavizar los hechos, de por sí suficientemente dramáticos. Como actriz, en ciertas situaciones se te va la emoción admite Verónica, pero el lucimiento no sólo viene si afloran las lágrimas. Se puede dar todo en una secuencia sin necesidad de llorar Etura añade que había secuencias tan tremendas que intentaban jugar contra eso. Todos sabíamos que era una historia dramática que iba a conmover a todo el mundo y tratábamos de quitar hierro, aunque a veces era inevitable llorar, aunque Emilio me pidiera lo contrario y yo me hubiera preparado para evitarlo asegura la joven intérprete, que este mes cumple 29 años. Precisamente, Marta confiesa que le daba apuro interpretar a Virtudes, de 17. Viendo los documentales también te das cuenta se consuela, de que la mujer en aquella época era más mujer. Ahora una chavala de 17 años es una cría. En esa época ya trabajaba e incluso a veces se casaba y tenía hijos Una vez visto que no había forma de sonsacar una sola crítica entre ellas, aprovechamos la sinceridad de esta fantástica actriz para que confesara por qué su primera escena no funciona: ¿Sabes lo que me pasó? pregunta Marta, los ojos más vivos que nunca. Cuando la vi me quería morir, porque soy la primera que no me creo. Yo la había preparado de otra manera, pero a Emilio le pareció excesiva. Me la había trabajado como si fuera Eva Perón, más encendida. Sinceramente, creo que la había preparado muy bien, pero en esos casos, claro, gana el director. Es una pena, porque tengo pocas escenas para mostrar mi personaje y algunas muy cortitas. Otras veces es para bien y eres tú la equivocada, pero tenía que haber peleado eso más. Me da mucha rabia Ahí queda eso.