Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA Lucha contra el terrorismo islamista s Juicio por la operación Nova MARTES 16 s 10 s 2007 ABC Soy un yonqui... No sé nada del Yihad Conforme a lo previsto, los primeros acusados de intentar volar la Audiencia Nacional no se apartaron ayer de la estrategia de defensa de los procesados del 11- M: negaron su relación con este atentado y la autoría de cartas suicidas cuya caligrafía les delata POR NATI VILLANUEVA MADRID. No sabe, no contesta. Así se resumen las declaraciones de los cinco procesados que declararon ayer durante la primera sesión del juicio de la operación Nova el primer golpe al terrorismo islamista después del 11- M. Pasadas las diez de la mañana, los 30 acusados, unos en prisión preventiva y otros cumpliendo anteriores condenas, fueron conducidos ayer a una de las dos salas blindadas de la Audiencia Nacional. El exiguo espacio de la pecera obligó a dividirles en dos grupos: 20 permanecieron en el interior de la cristalera y otros 10 compartieron sala con los magistrados, dos fiscales y una veintena de abogados. (Los de oficio, la mayoría, denuncian la falta de medios y se suman a las reivindicaciones económicas de sus compañeros del 11- M) Como era previsible, los procesados (ayer le tocó el turno a Mohamed Boukiri, Eddebdoudi Taoufik, Baanou Abdullah, Mustafa Farjani y Mouad Duoas) se desvincularon del intento de atentado contra la Audiencia Nacional, un ataque suicida en el que se iba a emplear un camión- bomba con 500 kilos de Goma 2 y en el que iban a participar ocho de los acusados. Pero fue, sin duda, el testimonio del primero el que aportó las mayores novedades en lo que a la estrategia de defensa de islamistas se refiere. Y es que si en anteriores juicios celebrados en la Audiencia contra el terrorismo internacional se habían visto tenderos, dueños de locutorios, mecánicos o vendedores de ropa (demasiado ocupados, decían, para perder el tiempo en mezquitas, rezos y guerras santas ayer, quizá por primera vez, el tribunal se topó con un procesado que para desdecirse de lo declarado ante el juez Garzón optó por una autodefensa basada en la enajenación mental: todo lo que dijo fue bajo los efectos de las drogas. Estaba todo el día con pastillas, consumía cocaína... Yo soy un yonqui y no sé nada del Yihad sentenció Boukiri. El fiscal Pedro Rubira asegura que este procesado escribió al menos once cartas al líder de la célula terrorista y cerebro del atentado contra la Audiencia, Mohamed Achraf durante el segundo semestre de 2002. Achraf le remitió cuatro cartas en las que, a modo de examen, le hacía las siguientes preguntas: Cuando un luchador quiere cometer un suicidio, ¿qué debe hacer antes de la operación? ¿Debe antes leer el Corán? En otra de las misivas, Achraf se despide así del interno: Dios es grande. La victoria es para nosotros Boukiri negó la existencia de todas esas cartas, y ello a pesar de que en el Juzgado se le sometió a una prueba caligráfica que en principio, y a la espera de que así lo certifiquen los peritos, le delató como autor de las once citadas. Tampoco dio una explicación convincente (más allá del ya manido recurso de la presión policial y de su afición a las drogas) de por qué declaró ante el juez Garzón lo que ayer negó en la vista. El que sí reconoció haber mantenido contacto por carta con Achraf (aunque en una sola ocasión) fue Eddebdoudi Taoufik, quien aseguró que le escribió en una ocasión (estando los dos internos en la cárcel salmantina de Topas) para que le ayudara a contactar con su familia, pues no tenía dinero ni para sellos Achraf respondió a esa carta, dijo, enviándole unos códigos de teléfono para que pudiera llamar Y es que la correspondencia entre internos juega un papel esencial en este procedimiento, pues la mayor parte de los procesados estaban presos en centros penitenciarios en el momento de su detención; o dicho de otra forma, las cuatro células terroristas que tenían en su punto de mira objetivos españoles, casi todos en la capital (Audiencia Nacional, sede del PP o la estación de Príncipe Pío) se gestaron en el interior de las prisiones. Al término de la sesión de ayer, Achraf se dirigió a los periodistas para restar importancia a las cartas y atribuir las detenciones a un montaje del CNI. ABC. es Declaraciones de los procesados y vídeo del juicio de la operación Nova en abc. es españa De tenderos a drogadictos Algunos de los 30 procesados, ayer, durante la primera sesión del juicio de la operación Nova que se celebra en la Audiencia Nacional POOL Detenidos siete sospechosos de colocar la bomba que mató a seis soldados españoles en el Líbano S. E. MADRID. Agentes del servicio de inteligencia militar libanés han detenido a siete personas que podrían estar implicadas en el atentado del pasado 24 de junio en el que murieron seis militares pertenecientes al contingente español de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano (Finul) Entre los detenidos hay extranjeros, según informaron fuentes del Ejército libanés, que sin embargo no revela sus nacionalidades ni si pertenecen a alguna organización concreta, aunque todos los datos apuntan a Al Qaida. Los sospechosos habrían reconocido también haber planificado la colocación de dos bombas más en la misma región con la intención de causar el máximo número posible de bajas entre las fuerzas internacionales Una de estas bombas correspondería al atentado contra el vehículo blindado BMR español en el que perdieron la vida seis soldados, mientras que la otra sería un intento de atentado contra un vehículo de la ONU perpetrado en la localidad de Qassimiyeh. El segundo ataque, del 16 de julio, causó daños, pero no bajas. En agosto, las autoridades libanesas detuvieron a dos palestinos por su presunta relación con el atentado de Qassimiyeh. Ningún grupo ha reivindicado la autoría de estos dos atentados, pero el segundo máximo dirigente de Al Qaida, Ayman al Zawahiri, mostró su alegría por el ataque de Qassimiyeh, lo que alimentó las especulaciones sobre la implicación de la red terrorista. En la actualidad, España tiene desplegados en el sur del Líbano unos 1.100 militares como parte del contingente de la Finul.