Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 TELEVISIÓNyRADIO www. abc. es televisionyradio LUNES 15- -10- -2007 ABC PEIPERVIÚ Federico Marín Bellón Crisis en la televisión infantil británica por las restricciones de publicidad El control sobre los anuncios de comida basura en el Reino Unido ha propiciado el efecto perverso de que emitir espacios para niños sea una ruina para los canales EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La producción de programas infantiles en el Reino Unido se encuentra en crisis por la general fragmentación de las audiencias al extenderse la televisión digital y, específicamente el caso del horario infantil, por las crecientes restricciones publicitarias impuestas a determinados anuncios, como los que promueven la comida basura. Las cifras ofrecidas por el regulador británico de la comunicación, Ofcom, apuntan a una grave crisis en el sector de la producción infantil propia. El año pasado, sólo el 17 por ciento de los programas emitidos en el Reino Unido fueron de producción propia, y la cifra baja al mero 1 por ciento si se atiende sólo a los programas emitidos por primera vez. Ese descenso se debe en parte a que si en la década de 1950 había mil horas al año de emisiones dedicadas a los niños, en la actualidad son 113.000, gracias a la proliferación de ca- ¡QUÉ GUSTO PONER LA TELE! H acía muchos estrenos que la ficción española no se desmarcaba del tedio y la grosería con una serie tan bien empaquetada como Desaparecida La han festejado ya la mayoría de los que cobran por ver la tele, pero todos tenemos derecho a aprovechar la oportunidad, cada vez menos frecuente, de escribir bien sobre algo nuestro. No semos mala gente, lo que ocurre es que nos dan demasiados disgustos. Bastan cinco planos para descubrir que los tiros de esta nueva producción de Miguel Ángel Bernardeau y el grupo Ganga (los de Cuéntame sin ir más lejos) van por otros derroteros. Los guionistas se han conjurado para que el espectador se pregunte constantemente qué ocurrirá a continuación, sin adivinarlo casi nunca. Los actores no se regodean de sí mismos, sino que trabajan para sus personajes. El trío protagonista no puede estar más espléndido, empeñado cada uno en demostrar que su estilo es el único posible. En el apartado técnico, nadie trata de imitar la televisión del imperio, pese a que el género se prestaba al ridículo de las explosiones y las prisas. No faltan defectos que pulir y quizá sobre algún minuto (siempre sobran) Incluso parece preferible que la chica siga sin aparecer, por más que sufran sus padres, pero qué gusto encender la tele y encontrarte algo así. Ocurre los miércoles. Basil Brush un ídolo de la televisióna análogica británica atacado por la competencia digital nales consagrados exclusivamente al público infantil. El aumento de la competencia con los canales digitales ha restado audiencias a los cadenas de emisión terrestre, destinatarias de concesiones que exigen la prestación de un servicio público. Así, hace cincuenta años el programa infantil más seguido, Pinky and Perky era visto por diez millones de personas, y en 1976 ocho millones veían Basil Brush En 2006, el programa más seguido fue Newsround con sólo dos millones de telespectadores. Ello resta el interés comercial de las cadenas en la programación infantil, algo que se ve agravado por las restricciones publicitarias impuestas por Ofcom. La Asociación Británica de Anunciantes ha advertido que en esa crisis ha incidido la decisión de Ofcom de prohibir la emisión de anuncios de comida basura. Según Bob Wootton, director de medios y publicidad de esa asociación, Ofcom tiene razón al señalar las crecientes presiones que se ciernen sobre la industria de la televisión infantil. Pero desgraciadamente no son noticias totalmente inesperadas. Es verdad que hay una mayor competencia en el mercado y que hay una audiencia más fragmentada, pero la inversión en televisión infantil también desciende De acuerdo con cifras aportadas por Wootton, las propias restricciones de Ofcom sobre la publicidad de alimentos para niños han reducido los ingresos publicitarios de todas las cadenas, y los deseos de invertir en programas infantiles, incluidas las producciones propias Ofcom defiende su postura sobre la comida basura, indicando que la inversión en nueva programación infantil ha declinado desde 2002, mucho antes de que las reglas sobre publicidad infantil entraran en vigor La BBC refugia a los niños en su segundo canal Nada más simbólico en relación a la crisis de la programación infantil que la posibilidad que está considerando BBC 1 de pasar a BBC 2 sus emisiones dedicadas a los niños. No es que la BBC reduzca sus horas de emisiones infantiles, pues tiene dos canales para ese público (CBBC y Cbeebies) sino que existe el propósito de ganar mayor audiencia general para su primer canal. Por su parte, las horas de emisión de programas infantiles en la ITV 1 han caído un 60 por ciento en los últimos diez años y un 58 por ciento en el caso de Channel 5. Cuatro misses convivirán un año en el nuevo reality de Donald Trump ABC LOS ÁNGELES. El multimillonario Donald Trump ha creado para la MTV un nuevo reality, Pageant Place en el que cuatro misses de fama mundial convivirán un año en un apartamento de lujo. Las protagonistas serán Riyo Mori (Miss Universo) Rachel Smith (Miss EE. UU. Hilary Cruz (Miss EE. UU. Adolescente 2007) y la predecesora de esta última, Katie Blair. Las cuatro convivirán en el apartamento 14- B de la calle 57 de Nueva York Oeste, propiedad de Trump, donde se verán exploradas sus dificultades frente a sus coronas, la vida en la ciudad o los roces propios de la convivencia, informa Otr. El apartamento está compuesto por tres domirtorios idénticos, con cama doble y baño privado. Las tres habitaciones tienen una colcha blanca, televisión y tocador, para que a las chicas no les falte de nada. El propio Donald Trump ha prometido hacerles alguna visita para comprobar que todo les va bien. Por su parte, los productores independientes han advertido que sin una inmediata acción la producción propia desaparecerá de los canales británicos, dejando a las futuras generaciones nada más que la repetición de programas ya emitidos y la importación de programas de otros países