Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA LUNES 15 s 10 s 2007 ABC Tres profesores de EE. UU. candidatos a ganar el Nobel de Economía CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Hoy se proclama en la Real Academia de Ciencias Suecas el Premio Nobel de Economía. Un acontecimiento que se espera cada año con el mismo interés. La sorpresa será como siempre la tónica de la jornada ya que, a pesar de todas las quinielas, ni los medios financieron ni los informativos han adivinado nunca la identidad del premiado. Según los pronósticos elaborados por una mente mecánica e inteligente el Nobel se repartirá entre tres varones americanos de cierta edad (alrededor de 70 años) activos en una Universidad norteamericana. Los temas estrellas son la teoría del crecimiento dentro de la macroeconomía y el comercio internacional. Encabezan la lista de favoritos Robert Barro de la Universidad de Havard, Paul Romer y Thomas Sargent (ambos de Stanford) y Christofer Sims (Princeton) Le siguen el indio Jagdish Baghwati (Colombia) Hubert Fromlett (el más ferviente defensor del comercio libre) y Jean Tirole, jefe del Instituto Industrial de Economía de Toulouse. Si los dignos académicos se acordaran del mundo financiero (hace una década que no lo han premiado) el Premio podía recaer en Stepen Ross o Richard Rolf. La reforma de Cuba debe empezar por fomentar la microeconomía Según el presidente de Cuba Study Group, el cambio en la isla debe venir desde dentro, apoyando su productividad LAURA PERAITA MADRID. Carlos Saladrigas, presidente de Cuba Study Group- -organización sin fines de lucro, que se define apolítica y está formada por empresarios y líderes comunitarios de origen cubano- se manifiesta entusiasta del cambio en Cuba en un momento clave para la isla, ya que está sumida en un profundo proceso de sucesión política. Hay que estar preparados para ello y, apostando por un futuro alentador, es imprescindible comenzar la reforma fomentando la microeconomía del país. La creación de pequeñas empresas permitirá al pueblo cubano el empuje necesario para establecer una correcta actividad productiva. Es importante abrir mercados internos Saladrigas reconoció que su organización ha comenzado esta semana en Madrid una ronda de visitas que continuará por diferentes países europeos para presentar un plan de microcréditos, así como la creación de un fondo empresarial, con el objetivo de solicitar la colaboración de las distintas instituciones y empresas. Queremos llevar a Cuba 50 millones de dólares para que tengan acceso al crédito los ciudadanos que lo requieran, sin olvidarnos de atender a las mujeres, que constituyen una pata esencial de la economía precisó. Los microcréditos tendrán consecuencias muy positivas porque en Cuba hay un sistema educativo muy bueno y permitirá la creación rápida de empresarios. Tampoco hay que olvidar que existe un mercado negro, que ha dotado de gran experiencia y audacia a muchas personas para poder vivir Esta organización confía en que de la microempresa se llegue a la pequeña empresa y, de este modo, nazcan grandes empresas. No hay nada mejor para el futuro de Cuna que los cubanos. En estos momentos recomiendo a los once millones de habitantes de la isla que se queden porque el futuro está dentro de Cuba, que presenta grandes oportunidades El plan propuesto se apoya, en parte, en las teorías del reconocido economista peruano Hernando de Soto y sugiere en el apartado de creación de empresas la eliminación de todas Carlos Saladrigas, presidente de Cuba Study Group las barreras a la creación de microempresas y al autoempleo. Además proponen el registro de las empresas para fines fiscales y una disponibilidad crediticia rápida, efectiva y sin obstáculos, permitiendo también la contratación de emplea- JULIÁN DE DOMINGO Juan Velarde Fuertes LA CORONA, COMO ACTIVO ESPAÑOL oy, inaugura sus sesiones el conjunto de las Reales Academias que constituyen el Instituto de España. Como siempre, el acto será presidido por don Juan Carlos I. En la ovación que le va a recibir estará también el muy racional aplauso derivado de la comprensión de su notable papel como activo fundamental español, también en lo económico. Bastan, sobre esto, tres pruebas. La primera, en relación con la confianza. Como expuso H Flores de Lemus, la inversión tiene más que ver que con la relación costes- precios, con la seguridad en la carencia de ausencia de trastornos políticos fundamentales, y desde luego, mucho con la memoria de los malos y los buenos momentos. Las dos Repúblicas que han existido en España han dejado una pésima memoria a los agentes económicos. Recuérdese el caos absoluto de la I, y la inepcia colosal que, ante la Gran Depresión, con desesperación de Ortega y Gasset, mostraba por ejemplo, Azaña. Este pasivo contrasta con tres grandes impulsos económicos de la Corona: el de Isabel II, que creó las bases de la actual economía; los de Alfonso XII, María Cristina y Alfonso XIII, que originaron que el desastre colonial se transmutase en auge importantísimo, y finalmente, el del rey Juan Carlos, con el incremento del 150 en el PIB español por habitante en 2006 sobre 1975, o sea, mucho más del doble. La segunda partida de este activo es la seguridad que ofrece el Rey del mantenimiento de la unidad de mercado, al ser, por sí mismo, una garantía de ello. Lo prueban los ramalazos republicanos del separatismo vasco o gallego, o la quema de retratos por los radicales catalanistas. Por supuesto que, en lo económico, los separatistas tiran piedras contra sí. De ahí que, los más avisados, consideren que deben ampliar lo que son minúsculos territorios. Los separatistas vascos tratan de controlar Navarra. Los catalanes, lo que denominan países catalanes los gallegos, buscan la vinculación portuguesa. La cadena de asertos que, desde Adam Smith llega a Perpiñá Grau, pasando por Allyn Young, de que sin grandes mercados homogéneos de factores y productos, la productividad cae y la depresión se consolida, además, en una causación acumulativa negativa, que, como decía Myrdal, probaría que el caos económico en caso de separación caería desde luego sobre esos territorios, aunque también sobre toda España. La tercera pieza de este activo es la iberoamericana. La expansión empresarial y de capitales española se orienta fundamentalmente hacia la Unión Europea y hacia Iberoamérica. Al ser miembro de la UE, la garantía está establecida por los propios reglamentos comunitarios, pero en Iberoamérica los riesgos son otros y, muchas veces, de tipo esencialmente político. La solución ha de efectuarse en ese marco y de ahí- -basta para comprenderlo haberse acercado al ámbito americano- -que el prestigio del Rey de España, siempre, y el de don Juan Carlos, concretamente, ha servido, y servirá, para frenar cualquier desaguisado. Cuando hoy se unan los académicos en su aplauso al Rey, de algún modo tendrán también, aparte de otros motivos, esto presente. dos. El proyecto autoriza a organizaciones no gubernamentales y a otras organizaciones a que ofrezcan préstamos directamente a pequeños agricultores, cooperativas, individuos autoempleados y microempresas, así como los envíos a familiares para que puedan ser utilizados como créditos. Además, esta organización también planteó el pasado 2 de agosto la creación de un fondo empresarial cubano con el objetivo de colaborar en la creación de empresas privadas en Cuba tan pronto como lo autorice la ley. La creación de este fondo por una suma de 300 millones de dólares pretende asistir al desarrollo de pymes en Cuba y ofrecer a los empresarios y a las instituciones financieras el entrenamiento, la asistencia y asesoría durante el proceso de transición. Esta iniciativa contaría con contribuciones del Gobierno de los Estados Unidos, instituciones financieras internacionales y naciones europeas, y con un porcentaje menor proveniente de fondos privados. El fondo estaría registrado como una asociación sin fines de lucro y sin accionistas, y las instituciones donantes nombrarían miembros de la junta directiva. Los directores serían elegidos por su conocimiento y experiencia en inversiones de capital de riesgo y no por consideraciones políticas.