Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 14- -10- -2007 TOROS www. abc. es toros 87 Ortega Cano, herido por un toro cuando faenaba en su finca de Yerbabuena Me asusté mucho, porque estoy medicado con Sintrón y la hemorragia era grande Z. S. R. P. MADRID. Lo que no le ha ocurrido en esta temporada en los ruedos, le ha pasado en el campo: José Ortega Cano resultó ayer herido mientras faenaba en su finca sevillana de Yerbabuena El maestro sufrió dos cornadas en la pierna derecha. Una fuerte pero limpia de quince centímetros en la corva y otra más superficial en el tercio inferior del muslo. El percance sobrevino cuando Ortega Cano echaba de comer a los toros y uno de ellos se le arrancó por sorpresa. El propio torero lo contaba con voz serena a ABC: Estaba revolviendo el pienso en el comedero con unas vitaminas. Desde el tractor me avisaron, pero cuando quise alcanzar la protección de la pala me hirió en la pierna. La verdad es que me asusté mucho, porque estoy tomando Sintrón, por la reciente arritmia cardíaca que sufrí, y la hemorragia era grande. Me hicieron un torniquete con una correa y de ahí, al hospital En la clínica Sagrado Corazón de Sevilla fue operado por el cirujano de la Maestranza, Ramón Vila, quien señaló que la herida es limpia y no daña vasos ni músculos importantes También explicó que deberá permanecer hospitalizado dos o tres días hasta que se le retiren los drenajes En cuanto al tiempo de convalecencia, Vila precisó que será de un mes aproximado, con la rehabilitación incluida. Hay que tener en cuenta que es una zona muy fastidiosa, por la flexión de la rodilla indicó. Aunque el maestro se mostraba contrariado por sufrir una cogida fuera de los ruedos, cuenta Vila que tuvo palabras con gracejo: Fíjate, Ramón, que desagradecido el toro; encima que le estaba dando su comida... Ortega también recordaba que ayer precisamente se cumplían 20 años de la cornada más grave de toda su carrera. Un martes y 13 del año 1987 un toro de Baltasar Ibán lo puso al borde de la muerte al atravesarle el cuerpo de abajo arriba. Las sabias manos del doctor Val- Carreres lo sacaron adelante. Natural de Miguel Ángel Perera, que cortó la única oreja FABIÁN SIMÓN Perera salva in extremis una tarde cuesta abajo ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD ZARAGOZA. Era la tarde con mayor expectación de toda la Feria, y al final el público que llenó hasta la bandera la Misericordia casi sale escaldado. Una corrida de muy poca presencia, elegida con microscopio por el ganadero, los mentores de los toreros- -en el cartel inicial Enrique Ponce, Vega y José María Manzanares- -y el empresario. Toros de Victoriano del Río y Toros de Cortés, que viene a ser lo mismo, demasiado poca cosa. Algunos como tercero y cuarto impresentables para una plaza de primera categoría. En definitiva, que aplicaron la ley del mínimo esfuerzo: con un poco de suerte y por aquello de la nobleza permitiría el triunfo de los toreros. Pues con eso de no traspasar la delgada línea roja, casi no aciertan. De no ser por Miguel Ángel Perera en el sexto, la tarde termina como el rosario de la Aurora, a farolazos. Porque cuando los maños se enfadan... La verdad es que Perera tuvo el pundonor de no dejarse llevar por el ambiente hostil de los tendidos reclamando que el toro que cerraba la tarde fuera devuelto a los corrales por su flojedad. Besó el animal hasta tres veces la arena y el presidente se empeñó en mantenerlo en el ruedo. Miguel Ángel Pe- EL PILAR Plaza de toros de Zaragoza. Sábado, 13 de octubre de 2007. Novena corrida. Lleno de no hay billetes Cuatro toros de Victoriano del Río, uno, el 6 de Toros de Cortés y un sobrero, 5 de El Serrano. Muy desiguales, rayando el límite para una plaza de primera, justos de fuerzas y bonancibles. El Juli, de berenjena y oro. Estocada trasera y descabello (silencio) En el cuarto, estocada caída (silencio) Salvador Vega, de blanco y plata. Dos pinchazos y estocada corta. Aviso (ovación) En el quinto, estocada corta. Aviso (silencio) Miguel Ángel Perera, de rosa y oro. Estocada desprendida (ovación) En el sexto, estocada (oreja) Corruco de Algeciras saludó en el 3 1.001 corridas en 9 años El Juli, que cerró ayer la temporada 2007 con su corrida número 1.001, acumula datos imponentes a sus 25 años de edad y en sus 9 como matador: ha cortado 1.580 orejas y 59 rabos; ha abierto 528 puertas grandes (en Barcelona y Valladolid, 13 en cada una) ha toreado 48 veces mano a mano y ha actuado 8 tardes como único espada. rera brindó a su apoderado, Fernando Cepeda, el último toro de una excelente temporada y cumplió plenamente con la dedicatoria. Nobleza tenía el toro, el temple lo puso el torero, que a base de embeberlo en el engaño acabó llevándolo largo por los dos pitones en series hilvanadas que fueron calando en un público primero de uñas y finalmente entregado. Faena de profesional íntegro, de torero en sazón, que salvó en el último momento una tarde que avanzaba a toda velocidad hacia el desastre. Salvador Vega debió salir al menos como Perera, triunfante de la plaza zaragozana. Tuvo el mejor lote y lo estropeó, en parte por su falta de convencimiento y en parte por el mal manejo de la espada. Él sólo es el culpable de abandonar la Misericordia a pie en vez de a hombros. Lo tuvo todo en la mano con el segundo, al que toreó de forma espléndida con la mano derecha. Le faltó cuajar al natural y rematar con la espada. Con el quinto, mansote que se dejaba, debió poner más corazón y mayor ajuste en los muletazos. Ovaciones que saben a poco. Se esperaba la tarde mil y una de El Juli, que a poco que le hubieran ayudado los toros tenía su épica y su lírica, pero se llevó el peor lote, y adiós. José Ortega Cano DE SAN BERNARDO Precisamente ayer se cumplían veinte años de la cornada más grave de su carrera, un martes y 13 en Zaragoza