Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID DOMINGO 14 s 10 s 2007 ABC UNA Y MEDIA Jesús Higueras Nuevo templo, misma Iglesia La iglesia de Nuestra Señora de las Fuentes fue bendecida ayer por el arzobispo Rouco Varela, tras nueve meses de reconstrucción. Los fieles, contentos, aunque señalan que ha sido un mal menor La obra ha permitido mantener el mismo altar JOSÉ M. CAMARERO MADRID. Ni un solo alfiler. La afluencia de fieles al acto de bendición de la reconstruida iglesia de Nuestra Señora de las Fuentes fue tan masiva (un millar de personas, aproximadamente) que cuando el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, se disponía a bendecir las paredes del templo con agua bendita, tuvo que hacerlo a veces sobre los fieles. A pesar de que el acto, que incluía una misa, comenzaba a las siete de la tarde, casi una hora antes ya se congregaban fieles para coger un sitio y poder disfrutar de esta jornada Así se refería Claudia, una mujer de 68 años que reside cerca del templo, en el barrio del Pilar. La relevancia simbólica del acto se demostró cuando varias decenas de vecinos de otras parroquias se acercaron al templo para apoyar a los de las Fuentes, porque lo han pasado muy mal, pero hemos estado todos juntos La controvertida reconstrucción parcial de la iglesia de las Fuentes ha servido para calmar los ánimos de los fieles, que ven la solución impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid como un mal menor Así se refería Juan al explicar lo que, a su juicio, ha sucedido: Hemos conseguido que los católicos podamos seguir viniendo aquí, aunque son los denunciantes los que verdaderamente han ganado, y mucho dinero sentenciaba, apoyado por varios grupos. Para muchos fieles, la de ayer era una jornada de alegría porque, después de casi dos décadas de conflictos, el templo cumple con la legalidad urbanística y no ha tenido que ser derribado, como se temía. Desde el exterior, apenas se vislumbran cambios. Pero sí dentro de la iglesia: la planta se ha acondicionado a lo ancho, paralela a la calle de la Villa de Marín, mientras que antes se encontraba de forma perpendicular a la misma. El altar es muy parecido al de antes, con alguna cristalera más aseguraba Carmen. Entre los jóvenes del coro que se preparaban para cantar durante la ceremonia, comentaban que la superficie es prácticamente la misma que antes, aunque sí que han tenido que quitar unas siete u ocho filas de bancos comentaban. DAR LAS GRACIAS A DIOS, CAMINO DE SALVACIÓN Cambios en la estructura ice un refrán español que es de bien nacido ser agradecido. Es precisamente lo que Jesús reconoce en este extranjero que vuelve para darle gracias postrándose a sus pies. Realmente la gratitud es la virtud que define a aquél que ha reconocido la grandeza de Dios y está en camino de salvación. Se podría decir con una frase que puede sonar muy dura, que solo aquellos que saben dar gracias a Dios podrán obtener la salvación. Esto no es una opinión particular, el mismo prefacio de la Misa nos lo recuerda cada domingo o incluso cada día: Es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darle gracias siempre y en todo lugar Sólo da gracias aquél que ve la bondad, aquél que es indigente, que sabe que no tiene derechos y que todo lo recibe como un don. Esta es la salvación que nos trae Cristo, un regalo al cuál nosotros no teníamos ningún derecho y que Él, gratuitamente y sin pedir a cambio nada más que nuestro sí y nuestra acogida a su gracia, nos regala cada día. Nosotros hoy podemos revisar si en nuestra oración y en nuestro trato personal con Dios, es más frecuente la gratitud que la súplica. Es muy fácil acercarse a Dios y decirle: Te pido, te pido, te pido. pero qué difícil es venir a la Iglesia y decir solo: Gracias, gracias... por todo, gracias por lo bueno y por lo malo, por la luz y la tiniebla, por el gozo y el dolor, por las presencias y por las ausencias Qué difícil es dar gracias a Dios cuando nuestro corazón está herido, todavía no hemos visto la salvación y tenemos que movernos en fe, y a pesar de todo podemos decir: Gracias Señor, porque sé que estas ahí aunque no te entiendo. Gracias Señor, porque aunque me duele el corazón, sé que Tú no dejas de ser Padre Comprendemos por tanto, por qué es tan necesaria la actitud de dar gracias en el cristiano y le pedimos en este domingo a Cristo, que nos enseñe a todos a ser agradecidos y a reconocer que siempre todo lo que recibimos de Dios, es un regalo inmerecido. D Apenas nueve meses han tardado los operarios en derribar una parte del altar y trasladarlo a otro lugar, además de acondicionar de nuevo todo el templo. No ha sido mucho tiempo comentaban algunos fieles. Hemos ido a otras parroquias del barrio, aunque están algo lejos afirmaban algunos vecinos. Con esta obra, han finalizado 20 años de litigios entre los vecinos, y con el Ayuntamiento. La construcción de la iglesia, en 1986, incorporaba una parte de la superficie de una finca cercana, que sus vecinos denunciaron. Tras varias sentencias y las protestas de los fieles para evitar el derribo, finalmente han tenido que aceptar la reconstrucción parcial. Más información: www. parroquialasfuentes. com Adaptarse a la sentencia Ruiz- Gallardón y Manzano, ovacionados por su apoyo Al acto de bendición del nuevo templo de Nuestra Señora de las Fuentes también acudieron el actual alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, y su antecesor, José María Álvarez del Manzano, quienes realmente nos han apoyado en todo momento según explicó el Padre Ocaña, párroco del templo. Así lo expresaron también casi todos los asistentes, que ovacionaron con un gran aplauso a ambos regidores en su llegada a la iglesia. El reconocimiento de la labor de ambos sirvió para que el propio arzobispo, Rouco Varela, les dedicara unas palabras en su homilía por su gran trabajo según expresó. Es bueno no olvidar que entre las casas de los hombres también debe haber sido para la casa de Dios sentenció el arzobispo. Ruiz- Gallardón y Ávarez del Manzano estuvieron acompañados por la actual concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, y quien ostentara ese mismo cargo, Luis Armada; la concejal de Distrito de Fuencarral, Elena González Moñux; y los dos arquitectos encargados de la obra, Ángel Sánchez y Jesús Avellana. El arzobispo Rouco Varela, ayer tras la bendición de la iglesia, y junto al Padre Ocaña, responsable de la parroquia JULIÁN DE DOMINGO