Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 14- -10- -2007 ABC Un empleado del Ayuntamiento de Niza controla y supervisa las más de 185 cámaras de vigilancia repartidas por todo el término municipal de la ciudad REUTERS Francia reta a la violencia y el terror urbano con videovigilancia masiva y aviones espía La tecnología militar, que funciona ya en Afganistán y el Líbano, se desplegará pronto en los principales municipios del país JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Francia estudia la introducción masiva de la videovigilancia y los microaviones espía para combatir las nuevas formas de violencia terrorista, agitación suburbana nihilista, en el corazón de las ciudades y las fronteras del Estado, donde la porosidad del tejido social plantea desafíos de nuevo cuño. Las tecnologías militares avanzadas ya están operativas en los campos de batalla (en el Líbano, y en Afganistán, por ejemplo) y en los escenarios donde se temen ataques terroristas (Nueva York, Londres... La amarga experiencia de las jornadas de violencia suburbana del invierno de 2005 y la amenaza terrorista islámica han acelerado una reflexión paralela a todos los niveles del sistema francés de seguridad. Entre las nuevas tecnologías, la videovigilancia es la que está llamada a una inmediata utilización masiva siguiendo los modelos de las ciudades de Londres y Nueva York. Michèle Alliot- Marie, ministra del Interior, espera poder triplicar el número de cámaras de vigilancia en París, en todas las grandes ciudades de Francia y en todas las líneas de ferrocarril y transportes por carretera. mos dos años, con varios objetivos paralelos: mejorar la calidad de las imágenes por una parte, y por otra ampliar las áreas de vigilancia e incrementar masivamente la información útil en tiempo real en materia de seguridad urbana. Más allá de las cuestiones técnicas y presupuestarias, las nuevas formas de vigilancia, prevención y seguridad también plantean delicados problemas políticos. El Ministerio del Interior debe concertar con autoridades municipales, regionales y empresas la puesta en servicio de sistemas de vigilancia mucho más sofisticados, cuya eficacia práctica es indisociable de la concertación política previa. La utilización de micro aviones sin piloto, para observar, vigilar, controlar y prevenir conflictos urbanos y suburbanos, se encuentra en una primera etapa de información y concertación entre las distintas autoridades políticas nacionales francesas. Los microaviones teledirigidos hace mucho que se utilizan comprobada eficacia para fines militares en los escenarios bélicos más sofisticados, como el sur del Líbano. Y ya hay modelos (de un metro de longitud y 60 centímetros de envergadura) concebidos con fines policiales en el corazón y la periferia de las grandes ciudades. ciones, la quema de automóviles, movimientos de bandas sospechosas o estallidos de violencia urbana. Tras las jornadas de violencia nacional del invierno de 2005, el Ministerio del Interior ha tenido varios éxitos aparentes en repetidas ocasiones. Técnicamente, los aviones espía ya son operativos. Queda en suspenso la concertación política, siempre compleja. A juicio del Ministerio del Interior, la opinión pública ya está madura para la introducción masiva de la tecnología, pero los municipios y regiones aún denuncian aquí o allá la tentación del abuso descontrolado Además, la titular francesa de Interior ya ha ordenado la adquisición para la Policía de un tipo de pistola eléctrica capaz de bloquear a un agresor a 15 metros de distancia, arma que se cree que puede hacer una labor preventiva eficaz en situaciones de violencia callejera. 6.500 cámaras en París Sólo la red urbana y suburbana de transportes públicos en París y en la Isla de Francia contará con más de 6.500 cámaras de vigilancia en los próxi- El Ministerio del Interior hace tiempo que experimenta con mucha discreción algunos de esos aparatos, con aparente éxito. Volando a unos 150 metros de altura y equipados con material fotográfico relativamente sofisticado, tales aviones permiten vigilar con gran precisión la evolución de manifesta- A 150 metros de altura