Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA Lucha contra la inseguridad ciudadana s Crece la delincuencia juvenil DOMINGO 14 s 10 s 2007 ABC JURISDICCIÓN DE MENORES Delitos Daños Hurtos Robos con fuerza Robos o hurtos de uso Robos con violencia e intim. Contra seguridad de tráfico Contra salud pública Contra la libertad sexual Lesiones Contra la vida e integr. física Violencia dom. y de género Otros 120 2.683 16.551 840 1.023 1.390 17.076 4.573 9.748 7.676 7.705 7.793 Faltas Propiedad Personas 10.226 12.289 3.404 ABC Un descuidero juvenil, en plena fechoría, en Madrid CHEMA BARROSO Otras La Policía decide crear una sección especial para combatir la delincuencia juvenil En 2006 fueron detenidos 94.945 chicos de entre 14 y 17 años s Se disparan las lesiones y los robos con violencia e intimidación CRUZ MORCILLO MADRID. Inimputables. Roban bolsos, desvalijan cajeros y tiran de navaja sin pestañear. Son delincuentes, algunos con más de 200 detenciones a los 14 años. Es uno de los problemas más graves para quienes luchan contra la criminalidad de los menores, que año tras año sigue aumentando, y lo que es peor en los asuntos más graves, como los delitos contra las personas y contra el patrimonio (los robos con violencia e intimidación están a la cabeza) El año pasado se abrieron 110.236 diligencias (frente a las 105.262 de 2005) y se detuvo a 94.945 chicos de entre 14 y 17 años, según los datos aportados por la Fiscalía General del Estado (ver tabla) que constata el incremento generalizado de la delincuencia juvenil No cabe duda de que cada vez son más peligrosos y calcan los patrones de la delincuencia adulta; es decir, se especializan, cuando no ingresan directamente en bandas de mayores dice el Grupo de Menores (Grume) de Madrid. La Policía, ante la escalada de delitos y su gravedad, tiene previsto crear una sección específica de delincuencia juvenil enmarcada en la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Comisaría General de Policía Judicial, según han confirmado a ABC fuentes policiales. El proyecto, que figura en los objetivos anuales, lleva aplazándose al menos dos años y en principio está concebido como un servicio central operativo, aunque las estadísticas y el control tendrían también un papel importante. Pero si los menores de 14 a 17 años traen de cabeza a los agentes, los aprendices que ni siquiera llegan a esa edad no les van a la zaga. Los casi niños saben que no les puede ocurrir nada (no tienen responsabilidad penal) y sus padres también. Los cajeros automáticos y grupos de menores rumanos han formado un binomio criminal durante la primavera y el verano en Madrid, en un distrito sí y otro también. Llegaban tres o cuatro, esperaban a que una persona mayor o una mujer sacara el dinero, le empujaban, le robaban y se largaban explica un agente. Suelen distraer a la víctima, pero si la maña falla no dudan en recurrir a la fuerza, empujones o golpes e incluso a la navaja. Se les coge- -la ley no permite ni siquiera reseñarlos como detenidos- -y se les ficha por encontrarse en desamparo. La situación llegó a tal punto que algunas sucursales de la capital optaron por pedir a sus clientes una doble contraseña para operar en los cajeros. Veteranos policías, de otro tiempo y de éste, se ven desde hace mucho convertidos en polis de guardería en conductores- monitores que llevan y traen a los niños de la comisaría al centro de protección de turno. Porque los padres, en estos casos, no suelen aparecer por más que se les llame. El viejo aforismo de entrar por una puerta y salir por otra es el pan de cada día. Las fugas de estos centros son continuas y los casos se multiplican. Una de las medidas que se está estudiando, dado que ninguna reforma de la Ley del Menor ha abordado la ausencia de intervención penal por debajo de los 14 años, es castigar a los padres por las tropelías que cometan sus hijos. En Madrid, por ejemplo, casi todos proceden de uno o dos poblados marginales de sobra conocidos, tanto ellos como sus familias. Una vía sería demostrar que los niños no están escolarizados y, por tanto, existe un abandono; otra, la más compleja, pero quizá la más eficaz, sería probar que los padres se aprovechan de lo que los hijos llevan a casa tras los robos. En realidad, sabemos que se los encargan ellos, que los instrumentalizan aclaran desde el Grume. Pero claro, como mínimo habría que seguirlos hasta la puerta de su casa. No es la primera vez que se recurre a una disuasión de este tipo. Hace unos años ya hubo varios casos de kale borroka protagonizados por menores en los que se condenó como responsables civiles a los progenitores por no haber tutelado las actividades de sus retoños. Según fuentes judiciales, sería extrapolable al caso de los rumanos menores sin necesidad de modificación legislativa. Eso sí, con más que cautelas, dado que son delitos cometidos por menores de 14 años que carecen de responsabilidad penal. Varias comunidades autónomas ya se han puesto manos a la obra y se están planteando trasladar de centro y, por tanto, de región durante unos meses a aquellos niños tutelados que hayan delinquido. El objetivo es apartarlos del entorno y Doble contraseña Los padres de los menores de 14 años podrían tener que pagar los daños que hayan causado sus hijos Lesiones, robos con violencia y crímenes contra la libertad sexual están a la cabeza de los más de cien mil delitos cometidos por menores