Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 10 07 TENDENCIAS Colecciones Supervivientes del vinilo TEXTO: JUAN FRANCISCO ALONSO FOTOS: DE SAN BERNARDO Los románticos del vinilo compran, venden, van a las ferias. Algunos grupos sacan ediciones especiales de sus discos y algunas tiendas reservan un escaparate para los LP. Un regreso a las esencias de la música L La vida da muchas vueltas Ferias. En Madrid. Plaza Santa María de la Soledad Torres Acosta (metro Callao) hasta mañana domingo. En Barcelona. 9, 10 y 11 de noviembre. Palau San Jordi. Barcelona. 971 66 75 08. www. firadeldisc. com En Mallorca. 8 y 9 de diciembre. Recinto Palma Arena. Tiendas. Madrid. La Gramola. Postigo San Martín, 4. Metro Callao. Escridiscos. Navas de Tolosa, 4. Madrid. 91 581 08 51. Barcelona. Discos Castelló. Tallers, 9. 93 302 59 46. Discos Revólver. Tallers, 13. 93 302 16 85. Discos Edison s. Riera Baixa, 10. 93 441 96 74. Valencia. Acetato Records. Pelayo, 12. 96 351 05 50. Gijón. La Bomba Records. San Agustín, 3. 984 196 808. a aguja se posa otra vez sobre el microsurco, como hace unas décadas, cuando el plato de la música era tan vital como el de la comida. Sí, la aguja vuelve al vinilo, y, por un instante, regresa el sonido cálido, las sensaciones diferentes dice José Antonio Pérez, propietario de La Gramola, una tienda histórica de Madrid, que, como los LP ha sobrevivido al tsunami de la crisis. Pérez viaja, junto a la melodía, a los tiempos en que recorría el Rastro en busca de sus artistas preferidos de los sesenta, por ejemplo Jimi Hendrix, a la época en que empezó a tener tantos discos como para pensar en venderlos. Dice que hoy tiene un millón en sus tiendas, la mitad vinilos, y 40.000 en su colección privada. A José Antonio Pérez no le gusta internet, la tecnología que ha convertido la música en un objeto de usar y tirar y cree que el CD ha caído en el desprestigio Forma parte de los irreductibles fieles a un símbolo de la cultura pop que parecía destinado a desapare- cer, y que sin embargo... Eso sólo lo creían los tontos protesta Stefan Sacido, de cuarenta y tres años, propietario de Citadel Records, en Madrid, y organizador de la Feria del disco que termina mañana cerca de la plaza del Callao. Sacido dice que ya no busca discos, que no es esclavo de ningún grupo, que tiene casi todo lo que le gusta, aunque a veces encuentra una rareza o algo que mejora la calidad de alguna pieza de su colección, y se rasca el bolsillo. Stefan o José Antonio son rara avis, lo saben. El año pasado, las discográficas españolas pusieron en las tiendas- -lo que no quiere decir que vendieran- -56.725 vinilos nuevos. Pero el mercado del coleccionismo (la Feria de Barcelona, en noviembre, tendrá 250 expositores y 50.000 visitantes) de la música electrónica (dj s) y la nostalgia de algunos grupos y de más de un comprador permiten que el futuro del vinilo no sea tan negro como aparentaba. Las estadísticas aún no reflejan esa recuperación de la que se habla, pero no me extrañaría que se produjera, porque desde un punto de vista artístico, creativo, como objeto de culto, aún tiene potencial afirma Rubén Gutiérrez, responsable del área de estudios de la Fundación Autor. Fran López, de treinta y cinco años, compraba discos para su colección, hasta que descubrió que tenía más de los que quería. Por eso empezó a vender, y a buscar más con anuncios en periódicos de segunda mano. En su tienda de Gijón almacena unos diez mil vinilos, y dice que suele acudir a no menos de tres ferias al mes con parte de ese material. También vende y compra en eBay, en internet, como muchos otros coleccionistas. Una vez logré doscientos euros por un disco pirata de los Doors afirma, aunque para la foto elige un LP de Avalanch, grupo de heavy metal de Oviedo. José Escribano también empe- Jaime, barcelonés, posa con un LP de Rockcelona (300 euros) Fran López, de Gijón, con un LP de Avalanch valorado en 60 euros