Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 10 07 EN PORTADA En Hong Kong, señales de venta agresiva sobre nuestras cabezas. En tierra, ni un paso de cebra ni un semáforo, ese gran invento de J. P. Knight, en 1868, que dio luz en Londres (Viene de la página anterior) Un libro viajero Más de 800 páginas nos guían por el mundo de los que tienen el oficio de que no perdamos nuestro rumbo. Cientos de fotos, notas de viaje, apuntes del natural y comentarios bibliográficos dan testimonio en 25000 KM de signes de este letrero luminoso en el que vivimos fían. Por ello no es raro que tras dar la vuelta al mundo durante un cuarto de siglo se hallan hecho con un botín de miles de fotos que el editor Ramón Úbeda ha ordenado en 25.000 KM de signes (Edit. Signes) que ya se considera por los expertos en la nueva biblia de la señalética palabro que condensa el universo de signos, rótulos y señales que nos rodea y que impide, o al menos pretende, que nos perdamos. Cuando tras su largo periplo- -no en vano su libro está dedicado a Willy Fog- -preguntamos a Carmen Revilla en dónde cazó los mejores rótulos, se queda pensativa. Hay auténticas joyas en cualquier lugar del mundo, en los sitios más recónditos, verdaderas sorpresas gráficas a la vuelta de la esquina; son piezas que debes ver dos o tres veces porque son increíbles. Maderas labradas en las Islas Fiji, rótulos construidos con raíces milenarias en Japón, bronces, aluminios y cobres en las sociedades más avanzadas; maderas pintadas en los países más pobres, leds, neones y exceso lumínico en las sociedades opulentas, materiales nobles para edificios históricos y rótulos luminosos para la venta agresiva... hay de todo Eso en cuanto a materiales, porque, sobre el aspecto gráfico de las señales, Carmen no disimula su inclinación por México, que la ha conquistado con su su chispa y gracia -una de sus piezas, cobrada en Oxaca, es un vado que advierte Respeta mi entrada y yo tu coche. El doctor y su debilidad por el continente africano primitivo, naif, sorprendente En Argentina se cobró auténticas maravillas, con el fileteado porteño o, mejor dicho, bien porteño (gráfica típica de Buenos Aires, llena de flores, filetes... que es de una alegría y vistosidad cromática apasionante. Y en Japón hemos encontrado las piezas más antiguas y también las de tecnología o acabados más modernos Por su propia experiencia, Revilla sabe que el gran reto es que su trabajo mejore el uso de espacios públicos y privados. Si hace unos años nos parecía imposible alcan- Señal de Signes en Barcelona zar a Inglaterra en el diseño de señalización, hoy España se aproxima mucho con una producción más que correcta. Siempre tenemos presente que si hacemos bien nuestros deberes, los usuarios de las estaciones de tren, metro, parques, centros comerciales, hospitales o museos, recorrerán mejor y con más tranquilidad, independencia y seguridad esas instalaciones. No podemos hacer perder el tren a nadie por haber señalizado mal un itinerario El Gran Teatro del Liceo- -para el que usaron platón serigrafiado, muy elegante, con la intención de que se viera pero de que no chirriara- la nueva imagen de Iberia en la T 4 de Madrid, el Centro Cultural Miguel Delibes en Valladolid- -que hicieron para el taller de Ricardo Bofill- -o la ampliación de la Feria de Barcelona, con los arquitectos japoneses de Toyo Ito, están entres sus últimos trabajos. Ahora, ella y Lluís están terminando con idéntica pasión la señalización del Museo del Prado. Porque además de ojeadores de signos, Carmen Revilla y Lluís