Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID SÁBADO 13 s 10 s 2007 ABC La marea latina celebra con un desfile musical la Fiesta Nacional Vivamérica reúne a decenas de miles de personas en un festival integrador JOSÉ M. CAMARERO MADRID. Al grito de Viva España lanzado por el cantante colombiano Carlos Vives, comenzaba ayer el primer festival musical iberoamericano, Vivamérica, una actividad que congregó a decenas de miles de personas en el centro de la capital (500.000 según la organización) y que sirvió para que la comunidad latina que vive en la región se incorporara, por primera vez, a la celebración de la Fiesta Nacional. Desde Atocha hasta Cibeles se celebró este festival con el que la Casa de América, diversas organizaciones de inmigrantes, junto a la Comunidad y el Ayuntamiento quisieron celebrar esta fecha: cuatro grandes escenarios móviles, grupos de bailes tradicionales y una multitud entregada desde las seis de la tarde y hasta bien entrada la noche, fueron los protagonistas. En poco menos de un kilómetro, se podían escuchar diferentes ritmos del continente americano: la salsa cubana de Juan Bonel y los Van Van; los nuevos acordes caribeños de Sonido Urbano, de Puerto Rico; la exótica música de los Niños de Candeal; y como colofón, la actuación de Carlos Vives, representando a su país. La multitud que se congregaba en las aceras, jardines y parte del asfalto que cubre el paseo del Prado disfrutaba al máximo, tanto al paso de estos mastodónticos camiones musicales como, sobre todo, al ritmo de las diferentes comparsas que representaban a diversos países iberoamericanos con sus bailes tradicionales. Para mí es emocionante estar aquí esta tarde explicaba Victoria, una paraguaya que lleva dos años viviendo en la capital. Al paso de sus compatriotas, no pudo evitar soltar alguna lágrima. Pero no fue la única. Las emociones se concentraban entre muchos de los inmigrantes que se dieron cita ayer en Vivamérica. En estos momentos me gustaría que nuestras familias estuvieran aquí con nosotros comentaban Evelin y su marido, pero no puede ser Familias completas, grupos de amigos, compañeros de trabajo. Cualquier excusa era buena para buscar compañía y acercarse a este festival. La mayoría de quienes acu- Recordando sus orígenes Los espectadores se congregaron alrededor de cuatro mastodónticos camiones musicales dieron al acto, sin embargo, eran jóvenes que podían aguantar el ritmo, las pisadas y empujones que en varios momentos se producían al paso de los escenarios móviles. Por primera vez en muchos años de celebración del 12 de octubre, la comunidad iberoamericana de Madrid se ha sentido partícipe de esta celebración. No será la última. Al menos, ese es el deseo de la mayor parte de los ciudadanos que ayer se dieron cita en el paseo del Prado. El desfile había tomado muchos elementos del clásico espectáculo que en esta misma fecha se celebra en Nueva York por parte de la comunidad latina. Al menos, ese es el espíritu que se quiere reflejar aquí para que sea posible reeditarlo otros años comentaba una de las organizadoras de este acto multicultural. Entre los asistentes, también se encontraban muchos madrileños que quisieron hacer efectiva la idea de que la región es una de las más abiertas del mundo. Aquí no sólo tienen que estar los inmigrantes, sino todos nosotros, porque celebramos muchos años de historia compartida afirmaba Luis, quien había acudido con sus dos hijos. Precisamente los más pequeños eran quienes más disfrutaban de este acontecimiento que impresionaba a muchos madrileños que no tenían conocimiento de este acto, y que paseaban tranquilamente por la zona. Con las banderas de sus respectivos países en la mano, los niños recogían caramelos lanzados desde los escenarios móviles, y gritaban tanto o más que sus padres para que el espectáculo continuara. Las banderas también fueron protagonistas durante la Fiesta como en Nueva York La organización cifró en medio millón de personas los asistentes a la marcha por el paseo del Prado El cantante colombiano Carlos Vives inauguró el acto con un Viva España secundado por todos Los sonidos urbanos de los cuatro escenarios se unieron a los de las danzas tradicionales de cada país Todo tipo de público Danzantes ecuatorianos en uno de los grupos folclóricos que participó ayer en el festival despejada tarde que acogió el festival. Y su número daba a conocer cómo se encuentra distribuida la comunidad iberoamericana en la Comunidad de Madrid. Muchas enseñas colombianas y peruanas; algunas menos de Argentina y Brasil; y escasas banderas de países donde sus ciudadanos optan por irse más hacia Estados Unidos, como México, Puerto Rico o Guatemala. Incluso, muchos de los iberoamericanos que portaban sus banderas, también agitaban con entusiasmo las españolas que diversas organizaciones