Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13- -10- -2007 25 UN GRAN BANQUETE PARA EL FIN DEL RAMADÁN Mil millones de musulmanes del mundo concluyeron ayer el Ramadán- -En España, el final del ayuno fue seguido por un millón de fieles de Alá POR J. B. MADRID. La celebración del Eid al Fitr o banquete de caridad marcó el final del mes de ayuno de Ramadán, uno de los cinco pilares del Islam. Esta celebración, que dura tres días, pone fin a 30 días en los que más de mil millones de seguidores de Alá en todo el mundo han permanecido en ayuno desde las primeras luces de la mañana hasta el atardecer, renunciando a toda ingestión de alimentos bebidas o tabaco, así como a mantener relaciones sexuales o pronunciar palabras malsonantes. Esta celebración, que se prolonga por espacio de tres días, arrancó ayer con una oración en todas las mezquitas del planeta, a la que siguió un desayuno y la tradicional visita de los fieles musulmanes a sus familiares. Como sucede cada año, las diferencias horarias, de interpretación religiosa o políticas, hicieron que el final del mes sagrado musulmán no se viviera a la par en todo el orbe islámico. Como sucede todos los años, lo que debería ser una celebración se convirtió en tragedia, con atentados y decenas de muertos y heridos en Irak, Afganistán y sobre todo Argelia, donde la violencia terrorista se cobró la friolera de 60 víctimas. En nuestro país, el final del Ramadán coincidió, por primera vez, con el Día de la Hispanidad, lo que permitió al millón de musulmanes residentes en España celebrar una de sus fiestas religiosas más importantes fuera de sus lugares de trabajo. Pese a que los Acuerdos de Cooperación suscritos en 1992 entre el Estado español y las Comunidades Islámicas preveían la posibilidad de que los seguidores de Alá pudieran tomar sus fiestas litúrgicas como jornada no laborable, lo cierto es que en la práctica, la asimilación con los horarios laborales resultaba francamente complicada. En las 800 mezquitas o centros de oración existentes en España, el final del Ramadán o fiesta de Eid al Fitr se vivió como una gran celebración. Tras la oración, pequeños y grandes compartieron dulces y regalos, mientras que mujeres y hombres aprovechaban para estrenar las ropas compradas para esta ocasión. Este año, por primera vez, la directora general de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico, compartió esta semana el Iftar o comida nocturna con la que se rompe el ayuno junto al presidente de la Unión de Comunidades islámicas de España, Riay Tatary, en la mezquita de Tetuán, en Madrid. LA MISIÓN Jesús Higueras RECUPERAR EL ROSARIO rma poderosa. Es así como los santos han definido siempre el rezo del santo rosario. Se cuenta que en tiempos de Santo Domingo, cuando el pueblo sencillo no era capaz de leer los 150 salmos de la Biblia, cosa que sí hacían las personas consagradas, a este santo se le ocurrió invitar al pueblo a sustituir el salmo por un Ave María, de tal manera que dichos salmos fueran recitados con sencillas oraciones dirigidas a la Virgen. Así surgió la costumbre de rezar las tres partes del rosario, los misterios gozosos, los dolorosos y los gloriosos, para elevar al Señor un himno de alabanza de María. Desde entonces, el rosario se ha convertido en la oración de los sencillos, de las familias y de los san- 800 mezquitas A Tres días de celebración tos que encontraron de la mano de la Virgen un camino para llegar a contemplar la vida de Cristo, con una visión profundamente mariana. El mes de octubre siempre ha estado dedicado por la Iglesia a esta oración tan sencilla, y que por desgracia se está empezando a perder en las familias. Si les preguntas a muchos jóvenes qué es el rosario, no te sabrían contestar. Sin embargo, santos actuales como el Papa Juan Pablo II decían que es la oración que más les había ayudado en su vida, les había sostenido en la fe y les había acompañado. Recuperar el rezo del rosario, no como una devoción particular, sino como una realidad familiar, parroquial, y en definitiva eclesial, es algo que se puede convertir en un arma poderosa que nos ayude a reevangelizar nuestros corazones y nuestra sociedad española. La Iglesia tiene que ser el espacio de los sencillos, de la gente humilde, y el santo rosario es ese tipo de oración. Por eso, deseo desde esta columna invitar a todos aquellos que se sienten llamados por el amor a la Virgen, a regalar el rosario y explicar cómo se reza y a vivirlo con intensidad.