Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 12 s 10 s 2007 MADRID 51 AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano RAZAS E La parroquia de Nuestra Señora de las Fuentes después de las reformas CHEMA BARROSO La reforma de la iglesia de Las Fuentes pone fin a más de 18 años de litigios El templo fue derruido parcialmente en enero por invadir una parcela contigua s La obra ha costado un millón de euros s Rouco inaugura mañana la parroquia JESÚS BASTANTE MADRID. Dios escribe derecho con renglones torcidos afirmó ayer un emocionado Eusebio Ocaña, párroco de la iglesia de Nuestra Señora de las Fuentes, en el madrileño barrio del Pilar, que mañana será reabierta al culto después de que en enero se procediera a su derribo parcial, al considerar el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que invadía una parcela contigua. Tras 18 años de litigios con una serie de vecinos del número 41 de la calle Villa, colindante a la parcela de la parroquia, el pasado mes de diciembre el tribunal dictaminó la demolición parcial del templo, que hubo de ser desacralizado pues el derrumbe afectaba a la zona del altar. En enero comenzaron las obras de reconstrucción de la iglesia, que han costado un millón de euros. El coste de la reforma ha sido sufragado íntegramente por el Ayuntamiento de Madrid y se ha efectuado en un tiempo récord aseguró el párroco. Apenas nueve meses. Durante este tiempo, los fieles han seguido celebrando la misa en un local facilitado por el Consistorio. Por fin, este sábado, a las siete de la tarde, el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, presidirá la Eucaristía de reapertura del templo. A la misa asistirán, entre otros, el alcalde de Madrid, Alberto RuizGallardón, y la concejala de Urbanismo, Pilar Martínez. También estarán presentes en la Eucaristía el ex alcalde y el ex concejal de Urbanismo de la capital, José María Álvarez del Manzano, y Luis Armada, respectivamente. El padre Ocaña subrayó que ha vivido con mucha intensidad los años de conflicto, aunque aseguró haber encontrado mucho apoyo en el pueblo y la gente de Madrid Para el sacerdote, el litigio no ha hecho sino reavivar la fe de los feligreses y su compromiso Ahora miramos al futuro apuntó el párroco. Junto a él, compareció, por parte del Arzobispado, la religiosa María Rosa de la Cierva, quien destacó el papel jugado por Álvarez del Manzano, que ha compartido muchas noches de oración con nosotros y que manifestó que mientras gobernase, la parroquia no se derribaría De la Cierva no fue tan benévola con Juan Barranco, máximo regidor del Ayuntamiento de Madrid en 1988, cuando se inició el proceso que culminó con el derrumbe parcial de la parroquia de Nuestra Señora de las Fuentes. Los feligreses Años muy duros han vivido años muy duros por unas licencias superpuestas concedidas en la época de Juan Barranco añadió. En 1986, varios vecinos se querellaron contra el Ayuntamiento argumentando que el templo de Nuestra Señora de las Fuentes se había edificado demasiado cerca de sus viviendas. Tras un primer fallo a favor del Consistorio madrileño, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictó en 1993 una sentencia en la que se ordenaba la demolición de aquella parte de la iglesia que sobrepasaba el límite de separación y, cuatro años más tarde, unos 300 feligreses impidieron a las máquinas proceder a la operación de derribo, desaconsejada por los antidisturbios. Las obras de reconstrucción comenzaron en enero y han sido sufragadas por el Ayuntamiento de Madrid El templo tuvo que ser desacralizado porque el derrumbe afectaba a la zona del altar Nueve meses de obras En junio de 2000, tras otra orden de derribo, los fieles se encerraron en la iglesia, esperando que se admitieran los recursos presentados contra la ejecución de la sentencia. Entretanto, el Arzobispado llegó a un acuerdo con los demandantes, pero en 2002 otros cinco vecinos se personaron en la causa. En 2005, el Tribunal Supremo rechazó el recurso de la Iglesia y el Consistorio y fue inevitable el derrumbe de una parte de la parroquia que se llevó acabo en enero de este año. Últimos años de lucha l 14 de abril del 31 los madrileños retozaban en las calles y abrazaban a los curas de teja y sotana al grito de ¡Viva la raza latina! Apenas un mes después esos mismos madrileños quemaban las iglesias con aquellos curas dentro. ¿Qué tenía que ver la raza latina de que hablaban los borrachos del 14 de abril con la cultura latina de que continúan hablando los progres por amaneramiento francés? ¿Y con la fiesta de la raza que quería decir de la hispanidad? Carabelas de Colón, todavía estáis a tiempo: antes que el día os coja, virad en redondo presto salmodia Chicho Sánchez Ferlosio (letra de Agustín García Calvo) ¿La raza? Mire usted- -le decía un madrileño, con un marcado tono despectivo, al indio peruano Alberto Guillén- ése es el símbolo de nuestra raza, ése es nuestro monumento Y le señalaba la plaza de toros. ¡Cierto! -le contestó Guillén, indignado del tono despectivo- Es el símbolo de la raza, ése es su monumento. No sé si produjo o no el atraso de España. Pero no tiene otro. Ahí está su alma, y ella es la prueba de que la religión de la sangre, del heroísmo y de la muerte se perpetúa, bellamente, en vuestras venas. La plaza de toros es un símbolo. España no tiene otro Chicho sigue con su salmodia: Los indios pata- de- goma, vistiendo chapa de acero, por caminos de betún ruedan rápidos y serios. Atrás, a contratiempo Eugenio Noel, que siempre estuvo solo solo como los leones dijo: Yo voy a la raza solo. Es la raza lo que yo quiero. España conquistó a América no con la espada, que era de lata muchas veces, sino haciendo hijos, muchos hijos. Yo quiero ser racialmente español Y Chicho: Con sacrificios humanos aplacan al Dios del Miedo. Corazoncitos azules sacan vivos de los pechos. Atrás, a contratiempo Es cuando Pérez de Ayala afirma que España no es todavía nación civilizada: España es una pecera demasiado chica y unos peces molestan a los otros con la cola... Somos como comadres que vivimos de la vida ajena a falta de la propia. Murmurando de todo. Ensayando el palillo de dientes en el nombre del amigo. Dando mordisquitos de ratón en... Lo dicho: atrás, a contratiempo.