Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 12 s 10 s 2007 INTERNACIONAL 35 La Comisión Electoral rusa rechaza la lista opositora encabezada por Kaspárov El complejo entramado burocrático impide a la coalición La Otra Rusia registrarse a tiempo como partido, exigencia del Gobierno para poder presentarse RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. La coalición que lidera el ex campeón mundial de ajedrez, Gari Kaspárov, conocida con el nombre de La Otra Rusia no podrá tomar parte en las legislativas del próximo 2 de diciembre debido a que la Comisión Electoral Central ha rechazado sus listas porque la formación no está registrada como partido político ante el Ministerio del Interior ruso. El ajedrecista y disidente ya sabía que la Comisión Electoral adoptaría tal decisión, pero, según sus palabras, era necesario poner una vez más de manifiesto las limitaciones que el Kremlin impone a la oposición La Otra Rusia surgió como coalición en julio. Su legalización, de acuerdo con las leyes del país, requiere toda una serie de complicados trámites burocráticos y mucho tiempo, por lo que era evidente que la documentación necesaria no llegaría a tiempo para ser presentada a la Comisión Electoral. El plazo para la presentación de listas finaliza el próximo día 21 de octubre. En declaraciones hechas en julio a este periódico, Kaspárov afirmó que su organización aprovechará cualquier pretexto para movilizar a los disconformes con la política del presidente Vladímir Putin y mostrar así el déficit democrático que sufre Rusia. Necesitamos aumentar considerablemente nuestra actividad movilizadora. Por ejemplo, un pretexto para sacar la gente a la calle será obligar a la Comisión Electoral a registrar nuestros candidatos declaró entonces el dirigente opositor. Aunque no lo consiguiéramos, terminaríamos creando una dinámica de movilización añadió. Pero lo cierto es que las autoridades rusas hacen todo lo posible para evitar que las manifestaciones convocadas por Kaspárov tengan resonancia. El acoso de los antidisturbios y el mutismo de la mayor parte de los medios de comunicación rusos logran casi siempre deslucir sus intervenciones. El ex campeón ni siquiera encuentra editoriales en Rusia dispuestas a publicar su libro, Cómo el ajedrez imita la vida real traducido ya a varios idiomas. El pasado 30 de septiembre, Kaspárov fue proclamado por los delegados de La Otra Rusia candidato único de la oposición a las presidenciales de marzo de 2008, cuando Putin deberá dejar el Kremlin aunque no la política activa. El presidente ruso anunció el día 1 que encabezará la lista de la oficialista Rusia Unida partido que controla la mayoría de los escaños del Parlamento ruso, a las legislativas de diciembre. En Rusia es moneda corriente recurrir a cualquier defecto de forma en la documentación a presentar para poder excluir a los partidos o candidatos molestos que pretenden participar en cualquier tipo de comicios. En las pasadas elecciones regionales, Yábloko el partido que dirige el economista liberal, Grigori Yavlinski, no pudo concurrir en San Petersburgo al quedar invalidadas arbitrariamente gran parte de las firmas necesarias para la inscripción de candidaturas. Se da la circunstancia de que San Pe- Arbitrariedades tersburgo es la ciudad rusa en donde Yábloko cuenta con mayor apoyo. Kaspárov admitió recientemente en Madrid que el Kremlin se encarga directamente de todo el proceso electoral. Decide quién participa, dicta las reglas y las cambia a mitad de camino Según el disidente número uno de Rusia, ellos mismos cuentan los votos y procuran hacerlo sin la presencia de observadores Los sondeos ya vaticinaban una victoria sobrada del partido del Kremlin en las próximas legislativas, pero, con Putin ahora al frente, los analistas creen que será abrumadora. Los únicos partidos que previsiblemente obtendrán escaños son el comunista y otros que también se mueven en la órbita de Putin. Movilizaciones Gari Kaspárov, dirigente de Otra Rusia muestra una fotografía del monumento a Anna Politovskaya EPA El presidente bielorruso se suma a la carrera nuclear y anuncia que construirá la primera central en 2008 R. M. MAÑUECO MOSCÚ. El presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, a quien Estados Unidos considera el último dictador de Europa no quiere ser menos que su homólogo iraní y amigo, Mahmud Ahmadineyad. Lukashenko reivindica también el acceso a la energía nuclear y ordenó ayer que se aceleren los preparativos para que la construcción de la primera central atómica del país comience el año que viene. La idea existía desde diciembre del año pasado, y ayer Lukashenko mantuvo una reunión para interesarse sobre la marcha del proyecto. Al constatar que no se ha hecho prácticamente nada, el autoritario dirigente montó en cólera y dispuso que las obras comiencen ya el año que viene. Svetlana Kalínkina, directora del diario bielorruso Narodnaya Volia declaró ayer a la radio Eco de Moscú que ni siquiera se ha establecido aún el lugar en donde será levantada la planta nuclear La creación de nuestra propia energía atómica no tiene alternativa y su objetivo es garantizar nuestra seguridad nacional manifestó ayer Lukashenko. Según sus palabras, no es la ambición política lo que nos mueve, sino la necesidad de asegurarnos fuentes de energía en un momento en el que se agotan los recursos mundiales de hidrocarburos, fallan los suministros y suben los precios de forma imparable El presupuesto previsto para construir la planta se calcula en unos 2.000 millones de euros y las obras deberán prolongarse durante por lo menos cuatro años. El viceministro bielorruso de Exteriores, Víctor Gaisenok, dijo en septiembre que su país respeta y ha observado siempre los términos del Tratado de No Proliferación Nuclear