Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional VIERNES 12- -10- -2007 ABC Dos estudiantes turcas observan las tumbas de soldados muertos en los enfrentamientos con la guerrilla kurda, ayer en Estambul AP La cuestión armenia desata una crisis entre EE. UU. y Turquía y abre otro frente en Irak Javier Solana advierte de que la Unión Europea considera inaceptable una intervención militar en el Kurdistán iraquí ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. La votación en el comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes norteamericana sobre el llamado genocidio armenio en los últimos años del imperio otomano ha provocado una tempestad diplomática de consecuencias incalculables. Bruselas ha tratado de atemperar los ánimos del Gobierno turco advirtiendo que sus planes de lanzar una ofensiva a gran escala en el norte de Irak no serían bien acogidos pero por ahora la capacidad de influencia de los Veintisiete parece bastante limitada en este asunto que implica sobre todo a Estados Unidos y a su posición en Irak, donde podría acabar abriéndose un nuevo frente en el Kurdistán, precisamente en la única región que se mantenía relativamente estable dentro de un país donde el resto del territorio está ardiendo por los cuatro costados. Cuando ayer por la tarde Ankara anunció que había llamado a su embajador en Washington saltaron todas las alarmas tanto en la capital norteamericana como en la sede de la Alianza Atlántica en Bruselas, donde se siguen los acontecimientos con extrema preocupación. La prensa turca ya había advertido que la aprobación de esta declaración, que significa el reconocimiento formal de que Estados Unidos considera que lo que sucedió en los años previos a la I Guerra Mundial en Turquía fue un genocidio, aumentará considerablemente las posibilidades de que se produzca esa intervención armada en el norte de Irak para la que el primer ministro Tayip Erdogán ha pedido ya permiso al Parlamento. A la espera de la decisión de la cámara turca- -cuyo resultado no puede ser muy diferente del que decida el propio Erdogán, ya que su partido, el AKP (Justicia y Desarrollo) tiene la mayoría absoluta- -se llevan a cabo intensas consultas diplomáticas entre Turquía, Estados Unidos, la Unión Europea, la OTAN y, naturalmente, el propio Gobierno iraquí. La Casa Blanca ya ha criticado la decisión del comité, consciente del problema que se plantea para su presencia en Irak si no pudiera contar con la colaboración de un aliado como Turquía o si, peor aún, tuviese que optar entre ayudar a los kurdos iraquíes contra un ejército miembro de la Alianza Atlántica. Ayer precisamente estaba en Bruselas el presidente de la República de Armenia, Robert Kocharian, para entrevistarse con Javier Solana. Kocharian dijo que espera que el trámite no se detenga y que la resolución sea aprobada también en el pleno de la Cámara de Representantes. Solana, sin embargo, tuvo que esforzarse para que no se pueda interpretar que dar la razón a unos u otros en la polémica histórica sobre la matanza generalizada de armenios, pero sí que dejó claro que cualquier posibilidad complicar aún más la situación de la seguridad en Irak es algo que no sería bienvenido Armenia y Turquía no tienen relaciones diplomáticas, precisamente por causa de esta discusión histórica, que para los turcos es tan ofensiva como inobjetable. El diario Zaman ya decía ayer mismo que en Ankara se da por descontado que la probable intervención militar en Irak será una piedra más en el escabroso camino de acercamiento a la Unión Europea incluso a pesar de los reconocimientos que suele hacer la UE sobre el derecho de Turquía a procurar su estabilidad interna Durante el último mes y medio el Ejército turco ha sufrido más de una treintena de Erdogán llama a consultas al embajador turco en Washington tras la condena del genocidio armenio