Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA ETA cumple las amenazas de Batasuna s El PCTV, bajo sospecha VIERNES 12 s 10 s 2007 ABC El PCTV y ANV intentan blindarse políticamente por el temor a ser ilegalizados Las nekanes presentan en la Cámara vasca una iniciativa de autoprotección M. L. G. F. BILBAO. Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar El refrán viene como anillo al dedo al Partido Comunista de las Tierras Vascas, una de las marcas electorales de Batasuna, tras la proposición no de ley que registró ayer en el Parlamento vasco para pedir un pronunciamiento contrario a una posible ilegalización de esta formación o de ANV Por ello, tam. bién piden la excarcelación de los 17 dirigentes de Batasuna que están en prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. En la iniciativa, presentada para su debate urgente en pleno, el PCTV acusa, siguiendo la más pura y genuina ortodoxia batasunera, al Estado español de haber emprendido un ataque integral que agrava el estado de excepción al que se ve sometido Euskal Herria Para la marca electoral de Batasuna, el primer paso de dicha campaña fue la irresponsable operación policial en la que fueron detenidos 23 dirigentes de la llamada izquierda abertzale y en la que se registró una sede de PCTV Ade. más, reclama que, frente a los que quieren dejar fuera de la ley a PCTV y ANV el Parlamento emita una declaración en la que manifieste que no admitirá que se lleven a cabo nuevos procesos de ilegalización, puesto que supondría un ataque directo contra la democracia El texto, que en ningún momento se refiere de forma explícita al atentado de Bilbao, afirma que los acontecimientos de los últimos días son crudos indicadores del conflicto político El PCTV que cuenta con nueve diputados, pide a la Cámara vasca que defienda todos los proyectos políticos que incluyen la independencia Mientras, en su último Zutabe ETA acusa al lendakari de recuperar el proyecto de consulta popular como instrumento para una falsa confrontación con el Estado español Reprocha al PNV su relación con el PSOE y de volver, treinta años después, a estar dispuestos a ser una pieza principal en la estabilidad del Estado español a cambio de mantener sus ámbitos de poder e interés económicos Ibarretexe llega después de las bombas Sería conveniente que el presidente reciba al lendakari fuera de la Moncloa, por ejemplo en su despacho en el Congreso y, desde luego, que no permita que Ibarrtexe largue sus proclamas fascistas en la sede de la presidencia del Gobierno de España pretenden ahora dibujar el debate político como si lo fundamental fuese la insensata voracidad del PP que, aprovechando el asesinato afortunadamente frustrado de un escolta, intentara culpar a Zapatero. Que yo sepa, el armazón de esa pose teatral son las declaraciones de dos personajes menores en el partido de Rajoy. Si estos se exceden, el aparato gubernamental, con la responsabilidad que tiene, pretende tomar el rábano por las hojas, es decir, desviar el foco de lo importante. No deberían olvidar los socialistas que muchos de ellos, ante el 11- M, mostraron su peor rostro culpando al Gobierno de lo que, según dicen ahora y supieron siempre, es sólo responsabilidad de los terroristas. La cuestión, sin embargo, es si lo importante en esta circunstancia es repasar y debatir sobre el pasado, reciente o más lejano, o establecer de común acuerdo, esto es, entre el Gobierno y el PP, una política eficaz y saludable contra el terror. No se trata de evitar la discusión acerca de todo aquello que quiera ser discutido, naturalmente, sino de analizar a qué se da preferencia o si el tipo de pelea que se emprenda impide abordar lo fundamental. Porque lo fundamental es volver al Pacto Antiterrorista, del que Zapatero insiste en ser inspirador, ya que la situación y los objetivos son los mismos que entonces. El Gobierno, en consecuencia, debe dirigir la política antiterrorista y el PP que ha tenido es, tos años más razón que sus adversarios políticos, tendrá que encontrar el lenguaje y el tono que a menudo le ha faltado. Pero esa dirección debe ser sobre bases comunes y no sobre la imposición de criterios gubernamentales hasta el punto de que el citado Pacto, cuando el PSOE estaba en la oposición, obligaba a que las reformas legales se hicieran con previo acuerdo entre los dos partidos y el seguimiento del Pacto en una comisión conjunta. Un procedimiento de verdadero consenso, por tanto, para conseguir el objetivo de derrotar a ETA en todos sus frentes, para que pierda la esperanza. Ese debería ser, incluso en el escenario de otros reproches y de la cercana batalla electoral, el espíritu con el que afrontar el terrorismo. En este sentido, y después de la absurda distinción entre Batasuna y la izquierda abertzale (alentada por los partidarios del proceso los mismos personajes pretenden hablar del movimiento independentista que sería el acosado por los tribunales españoles y la política gubernamental. Tratan así de conectar con el plan de autodeterminación de Ibarretxe, que precisa en el Parlamento vasco del apoyo de otro de los alias etarras, el PCTV Que Iba. rretxe y sus socios quieran seguir, entre coches- bomba y amenazas, con su plan ilegal y antidemocrático como segunda fase de un proceso fracasado resulta un escarnio añadido. La respuesta al mismo no es ajena a la que se debe adoptar ante un terrorismo que es tan totalitario como nacionalista ni a la fortaleza del Estado de Derecho a la que se ha referido el presidente Zapatero tras el últimiga lo que diga el lendakari, se basan en la falsedad antidemocrática de que hay un conflicto en la falacia etnicista, en el totalitarismo que se opone a los procedimientos formales de la democracia y en el chantaje de un final autodeterminista. Uno y otro, por tanto, deben ser respondidos con la contundencia que requieren y en el marco del entendimiento entre PSOE y PP. Desde el punto de vista formal, sería conveniente que el presidente, si quiere mantener la entrevista con el lendakari, le reciba fuera de La Moncloa, por ejemplo en su despacho en el Congreso y, desde luego, que no permita que Ibarrtexe largue sus proclamas fascistas en la sede de la presidencia del Gobierno de España. Y es preciso, desde el punto de vista material, que lo que Ibarretxe tenga que escuchar del presidente sea la posición común de los dos grandes partidos. No se entiende, por tanto, que Zapatero no tenga previsto entrevistarse para ello con Rajoy. A veces parece que la sobreactuación en la crítica al PP es un mal modo de disimular la falta de aliento para tomar el camino adecuado. Germán Yanke ETA, contra Ibarretxe Desde luego, ETA no ha cambiado: el terrorismo es su territorio, no sólo en la práctica, sino en su entraña ideológica. Y tampoco Batasuna, ni todas las caretas cambiantes con las que la banda quiere estar, al mismo tiempo, en otros ámbitos. La búsqueda del terror para imponer una doctrina totalitaria necesita que se actúe como una hidra, como un monstruo con distintas cabezas que responden a una misma voluntad. Pero si ETA no ha cambiado, ¿estamos también los demás como estábamos o sería precisa una reflexión acerca de lo que es conveniente hacer para combatirla eficazmente? Achacar la violencia, o su responsabilidad, más allá de los terroristas excede los límites de la sensatez y de la decencia del debate político. El PSOE- -y el Gobierno mediante una declaración institucional- Concentración de proetarras, ayer, frente a la sede del PSOE de Bilbao TELEPRESS No deberían olvidar los socialistas que, muchos de ellos, ante el 11- M culparon al Gobierno