Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional JUEVES 11- -10- -2007 ABC Francia plantea un pacto en la UE para evitar regularizaciones masivas como la española El ministro francés logra que Caldera asuma la idea s Sarkozy llama a la calma tras la crítica interna a su política de inmigración JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El Gobierno de Nicolas Sarkozy espera conseguir que la UE haga suya la política nacional francesa de rechazo total a toda regularización masiva de inmigrantes, cuando la oposición socialista vuelve a ser víctima de su intento de explotación de una utilización asquerosa de las distintas sensibilidades del ejecutivo mayoritariamente conservador. Las regularizaciones masivas de inmigrantes fueron motivo de sucesivos choques diplomáticos del Gobierno de Rodríguez Zapatero, siendo Nicolas Sarkozy ministro del Interior. Como candidato y presidente, Sarkozy volvió a insistir en la doctrina oficial francesa: París considera perniciosas las regularizaciones masivas de inmigrantes. Con motivo de su primer viaje oficial a Madrid, ya como presidente, Sarkozy consiguió que Rodríguez Zapatero hiciese público su cambio de doctrina gubernamental. Ayer, Brice Hortefeux, ministro francés de Inmigración, Integración e Identidad nacional, consiguió que Jesús Caldera, ministro español de Trabajo, asumiese el nuevo proyecto francés: conseguir que la UE asuma como propia la doctrina francesa a través de un pacto europeo de inmigración que rechace oficialmente nuevas regularizaciones masivas de inmigrantes irregulares. La visita de Hortefeux a Madrid para recibir el apoyo español al proyecto francés de europeización de las políticas de inmigración- -hostiles a las regularizaciones masivas- -ha coincidido con un intenso debate político nacional galo, en torno al carácter asqueroso (dégueulasse) de la explotación política de la inmigración. La crisis estalló cuando Fadela Amara, secretaria de Estado de Política Urbana, ex dirigente de la asociación Ni Putas ni Sumisas hija de inmigrantes muy pobres, declaró: Me parece asquerosa cualquier utilización política del problema de la inmigración El calificativo cayó como una bomba en un estanque de ranas, y fue interpretada en primera lectura como un ataque frontal contra la política de Nicolas Sarkozy, denunciada por una personalidad emblemática de la apertura a la izquierda. Y los grandes tenores del Partido Socialista se lanzaron espada en ristre, a paso de carga, contra Fadela Amara y Sarkozy, pidiendo la dimisión de una secretaria de Estado que denunciaba con vigor la política gubernamental. Tras las primeras escaramuzas verbales y la primera confusión, cambió radicalmente el frente de ataque. François Fillon, primer ministro, conservador entre los conservadores, recibió a Fadela Amara para confirmar públicamente su confianza en su trabajo gubernamental Brice Hortefeux, ministro para la Inmigración, insistía: En nuestro Gobierno reina la libertad de expresión Desde Moscú Sarkozy sentenciaba: Le pediré a todo el mundo que guarde la calma Y en París Fadela Amara matizaba sus declaraciones lanzando dardos envenenados contra el PS: No tengo lecciones que recibir de unos diputados de izquierda que nos dejaban vivir en sitios Explotación política Primeros visitantes del Centro Nacional de la Historia de la Inmigración, museo inaugurado ayer en París El Gobierno francés abre en silencio las puertas del museo de la inmigración impulsado por Chirac J. P. Q. PARÍS. Francia ha inaugurado sucesivamente un Instituto de estudios sobre la inmigración (IEI) y una Ciudad nacional de historia de la inmigración (CNHI) a la atormentada búsqueda de un consenso nacional que suscita amargos enfrentamientos culturales de fondo. Brice Hortefeux inauguró el IEI el lunes insistiendo en la vocación integradora de tal Instituto. La CNHI abre sus puertas sin inauguración oficial, presentada como un homenaje nacional del Estado que ni el presidente, el Gobierno o la oposición han honrado con una presencia activa. El CNHI debe contar de manera pedagógica la historia de la inmigración en Francia desde principios del siglo XIX, y así comienza su crónica histórica hacia 1850, con las grandes migraciones de trabajadores belgas, que llegaban a Francia en busca de trabajos agrícolas. Sigue una larga historia de inmigraciones no siempre felices, traumáticas en ocasiones. Hacia 1929 la inmigración italiana es el gran debate migratorio nacional. Entre 1936 y 1945, la inmigración política española tiene un puesto capital: fueron soldados españoles los primeros en lanzar la liberación de París en 1944. Nueva ola migratoria española en 1960. Siguen olas migratorias portuguesas, magrebíes, africanas, subsaharianas... La CNHI intenta evitar cualquier debate, presentando tales procesos migratorios y demográficos desde una óptica humana,