Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA JUEVES 11 s 10 s 2007 ABC El TC anula una alcoholemia por falta de permiso y control judicial N. C. MADRID. Tras sufrir un accidente de tráfico, Luis M. fue trasladado al hospital sin que los agentes de la Guardia Civil, que detectaron claros síntomas de alcoholemia, le hicieran soplar. Con posterioridad, solicitaron al hospital que realizara el test aprovechando la sangre extraída para fines terapéuticos. El resultado fue positivo (1,34 gramos litro) Luis M. comercial de profesión, fue condenado a pagar 2.100 euros de multa y a la retirada del carné de conducir por dos años. El Tribunal Constitucional, en una sentencia de la que ha sido ponente Manuel Aragón, ha anulado la validez de la prueba de alcoholemia por entender que se vulneró el derecho a la intimidad del recurrente. El TC tiene declarado que las intervenciones corporales (como el análisis de sangre) pueden vulnerar tal derecho no por la finalidad para la que se practican, sino porque pueden revelar información de la esfera de la vida privada que el sujeto puede no querer desvelar, como la relativa al consumo de alcohol o drogas En este caso, la finalidad de la prueba era legítima (saber el nivel de alcohol en sangre es importante en una investiga- ción judicial) pero se practicó sin el consentimiento de Luis M. y sin previa autorización del juez (al que los agentes pidieron una orden después de solicitar el test al hospital) Sin embargo, la anulación de la prueba de alcoholemia no afecta a la condena impuesta al recurrente, que el TC mantiene en su integridad. De hecho, tanto el juzgado de instancia como la audiencia provincial sostuvieron que para condenar a Luis M. bastó el testimonio prestado por los guardias civiles y su inicial percepción del estado de embriaguez del accidentado. El test sobraba. Moratinos dice que en España no hay ningún debate sobre el uso del velo LUIS AYLLÓN CÓRDOBA. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, pidió ayer a los musulmanes residentes en sociedades occidentales que tengan una mayor participación en la vida política y social de los países en los que viven. En su calidad de presidente de la OSCE, Moratinos hizo pública una declaración tras la celebración en Córdoba de la Conferencia sobre intolerancia y discriminación hacia los musulmanes, en la que han participado representantes de 56 países. La polémica creada el día anterior por las declaraciones del secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa, sobre el uso conjunto de la Mezquita- Catedral, no pesó sobre la última jornada. En su declaración, Moratinos hizo hincapié en la necesidad del diálogo para fomentar la tolerancia y el respeto mutuos y subrayó que el terrorismo no debe ser identificado con el Islam y que ningún acontecimiento o cuestión política puede justificar la intolerancia o discriminación hacia los musulmanes Sin embargo, realizó un llamamiento a las comunidades musulmanas para que, en los países en los que residen, participen en la vida política y social Sorprende, en cualquier caso, que en la declaración se destaque que los Estados participantes se comprometan a recabar información y estadísticas fidedignas sobre los actos de intolerancia con los musulmanes, algo que debería haber estado en la base de la convocatoria de la conferencia. En la rueda de prensa final, por otra parte, Moratinos, al ser preguntado por el uso del velo en los colegios y sobre cuál sería la actitud del Gobierno si se planteara en España la pretensión de una alumna de ir con burka a la escuela (como en Italia) contestó que en nuestro país no existe ese debate y que los problemas puntuales que se han presentado se han resuelto con diálogo El ministro de Justicia, mariano Fernández Bermejo, que al hablar de actitudes de islamofobia en su intervención. había aludido al antisemitismo que se dio en Europa con el nazismo antes del Holocausto, manifestó que no había querido hacer ninguna comparación ni equiparación, pero añadió que es bueno que las sociedades tengan memoria. Con burka a la escuela