Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA ETA cumple las amenazas de Batasuna s Las víctimas JUEVES 11 s 10 s 2007 ABC No hablábamos de política Juan Carlos Domingo y su escolta Gabriel Giner no mencionaron nunca sus afiliaciones políticas durante los dos años en los que el escolta del PP fue como una sombra del concejal socialista. Él sabía la mía y yo nunca le pregunté por la suya explicó el edil POR M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El concejal socialista de Galdácano Juan Carlos Domingo no es sólo un político de los de a pie de calle como lo definió ayer a ABC su compañera de corporación desde hace cuatro legislaturas, la popular Nerea Llanos, sino también un modesto trabajador de una fábrica de Basauri. Si ETA le había elegido a él, en lugar de a su escolta, como objetivo- -algo en lo que ayer Domingo dijo que no quería entrar la banda terrorista se había fijado en un activista social, tan conocido en Galdácano por la presión a la que somete al Ayuntamiento como presidente de la asociación de vecinos del barrio de Aperribai como por su labor como concejal socialista. Es difícil que alguien de Galdácano no sepa dónde vive Juan Carlos Domingo, ya que lleva al menos 16 años al frente de la asociación de su barrio. Por ello, muchos en el pueblo consideran que si ETA quería atentar contra él no habría puesto la bomba bajo el coche de su escolta en el barrio de La Peña, un lugar en el cual, según dijo ayer mismo el concejal socialista, sólo ha estado una vez en su vida. Allí vivía en el momento del atentado, aunque probablemente no vuelva, Gabriel Giner, la persona que le ha protegido como escolta durante los dos últimos años. Tal vez ETA supiera que estaba haciendo las maletas para trasladarse a Zaragoza y tal vez la banda terrorista también estaba al tanto del cierre, con motivo de las fiestas locales, de la empresa de Basauri en la que trabaja Juan Carlos Domingo. O tal vez no y los terroristas no calcularon que el día que pusieron la bomba el concejal socialista podía estar de vacaciones fuera del País Vasco. Juan Carlos Domingo no quiso ayer barajar ninguna hipótesis, sino dejar que sea la investigación la que despeje las dudas. Prefirió llamar la atención sobre el papel fundamental que desempeñan los escoltas en el País Vasco, donde, según dijo, sería imposible hacer política sin ellos. En cuanto a los responsables de esa situación que obliga a los políticos a vivir escoltados, Domingo dijo que la solución es que caiga sobre ellos la fuerza de la ley El mismo día del atentado Juan Carlos Domingo regresó a Galdácano desde Valencia. Cuando acudió a las doce de la mañana de ayer a la concentración celebrada en su pueblo, aún no había podido hablar con Gabriel Giner, aunque lo había hecho con la madre en el Hospital de Cruces. El concejal socialista había llegado a entablar una buena relación con la persona encargada de su protección, hasta el punto de estar al tanto de que su madre se encontraba el martes en Bilbao para ayudarle a hacer la mudanza, porque tenía previsto volver a Zaragoza para trabajar en la seguridad de las obras de la Expo. A pesar de ello, nunca hablaron de política. Él sabía mi afiliación, pero yo nunca le pregunté por la suya dijo ayer, sin mostrar ninguna sorpresa por esa curiosa circunstancia. El sentimiento que si transmitió tras la concentración de Galdácano fue de emoción al pedir a los medios de comunicación que no molestaran a la madre de su escolta. A este veterano concejal socialista ni se le ha pasado por la imaginación dejar la política. Ayer dejó claro que, de tener alguna duda, habría renunciado hace mucho tiempo, incluso antes de que apareciera su nombre, junto con los de otros concejales del PSE y de otros partidos, en una lista intervenida hace cuatro o cinco años durante la desarticulación de un comando Vizcaya Pero no sólo no tiene dudas sobre la necesidad de seguir, sino que ayer dijo que hechos como el atentado fortalecen y son una muestra de que lo que se está haciendo se está haciendo bien y tiene como objetivo defender la libertad. Haciendo las maletas El concejal Juan Carlos Domingo y su mujer, ayer, en la concentración de protesta por el atentado celebrada en Galdácano AFP El escolta herido evoluciona de forma favorable dentro de la gravedad después de ser intervenido M. L. G. F. M. TRILLO BILBAO ZARAGOZA. El escolta herido en el atentado terrorista del martes en Bilbao evoluciona de forma favorable dentro de la gravedad, según el parte médico facilitado ayer por el Hospital de Cruces, donde permanece ingresado. Los médicos han explicado que el herido, Gabriel Giner, de 36 años, presenta quemaduras de segundo y tercer grado en el seis por ciento de la superficie corporal, localizadas en la cabeza, la cara, el cuello, el antebrazo y la mano derecha. Además, el parte señala que el escolta tuvo que ser intervenido de urgencia quirúrgicamente el martes por la tarde de las heridas que presentaba en el tórax y el brazo derecho, puesto que tenía alojado un cuerpo extraño Giner se encuentra consciente y orientado, evolucionando favorablemente dentro de la gravedad Gabriel Giner Colás llevaba al menos doce dedicado a la seguridad privada. Antes de trasladarse al País Vasco atraído por las mayores posibilidades económicas que presentaba trabajar allí como escolta, había ejercido como vigilante en Aragón, en distintas empresas del sector. No obstante, el entorno de los cargos públicos no le era ajeno desde hacía tiempo, ya que entre los años 2001 y 2002 participó en el equipo de seguridad del Palacio de la Aljafería, la sede de las Cortes de Aragón. Estos días tenía previsto desplazarse a Zaragoza, que celebra las fiestas patronales del Pilar, y volver a desempeñar su trabajo en la capital aragonesa. El año que viene se celebra allí la Expo internacional Agua y desarrollo sostenible y las necesidades de seguridad, ya durante las obras del recinto, son enormes. De hecho, estimaciones del sector indican que se necesitará en torno a 900 trabajadores y no siempre se encuentra mano de obra cualificada. Mientras desarrollaba su carrera profesional, en la medida en que se lo permitía ésta, mantenía una participación activa en la vida del partido. En este sentido, representó en mesas electorales al Partido Popular, en el que militaba desde enero de 1996. ABC. es Vídeo del atentado etarra en el que resultó herido el escolta Gabriel Giner en abc. es