Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 10- -10- -2007 Óscar Pereiro recibirá el lunes, en Madrid, el maillot de ganador del Tour 2006 89 Prudhomme y Clerc le proclamarán vencedor en el Consejo Superior de Deportes Luis Aragonés se mostró muy enégico en la doble sesión de entrenamiento de ayer EFE El 7 tampoco viaja Ningún internacional eligió ese número para jugar en Dinamarca y Finlandia y por primera vez en la historia de la selección española nadie lo lucirá en un partido JULIÁN ÁVILA MADRID. En la selección la antigüedad otorga privilegios. Como en cualquier empresa. Aquí se asciende en el escalafón de candidatos a la capitanía y te permite elegir tu seña de identidad en el campo. El número en la camiseta, una liturgia que se repite en cada concentración siguiendo un escrupuloso un orden castrense. Félix, el responsable del material en la selección, acaba de hacer el pedido de serigrafía de los nombres y los números en las camisetas. Blanca para jugar en Dinamarca. Y roja, en Finlandia. El 1, Casillas; el 2, Albiol; el 3, Pernía... Así hasta completar la relación de 20 futbolistas convocados por Luis Aragonés. Cinco iconos han quedado huérfanos de la relación de 25 por partido que permite la FIFA. El considerado como portador de la mala suerte, el 13 el 25 el 24 el 12 y... el 7 Sí. El mítico siete en el que se refugió Raúl (entonces llevaba el 10 de las estrellas) después de fallar un penalti en el último minuto ante a Francia, con dos a uno en el marcador, en los cuartos de final de la Eurocopa de Bélgica y Holanda en el 2000. Un desenlace originado por la ausencia de Raúl y la lesión de David Villa, el único internacional que también tiene apego a este número. Ningún internacional lo eligió en la subasta. Ni siquiera Raúl Tamudo, delantero que ha adoptado el 19 ¿Respeto? ¿Anécdota? ¿Maldición? ¿Pasotismo? ¿Rechazo? Nadie se pronuncia. El dorsal huele a Raúl y nadie quiere líos con el capitán del Real Madrid. Saben que es su número, aunque ahora el madridista se encuentre en la nevera por díscolo durante el último Mundial de Alemania. Es mejor respetar las jerarquías. El 7 el sello del extremo derecho de toda la vida hasta que irrumpió la era del marketing, siempre fue un número adoptado por grandes figuras del balompié español. Ahí están los casos de Lora, Amancio, Juanito o Butragueño. En Aarhus y en Helsinki, por primera vez en la historia de la selección española, no figurará el siete en el acta arbitral. El siete se queda en una estantería del almacén de Las Rozas y Raúl, en Valdebebas a las órdenes de Schuster. No vieja ni a Dinamarca ni a Finlandia. Pese al descarte, el olor a Raúl se percibe en algunas instancias de la concentración. En la grada, por ejemplo. Unos chavales maleducados se acercaron al técnico para calibrar la flema de Luis con el dardo más venenoso. ¡Raúl, Raúl, Raúl. dijo uno. Luis se cuadró. Me refería a Raúl... Tamudo contestó guasón. Llame a Raúl, que es el único que le puede ayudar a ganar a Dinamarca dijo otro con voz de macarra. Luis frenó en seco. Volvió sobre sus pasos y dijo. Me parece bien, pero pídalo sin enfadarse Pídalo sin enfadarse Luis: Yo no hablo con ustedes J. ÁVILA MADRID. Luis ha cogido el papel de mudo en esta concentración. Quiere evitar a la prensa después del silencio stampa que se autoimpuso en Oviedo. Pero es mal actor. No sabe interpretarlo. Lo intenta, pero es incapaz de esconder su condición de futbolero charlatán y amante de los corrillos periodísticos. Ayer lo pudimos comprobar. Día uno de la procesión del silencio. Luis abandona el vestuario. En chándal y con su carpeta negra. Nada nuevo. Gesto serio. Igual. Ante el primer conocido se detiene. Charla, pero sólo toca temas que atañen a lo humano y lo divino. Dos pasos más adelante acepta el toque de atención de dos periodistas y nace una conversación. ¿Buenos días, míster -Buenos días. -Nos ha dicho Pedro Cortés (delegado del equipo y también en el corrillo) que está bajo de moral. ¿Bajo yo? No. Me veréis bajo mucho más adelante. Conozco bien el percal y todo lo que rodea al mundo del fútbol porque llevo muchos años. ¿Va a hablar con la prensa? -Yo no hablo con ustedes. Sólo después del partido frente a Dinamarca. ¿Y antes del encuentro? -No, no, no. Un silencio de cinco segundos casi dispersa la reunión. Nueva pregunta. ¿Cómo han venido los jugadores? -Que yo no hablo. Díganlo ustedes, los profesionales. Sólo les interesa la alineación. -Es que nos jugamos mucho ante Dinamarca. -Pero si aquí son todos japoneses. Entonces dio un paso, abrió la carpeta y dijo. Aquí veo a Tomasson, Svensson, a Ljungberg, a Messi... Cinco huérfanos Más información sobre la selección en http: www. rfef. es