Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MIÉRCOLES 10- -10- -2007 ABC DESARROLLO DE VASOS SANGUÍNEOS A PARTIR DE PIEL Biopsia de piel obtenida 2 La capa deescélulas así colocada aislada y Biopsia de piel en una placa de cultivo 5 Después de ocho semanas se extrae el cilindro y el tubo se pone en contacto con células marco de tejido vascular del paciente Biopsia de piel 3 1 Crece hasta alcanzar el tamaño adecuado y se adelgaza hasta constituir una fina lámina Implante Técnicos de la empresa Cytograft extraen por biopsia una pequeña pieza cuadrada de piel, no mayor que un sello de correos, del dorso de la mano del paciente o del interior de su muñeca 4 6 Las células Cilindro metálico La lámina de tejido cutáneo es enrrollada sobre un cilindro metálico de pequeña sección, de 12 a 30 cm de largo marco dotan de endotelio al tubo, que ya está listo para ser implantado Las propiedades físicas de las venas obtenidas son iguales a las normales Una nueva técnica crea vasos sanguíneos a partir de piel Las venas obtenidas en EE. UU. por la firma Cytograft han sido implantadas en ocho pacientes y se esperan grandes resultados ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Ya es posible reactivar la circulación de la sangre con la ayuda de vasos sanguíneos de laboratorio. Pero no se trata de vasos sanguíneos sintéticos sino de conductos plenamente humanos, obtenidos de una muestra de piel del mismo paciente, tratada con innovadoras técnicas de cultivo. La hazaña es de la empresa californiana Cytograft, y las repercusiones médicas pueden ser incalculables para todo el mundo. La posibilidad de reemplazar vasos sanguíneos dañados por enfermedades que van de la diabetes a la arterioesclerosis, pasando por una variada gama de disfunciones cardiovasculares, puede marcar la diferencia entre que haya o que no haya que amputar una pierna. También se presenta un panorama completamente diferente para la cirugía mayor y para hacer frente a las grandes crisis coronarias. Hasta ahora había que recurrir a microscópicos bypasses en vena o al injerto de fragmentos de vasos sanguíneos procedentes de cadáveres. Esto último tenía la evidente contraindicación de exigir una medicación colateral muy agresiva, y de por vida, para prevenir los riesgos del rechazo. Mientras que el material sintético provoca inflamaciones muy difíciles de controlar. Y además resulta dramáticamente poco operativo cuando los pacientes son niños, y los vasos injertados no son capaces de crecer en concordancia con el resto de su cuerpo. Pero todos estos problemas y todas estas limitaciones pueden quedar definitivamente atrás, si se confirma que los experimentos de Cytograft- -pendientes de aprobación por las autoridades sanitarias norteamericanas- -han tenido éxito. Ya hay implantes realizados en ocho pacientes, todos ellos bajo un estrecho seguimiento médico que culminará dentro de trece meses. The New York Times citaba ayer el testimonio de médicos que esperan los resultados finales con un gran optimismo, incluso sin haber participado en esta investigación ni tener relación alguna con Cytograft. Deepak Srivastava, director del Instituto Gladstone de Enfermedades Cardiovasculares de la Universidad de California, en San Francisco, cree que esto puede ser el equivalente a volver a nacer para muchos niños con defectos cardíacos congénitos. Destacados especialistas en este campo en Japón ya han mostrado su interés por conocer las técnicas usadas por los americanos. Todos los pacientes que hasta ahora han recibido estos implantes estaban sometidos a diálisis crónica. Todos ellos tenían pues los característicos nudos o empalmes entre vasos sanguíneos que se requieren para las repetidas punciones de la máquina de diálisis, y que hay que reemplazar periódicamente para prevenir coágulos ABC A falta de aprobación y obstrucciones. Lo que hicieron los científicos de Cytograft fue acometer el reemplazo injertando uno de sus vasos artificiales en el brazo de cada paciente. La operación, realizada con anestesia general, dura entre una hora y hora y media. Aspecto frágil Sus artífices aseguran que, al tacto a través de los guantes de cirugía, los vasos de Cytograft dan la impresión de ser venas algo más frágiles de lo normal. Pero a la hora de la verdad bombean con el vigor y la elasticidad de una arteria. El origen del cultivo es una muestra de piel del paciente, que generalmente sale del dorso de la mano o del interior de la muñeca. Se obtiene bajo Los experimentos, con gaseosa o en el extranjero A. G. NUEVA YORK. Aunque la empresa Cytograft es norteamericana y tiene su sede en California, estos espectaculares experimentos, que se han prolongado cerca de 9 meses sólo para la obtención en el laboratorio de los vasos sanguíneos, se han llevado a cabo en Argentina, en un destacado centro cardiovascular de Buenos Aires. Nadie oculta que lo hicieron así porque les salía todo muchísimo más barato. Entonces, también son en su mayoría argentinos los pacientes que han recibido estos implantes, cuando en Estados Unidos aún son experimentales y siguen pendientes del visto bueno de la poderosa Agencia de la Alimentación y el Medicamento. Cytograft está reclutando nuevos voluntarios, y los busca concretamente en Polonia y en Eslovaquia. Parece claro que la vanguardia científica norteamericana tiene su retaguardia en países que si no son directamente del Tercer Mundo, poco les falta a veces. La parte buena: estos pacientes han recibido unos implantes de lujo, cuyo actual coste de mercado oscila entre los 15.000 y los 25.000 dólares (de 10.640 a 17.742 euros) Aunque Cytograft asegura que, en cuanto el éxito se generalice, los precios devendrán mucho más populares. La parte mala, naturalmente, es qué pasa si algo sale mal, aunque eso sea poco frecuente. anestesia local. La recolección incluye un fragmento de vena de una pulgada de largo. Luego viene lo más delicado y también lo más apasionante para un investigador: el cultivo. Los científicos han utilizado enzimas para obtener de la misma piel humana los suficientes fibroblastos, es decir, las células marco que mantienen la estructura extracelular de los tejidos y ayudan a conectarlos, por ejemplo, en la cicatrización de las heridas. En este caso sirven de espina dorsal para el desarrollo del nuevo vaso. También se obtienen así células endoteliales, tan preciosas para el activo metabolismo de todo el sistema sanguíneo y su catedral, el corazón. Posteriormente todas estas células se multiplican por millones en el laboratorio hasta generar un vaso sanguíneo de entre 12 y 30 centímetros de largo. No es una longitud inmejorable, y por eso en Cytograft están intentando coser unos vasos con otros para obtener implantes más ambiciosos. Los que se han obtenido hasta ahora están todos injertados en el brazo de los pacientes, una zona donde es mucho más fácil detectar una emergencia, y retirar el vaso entero de ser menester, que en capas más profundas del organismo. Más información sobre esta técnica: http: www. cyutograft. com