Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 10 s 10 s 2007 INTERNACIONAL 35 Los analistas vinculan la ofensiva militar con el interés de Musharraf por recuperar autoridad cito consiguió abatir a uno de los máximos líderes de la insurgencia, Abdullah Mehsud, célebre por su paso por la prisión de Guantánamo, y parecía que el golpe había sido muy duro, pero la operatividad de los insurgentes ha vuelto a recuperarse. La inteligencia estadounidense presiona a Musharraf para que controle su frontera con Afganistán y asegura que en este lugar podría encontrarse Bin Laden. Pese a los esfuerzos bélicos por parte de las tropas de la coalición- -lideradas por Estados Unidos- -en la parte afgana, y de las paquistaníes en el otro lado de la frontera, esta zona de tribus patanes permanece hasta el momento fuera de control. Los analistas vinculan la ofensiva ordenada por el presidente Musharraf- -quien todavía acumula el cargo de jefe del Ejército y su graduación de general- -con su reciente reelección y el interés del mandatario por mostrar a Occidente que sigue siendo el hombre fuerte del país. En este sentido, fuentes del Ejército rechazaron el alto el fuego propuesto por los milicianos islamistas y señalaron que las Fuerzas Armadas seguirán con sus acciones punitivas hasta que se recupere una paz completa en las áreas tribales, consideradas una plaza fuerte de los grupos próximos a los talibanes y Al Qaida. No a un alto el fuego Dos niños paquistaníes heridos en los bombardeos son atendidos en un hospital cercano a Peshawar AP Más de 200 muertos en los ataques a los bastiones talibanes en Pakistán Musharraf pone fin a la tregua con los islamistas de las zonas tribales, tras ser reelegido por el Parlamento paquistaní para otro periodo presidencial de cinco años MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL ISLAMABAD. Al menos ciento cincuenta insurgentes y cuarenta y cinco militares muertos es el balance provisional de los tres primeros días de la operación lanzada por el Ejército de Pakistán para hacerse con el control de Waziristán del Norte. Este operativo, que continúa abierto, es la primera decisión adoptada por el general Pervez Musharraf tras su reelección como presidente el pasado sábado y no concluirá hasta la aniquilación de los focos de resistencia según ha confirmado el ISPR (Inter- Services Public Relations) la oficina encargada de difundir los temas militares en el país. Se trata de los combates más duros que se recuerdan en una zona donde las hostilidades no han cesado desde el pasado mes de julio. Tras el asalto militar a la Mezquita Roja se rompió la tregua entre los líderes tribales y el gobierno central, y comenzó una guerra que ya ha dejado centenares de víctimas. El acceso de la prensa a la región está restringido por lo que la única información disponible es la ofrecida por las fuentes militares a través del ISPR, que asegura que helicópteros y aviones están dando cobertura aérea a los más de cien mil hombres que tratan de hacerse con el control del distrito. Los talibanes, por su parte, denuncian a través de comunicados a la prensa la muerte de decenas de civiles, entre ellos mujeres y niños, a causa de los bombardeos de la aviación paquistaní. Esta operación antiterrorista en Waziristán es tremendamente impopular entre la población, que la considera un encargo directo de Estados Unidos. Los insurgentes están bien entrenados, disponen de buen armamento y reciben todo lo que necesitan de Afganistán anunció el portavoz del Ejército, general Waheed Arshad, quien aseguró que se ha podido establecer contacto con treinta de los últimos cincuenta soldados que permanecen como rehenes de los talibanes. El 30 de agosto cerca de doscientos soldados fueron hechos prisioneros y de ellos al menos tres ya han sido asesinados. Los talibanes mutilan a sus rehenes y dejan sus cuerpos en la frontera afgana. Su exigencia es intercambiarlos por presos, extremo al que no accede el Gobierno de Islamabad. Arshad también informó de la negativa de las autoridades a una petición de alto el fuego por parte de los insurgentes ya que es importante concluir con la misión El pasado 24 de julio el Ejér- Primer sacerdote condenado por delitos de lesa humanidad en la dictadura argentina CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Christian Federico Von Wernich, de 68 años, capellán de la Policía Bonaerense durante la última dictadura militar y primer sacerdote de la Iglesia Católica en sentarse en el banquillo acusado de participar en el asesinato de siete personas así como del secuestro y las torturas de medio centenar de desaparecidos, se saldó ayer sin perdón y con una condena firme. El sacerdote escuchó anoche el fallo del tribunal de la ciudad de La Plata, protegido por un chaleco antibalas y vestido, como en el resto de las audiencias, con alzacuellos. Von Wernich cruzó las manos y apenas tuvo tiempo para comentar con su abogado la decisión de la justicia. El estruendo que se produjo entre el público forzó que un escudo humano de policías le desalojara de inmediato. A sus espaldas dejó a sobrevivientes y familiares de desaparecidos festejando su condena. Al mismo tiempo, en la calle, una multitud reclamaba ¡Aparición con vida y castigo a los culpables! mientras prendía fuego a un muñeco de Keke sobrenombre por el que era conocido el sacerdote. Sus crímenes, tal y como sentenció el tribunal, fueron calificados como delitos de lesa humanidad cometidos en el marco del genocidio que tuvo lugar en Argentina entre 1876 y 1983 La Iglesia argentina, que ya entonó un mea culpa por su actuación durante la dictadura, tiene previsto difundir un comunicado sobre el caso Von Wernich. Condenado en la Tierra, el sacerdote apeló al Cielo horas antes de conocerse el fallo. El ex capellán recurrió a citas bíblicas para proclamar su inocencia: Testigo falso es el demonio porque está preñado de malicia concibiendo la maldad y dando a luz la mentira Bien entrenados