Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 10 s 10 s 2007 ABC Mueren dos mujeres cristianas en Irak tiroteadas por guardias de seguridad privados ABC BAGDAD, Los guardias de un convoy de seguridad abrieron fuego ayer contra un vehículo en un cruce en el centro de Bagdad, matando a dos mujeres cristianas, según anunció la Policía iraquí. Los agresores viajaban en un convoy de cuatro vehículos SUV normalmen, te usados por las compañías de seguridad privada y el Ministerio de Interior iraquí, informa Ep Ap. Las mujeres se encontraban en un vehículo blanco que circulaba por el cruce Masbah, en el distrito central de Karradah, cuando el convoy se paró a un centenar de metros, según un Policía. Los hombres a bordo de los SUV lanzaron una bomba de humo para advertir a los ocupantes del vehículo de que salieran. La mujer que conducía intentó frenar, pero fue abatida junto con la que la acompañada cuando dos de los guardias del convoy abrieron fuego, según la citada fuente. El convoy siguió su camino y luego llegó la Policía iraquí, que recogió los cadáveres y se llevó el coche atacado a una comisaría. Familiares de uno de los militares muertos en los enfrentamientos con rebeldes kurdos lloran en torno a su ataúd EFE Turquía, sacudida por la ofensiva kurda La posibilidad de una incursión masiva en el norte de Irak parece inevitable- -La situación ha aplazado todos los planes de reforma en el camino hacia la UE E. SERBETO BRUSELAS. La situación política turca se ha complicado repentinamente y toda la atención se ha desviado a la reanudación de los ataques terroristas de los separatistas kurdos, mientras que los proyectos de reforma han quedado apartados. A menos de un mes de que se haga público el nuevo informe anual de la Comisión Europea sobre el progreso de Turquía en su camino hacia la Unión Europea, nadie en Ankara está preocupado por lo que pueda decir el Ejecutivo comunitario. Con la perspectiva cada vez más amenazante de una ofensiva a gran escala del Ejército turco en el norte de Irak, el debate político ha alcanzado allí una dimensión impredecible. En los dos últimos meses las cifras de víctimas del conflicto han alcanzado cifras que no se veían desde hace más de diez años, cuando los comandos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) estaban en plena actividad. Quince soldados muertos en dos días han dejado a la sociedad turca sin aliento y los entierros y manifestaciones de repulsa han recordado tiempos que parecían pasados. Ante esta situación, el primer ministro Erdogan ha llegado a admitir que no tiene más salida que pedir autorización al Parlamento para que el Ejército lance una ofensiva en el norte de Irak. Después de una reunión entre el presidente del Gobierno, el de la República y el jefe del Estado Mayor, un portavoz oficial dijo que todas las opciones están abiertas Estados Unidos no vería con buenos ojos esta incursión turca y de hecho, el Gobierno de Bagdad se ha apresurado a reconocer que la semana pasada había llegado a un acuerdo con Turquía para combatir al PKK desde el interior de Irak, con la clara intención de despojar de argumentos a los militares turcos. Sin embargo, los últimos ataques han confirmado que el poder central de Bagdad tiene muy poca influencia en la región autónoma kurda del norte del país. El próximo 21 de este mes estaba previsto que se celebre un referéndum para confirmar la reforma constitucional que entre otras cosas cambiaría el método de elección del presidente de la República en favor del sufragio universal. A estas alturas nadie sabe si va a haber referéndum y si, como han sugerido algunos juristas, tal modificación constitucional obligaría a interrumpir el mandato del actual presidente, Abdula Gul, elegido por el Parlamento el pasado 28 de agosto por un mandato de siete años. En este ambiente extraño, la reactivación de la actividad terrorista en la frontera iraquí no puede ser más que un ingrediente extremadamente peligroso. Entre tanto, al menos 29 personas murieron y 75 resultaron heridas en el país. Los ataques más mortíferos se produjeron en Beiyi, 180 kilómetros al norte de Bagdad, donde 18 personas murieron y 35 resultaron heridas por dos coches bomba, informa Efe. El primero tuvo como objetivo al jefe de policía de Beiyi, Saad al Nafus, quien salió ileso, mientras que el segundo explotó cerca de la casa de Hamad al Yaburi, líder del Consejo de Salvación de la provincia de Salahedin, creado para combatir a Al Qaida. Treinta muertos más