Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 9 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.536. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MÍAS Edurne Uriarte LA PROGRE a progre del vídeo de las Juventudes Socialistas lleva peinado natural, de los que difuminan el efecto de esos centros de opresión estética femenina llamados peluquerías. El vestido es holgado, no vaya a parecer un objeto sexual, y lo suficientemente feo para pasar por barato. El maquillaje es imperceptible, sin colorido alguno que pudiera confundirla con una burguesa cualquiera, de esas que llevan visón, que diría José Blanco. Es la perfecta socialista- feminista. El torpe portavoz de Juventudes alegó que el vídeo era una parodia. No se lo creía obviamente del personaje de derechas. Pero aún mucho menos del personaje de izquierdas. Puede que algunos jóvenes socialistas admitan que lo del retrasado del cocodrilo es un exceso. Pero en cuanto a la progre, ésa se la creen fervientemente todos ellos. Y, sobre todo, ellas. Es la encarnación de las virtudes superiores y exclusivas de las mujeres de izquierdas. En sus palabras y en su apariencia. Como sus mayores también se la creen, tanto en cuanto a la superioridad como a la exclusividad, no invitaron a ninguna líder de la derecha española al Encuentro de Mujeres Líderes Iberoamericanas celebrado la semana pasada. El Instituto de la Mujer y la Fundación Carolina debieron de pensar que las únicas mujeres que están en condiciones de debatir sobre la igualdad son las de izquierdas. O que las líderes de derechas no existen. O que, si existen, se dedican a fomentar la opresión. O que son como hombres, aquella descalificación que usaban para Margaret Thatcher. O que no van vestidas como la progre del vídeo. O sea, que no creen en la igualdad. L Un exultante Roberto Madrazo durante un mitin en Ciudad de México en la campaña electoral de 2006 AP Mentiroso antes que cojo Roberto Madrazo, el ex candidato a la Presidencia de México por el PRI, pierde su triunfo en la Maratón de Berlín por haber acortado quince kilómetros por un atajo planeado con antelación POR MANUEL M. CASCANTE ntes se caza a un mentiroso que a un cojo. Y, aunque la carrera política de Roberto Madrazo ha estado plagada de sospechas de fraude, ha tenido que ser en una carrera atlética, la Maratón de Berlín, donde pillaran al político haciendo trampa: El candidato a la Presidencia de México por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en las elecciones de 2006 fue acusado por el diario Reforma de no haber ganado limpiamente la prueba berlinesa en la categoría de 55 a 59 años. Madrazo había cruzado triunfante la meta, con los brazos extendidos, la sonrisa ancha y ningún síntoma de agotamiento, tras registrar la mejor marca de su vida deportiva como aficionado, 2 horas, 40 minutos y 57 segundos, cuando su promedio en las otras dos maratones que disputó este año fue de 3 horas con 50 minutos. El priísta entró en el puesto 146 de la clasificación general- -en una prueba para la que se inscribieron más de 40.000 atletas- -con apenas 36 minutos más que el etíope Haile Gebreselassie, quien llegó en primer lugar y pulverizó el récord mundial de la distancia. Según el mencionado periódico, Madrazo habría acortado su tiempo al acortar, también, el recorrido. Tras consultar sus tiempos de paso, se comprueba que Madrazo desaparece entre los kilómetros 25 y 30 para reaparecer en el kilómetro 35, a menos de 7.200 metros de la llegada. Ese tramo en el que se le pierde de vista habría sido completado por el corredor mexicano a un ritmo superior al del propio Gebreselassie, el más grande corredor de fondo de todos los tiempos. Tras hacerse públicas las sospechas, los organizadores de la maratón borraron a Roberto Madrazo de la clasificación, y el lugar de honor le era otorgado al alemán Martin Wahl, con un registro de 2 horas 43 minutos y 55 segundos. El director de la carrera, Mark Milde, reconocía a Reforma que, efectivamente, Madrazo tomó un atajo. Según el rotativo, que recorrió el trazado de la prueba, la pifia del tabasqueño no pudo deberse a un despiste, sino que tuvo que haber sido planeada con anticipación. Algunos de los enemigos políticos de Madrazo estarán ahora saboreado una pequeña venganza. Empezando por su paisano, Andrés Manuel López Obrador, con el que peleó por el Gobierno de Tabasco y, también, en las últimas presidenciales. En aquellas elecciones estatales de 1994, con triunfo ajustadísimo del abanderado del PRI, Madrazo fue acusado de gastar en su campaña 70 millones de dólares (cuando el máximo permitido era de 5 millones) Ese mismo año, Bill Clinton destinó sólo 14 millones de dólares a alcanzar la Presidencia de Estados Unidos. A