Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CIENCIAyFUTURO MARTES 9 s 10 s 2007 ABC ENFERMEDAD DE LOS NIÑOS AZULES Corazón normal A los pulmones Venas pulmonares. Vienen de los pulmones A los pulmones Venas pulmonares. Vienen de los pulmones Válvula mitral VI VD Válvula tricúspide Sangre rica en oxígeno Sangre pobre en oxígeno Válvula aórtica Válvula pulmonar Abertura entre los atrios AO AP AI Transposición de los grandes vasos Vaso que conecta la aórta y la arteria pulmonar Síntomas más comunes La indicación más clara de que existe Transposición de los Grandes Vasos es el hecho de que un recién nacido se vuelve cianótico (azul) en el transcurso del primer día de vida, después de haber dejado de recibir el oxígeno de la madre (de la placenta) La cianosis se percibe durante las primeras horas de vida en aproximadamente la mitad de los casos. Cada niño puede experimentar los síntomas de una forma diferente, pero los más comunes pueden incluir: respiración rápida, respiración laboriosa, frecuencia cardiaca rápida, y piel fría y húmeda. AO AP AI Vena cava superior AD Vasos en posiciones opuestas AO: Aorta AP: Arteria pulmonar AI: Atrio izquierdo AD: Atrio derecho VI: Ventrículo izquierdo VD: Ventrículo derecho AD VD VI Vena cava inferior Sangre rica en oxígeno Sangre pobre en oxígeno Sangre mezclada Recomponen el puzle del corazón enfermo de una niña azul de 3 años Especialistas del Hospital La Fe de Valencia fragmentan las diferentes partes de la bomba cardiaca malformada y vuelven a colocarlas en su posición correcta A. P. VALENCIA. El hospital La Fe de Valencia ha realizado una intervención quirúrgica pionera en España a una niña de tres años que sufría un tipo complejo de cardiopatía congénita. La operación fue efectuada con éxito por la Unidad de Cirugía Cardiaca Infantil. La pequeña, que en estos momentos realiza ya vida normal, tenía invertida la posición natural de las relaciones entre los ventrículos y las arterias del corazón. La operación, que se realizó este verano y se prolongó durante seis horas, se llevó a cabo fragmentando las diferentes partes del corazón y volviendo a colocar todo en su lugar. El hospital La Fe se convirtió así en el primer centro de España en realizar esta cirugía y el cuarto de todo el mundo. La paciente sufría una enfermedad del corazón presente desde su nacimiento, del tipo transposición de grandes arterias de manera que del ventrículo izquierdo salía la arteria pulmonar y del derecho salía la aorta, cuando la posición natural es la contraria. La transposición de los grandes vasos es un defecto cardiaco congénito, debido a un desarrollo anormal del corazón del feto durante las primeras ocho semanas de gestación. El problema se produce en la mitad de este periodo, cuando la aorta y la arteria pulmonar se unen a la cavidad incorrecta. Y es que los grandes vasos que llevan sangre desde el corazón hacia los pulmones o hacia el cuerpo se conectan inadecuadamente. Además, la pequeña paciente tenía problemas de comunicación interventricular- -un defecto en la parte del tabique que separa los ventrículos del corazón- así como una obstrucción grave en la entrada de la sangre a los pulmones. Se trata de un tipo de malformación cardiaca que afecta a dos niños de cada 1.000 recién nacidos. En concreto, esta afección se traduce en una disminución de la oxigenación sanguínea con la consiguiente coloración azul de manos, labios y cara, lo que hace que estos pacientes sean llamados comúnmente niños azules El tratamiento de esta cardiopatía pasa por varias operaciones complejas para reponerla ya que, en caso contrario, los niños mueren. El jefe de la Unidad de Cirugía Cardiaca, José María Caffarena, explicó que hasta el momento la operación que se venía haciendo consistía en restablecer los flujos normales dentro del corazón con el uso de complejas tunelizaciones, parches y conductos protésicos fuera del corazón Esta intervención hacía obligatorio que, con el paso de los años y el crecimiento del niño, hubiera que volver a operar, pues la durabilidad de las prótesis es limitada, así como su tamaño. En los primeros 15 La Fe se convierte en el primer centro en realizar esta intervención en España y el cuarto del mundo Dos casos cada 1.000 niños años de vida, un niño puede llegar a necesitar hasta tres operaciones de este tipo, que cuentan con un alto riesgo de mortalidad afirmó el jefe de la Unidad de Cirugía Cardiaca del centro valenciano. El doctor Caffarena destacó que gracias a este nuevo tipo de intervención no será necesaria ninguna operación más y añadió que la calidad y pronóstico de vida se acerca mucho al de una persona normal Con el anterior tratamiento, la supervivencia de estos pequeños a los 10 años se situaba entre el 30 y el 40 por ciento de los casos. El cirujano recordó que para poder realizar esta intervención, el corazón de la niña tuvo que estar parado durante cuatro horas y media, y que éste no recibió sangre durante dos horas. Según la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, la menor ya ha sido dada de alta y en estos momentos se encuentra en perfecto estado de salud y puede realizar una vida normal. La transposición de los grandes vasos es el segundo defecto cardiaco congénito más común que ocasiona problemas en la infancia temprana. Esta cardiopatía se presenta en el 5- 7 por ciento de todos los defectos cardiacos congénitos. DEl 60 al 70 por ciento de los bebés que nacen con este defecto son varones. La mayoría de las vaces esta cardiopatía se presenta esporádicamente (al azar) sin razones claras para su desarrollo. Más en niños que en niñas La pequeña, ayer ya en su casa de Val D Uxó (Castellón) junto a sus padres, de origen rumano PAU BELLIDO