Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9- -10- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 81 La Tate abre una gran grieta en el suelo de su Sala de Turbinas La obra de la colombiana Doris Salcedo es un manifiesto sobre las divisiones en la sociedad E. J. B. CORRESPONSAL LONDRES. Es como si un terremoto hubiera agrietado uno de los templos del arte comtemporáneo. La Tate Modern de Londres ha vuelto a sorprender con su anual apuesta para el gran espacio de su Sala de Turbinas. No es habitual que una obra utilice en su elaboración la materia constitutiva del edificio mismo- -su suelo de cemento- y que en lugar de aportar volumen- -cuando menos sorono- en realidad lo detraiga, desnudando aún más el vacío del enorme espacio. Shibboleth de la escultora colombiana Doris Salcedo, pretende simbolizar las divisiones que existen en la sociedad. Por un lado, presentando la separación misma, que gráficamente aparta a razas, tradiciones y culturas; y por otro, como queriendo llenar la grieta con la presencia de quienes son excluidos en el rechazo social. Esta octava apuesta de la Serie Unilever -el patrocinio se acaba de prolongar hasta el olímpico 2012- -ha requerido un examen técnico de la Tate Modern para cerciorarse de que la apertura de la zanja cruzando los 167 metros de la Sala de Turbinas (el edificio es una antigua central eléctrica) con una separación en la que cabe meter el pie o el brazo, no iba a afectar a la solidez de la estructura. Cuando en abril se cierre la exposición, el hueco en el cemento se cubrirá de nuevo, aunque para siempre quedará una marca. Será como una cicatriz que a alguien le queda desde la infancia comentó Vicente Todolí, director de la Tate Modern. Además de visualmente inquietante, la grieta pretende también ser un manifiesto incómodo: una pica de denuncia en el centro de un país europeo líder por parte de alguien que surge del colonialismo. La modernidad es vista casi exclusivamente como un fenómeno europeo, es la versión oficial de la historia de la modernidad. En esa narración, la historia colonial e imperial has sido ignora- Madonna Haller de Durero (Galería National de Washington) ABC Examen técnico previo Una mujer contempla la zanja abierta en la Tate da, marginalizada o simplemente olvidada según Salcedo. La artista explicó que el nombre de Shibboleth con el que ha titulado su obra está tomado del Antiguo Testamento, del episodio en el que los Gileaditas derrotaron a los Efraimitas, y 42.000 supervivientes de éstos fueron masacrados después ser identificados cuando, DAVID SALAS La Virgen con el Niño de Cranach, el Viejo (Museo Thyssen) protagonistas de la Reforma, se exhiben cara a cara dos retratos deErasmo: un carboncillo deDurero (joya del Louvre) frente a una tabla de Hans Holbein. Lutero aparece en cuatro obras de Cranach. Durero fue pintor oficial de Maximiliano I y, más tarde, de Carlos V Son célebres sus esce. nas bélicas y de armas, como un magistral Estudio de yelmo ABC (Louvre) o unas espectaculares armaduras diseñadas por el propio Durero, de quien se exhibe su último grabado: El sitio a una ciudad (1527) Fue, junto a Leonardo, el otro hombre universal del Renacimiento. Hoy, el maestro luce espléndido en Madrid. Más información sobre la exposición: http: www. museothyssen. org http: www. cajamadrid. es En la zanja cabe un pie y hasta un brazo, pero la Tate se ha cerciorado de que su apertura no afecte a la estructura Será como una cicatriz que a alguien le queda desde la infancia dice Vicente Todolí, director de la Tate Modern obligados a decir tal palabra, fueron incapaces de pronunciar la sh Un fonema fue la línea divisoria entre la vida y la muerte. Para Salcedo, la historia del racismo corre paralela a la historia de la modernidad, y es su lado oscuro no explicado Salcedo no quiso explicar cómo se ha realizado la zigzagueante zanja, aduciendo que las explicaciones técnicas iban a distraer el mensaje que quería aportar con su obra. Se trata, en cualquier caso, de un elaborado corte, pues las paredes de la grieta no son lisas como trazadas por una máquina, sino que tienen una pareciencia rugosa, tal como habrían quedado en un terremoto. Conformando las paredes se aprecia algo de una malla metálica, material habitual para marcar fronteras y divisiones. Más información en: http: www. tate. org. uk