Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 9- -10- -2007 ABC Gordon Brown intenta salir de su bache político con una mayor retirada de Irak El primer ministro admite que consideró adelantar las elecciones en medio de las críticas por su maniobra EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Gordon Brown peleó ayer como pudo para recuperarse del grave tropiezo político que él mismo propició al preparar unas elecciones anticipadas que luego no ha convocado porque, a resultas de la operación, las encuestas primaron de pronto a los consevadores. El primer ministro intentó hacer pie de nuevo ante la opinión pública con el anuncio de una retirada de Irak mayor que la que avanzó hace una semana. Brown tuvo ayer por la mañana la rueda de prensa más hostil de su carrera, con muchos de los principales periodistas políticos del país tirándosele al cuello. En ese ambiente, el líder laborista reconoció que, a pesar de que su primer instinto era seguir gobernando un tiempo antes de convocar elecciones, ciertamente consideró la posibilidad de un adelanto para este otoño. Y tuvo que admitir que quizás había actuado mal al no decidir antes que no convocaría esas elecciones. Si, como aseguró sin convencer a su audiencia, el cambio repentino en las encuestras a favor de los tories no había motivado la cancelación de una inmediata llamada a las urnas, entonces la decisión de no convocar los comicios podía haberla tomado antes, sin permitir que la prensa y la política británicas cayesen en una situación febril, como se reflejó ayer en la comparecencia del jefe del Gobierno. Pude haber tomado la decisión antes, quizás debía haberla tomado antes concedió. Fue su única concesión, pero no por mantenerse firme en sus demás posiciones mejoró su crebilidad. Así, negó que hubiera viajado a Irak en medio del congreso que la semana pasada celebraran los conservadores para robarles a éstos el protagonismo mediático, pero no explicó por qué aprovechó ese desplazamiento para hacer un anuncio de retirada de tropas que le correspondía hacer en la sesión prevista para ayer en el Parlamento. Fue la sensación muy extendida de esas trucos de Brown, junto con la ilusión que ciertamente generó entre parte de la población la propuesta tory de eliminar el impuesto de sucesiones, lo que provocó el giro en las encuestas, y que ha situado a la formación de David Cameron por delante de los laboristas por primera vez desde que Brown llegó al poder a finales de junio. El primer ministro, en cualquier caso, aceptó la total responsabilidad del fiasco protagonizado por los laboristas, en un intento de salvar la cara a la joven camarilla de asesores que le empujaba a convocar elecciones y evitar enfrentamientos internos. En esto incidió anoche Brown en una reunión del grupo parlamentario laborista. En su esfuerzo por recuperar la iniciativa, Gordon Brown anunció en el Parlamento británico que además de la reducción de 5.500 a 4.500 soldados británicos que se habrá operado antes de Navidad en Irak, a lo largo del próximo año se producirá la retirada de otras 2.000 personas, quedando el número de tropas en 2.500 a finales de 2008. Brown probablemente ya tenía previsto hacer ayer este anuncio, situado estratégicamente a un día de la posible disolución del Parlamento. Si esto último no ocurría, al menos la amplia retirada de tropas de Irak le iba a permitir un claro aumento del apoyo popular. Pero tanta maquinación sobre el potencial impacto mediático de sus declaraciones ha servido finalmente de poco dadas las circunstancias. El líder de la oposición, David Cameron, aprovechó la posición de debilidad de Gordon Brown para urgar en la herida, y criticó al primer ministro por no haberse comportado con la dignidad que requiere su cargo, al utilizar en los últimos días el repliegue en Irak pensando en las encuestas, haciendo además un cómputo engañoso. Anuncio previsto El primer ministro, ayer en su rueda de prensa mensual en Downing Street AP Trucos e ilusiones El premier no descarta un ataque a Irán por su actividad nuclear E. J. BLASCO LONDRES. El primer ministro británico fue ayer duro sobre el trato que la comunidad internacional debe dar a Irán al dejar todas las puertas abiertas a la hora de responder a Teherán por la continuación de su programa nuclear. No descarto nada respondió sobre posibles sanciones diplomáticas o acciones militares contra Irán. Brown hizo una llamada a este país y a Siria para que definitivamente cesen su apoyo a los terroristas y grupos armados que operan en Irak El tono severo de Brown podría responder al deseo de compensar con mano dura en este terreno la decisión de continuar la retirada de tropas británicas estacionadas en Irak, hasta reducirlas a sólo 2.500 militares a finales del año que viene. Según los analistas, sería un mensaje de tranquilidad dirigi- Compensar a EE. UU. do a Washington, indicando que el Reino Unido no ha dejado de ser un estrecho aliado en Oriente Medio. También pensando en EE. UU. Brown planteó ahora la entrega del control de la provincia de Basora en dos momentos retrasando hasta primavera- -incluso entonces de acuerdo con el consejo del comando militar -la total cesión de la responsabilidad de la seguridad a las autoridades iraquíes. Más información sobre Brown en: http: www. number 10. gov. uk