Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 8 s 10 s 2007 DEPORTES 103 EL MUNDO ES UNA HISTORIA LOS MEJORES El mejor equipo del mundo no juega la Champions ni los llaman galácticos Tampoco se ejercitan en cesped, se dejan la piel en tierra, arena y piedras FUERA DE JUEGO que nos las dábamos de entendidos y una madres que son las mejores aficionadas que puedan conocerse. No tienen ni idea y, además, hacen gala de ello, pero animan a sus cachorros con una gracia incomparable y, sobre todo, desconocen el cansancio o el derrotismo. La madre de Mario lanza cada poco su grito de guerra: ¡Vamos muchachos! Ante esa llamada al coraje todo el canturreo del a por ellos pasa a mejor vida. Entre mis múltiples debilidades nunca he pasado por la de acudir al campo a ver los partidos. Donde esté el sofá, que se quite el agobio de la multitud y el griterío demencial. Sin embargo, el Moscardó me ha metamorfoseado. Ahora no me pierdo ni un partido, llueva o haga sol. Hemos pasado un frío polar y, prueba de nuestra voluntad sacrificial, hemos madrugado días en los que el cuerpo estaba cosido a las sábanas. He conocido a sujetos que eran capaces de dar, de carrerilla, alineaciones completas de épocas remotas. En Nueva York, un taxista ruso me cantó la delantera de su selección hasta el año 1962 en el que, según me dijo, se le estropeó la tele y no ha vuelto a sintonizar con nada. A mí, vuelto un presocrático, no me interesa nada de lo que sabía porque mis amores son los del Moscardó. Tenemos en la portería a Api que, en ocasiones, parece que fuera de goma. En la defensa se baten el cobre Carlos, José, Javi, Diego y Domingo, en el medio del campo Fernando, Víctor y Emilio se multiplican más allá de toda lógica, y en la zona resolutiva Mario impone la pausa y el temple. Este año nos hemos reforzado y tenemos jugadores para hacer dos equipos. Acabamos de jugar con el San Viator y algunos de los nuevos, César, Cristian o Jesús, han demostrado que sólo podemos esperar lo mejor. Además nuestro entrenador Chema es una especie de racionalista de la cosa. Callado, serio, meticuloso. En fin, un mister como una catedral. Se ha citado muchas veces una frase de Camus en la que decía que todo lo que sabía sobre ética lo había aprendido en el fútbol. Lo cierto es que yo he recibido importantes lecciones de compañerismo viendo a los infantiles del Moscardó. Protestamos o aplaudimos desde la grada; en realidad nuestro desafuero sólo persigue una cosa: la felicidad de nuestros hijos. Fernando Castro Flórez Los Tiburones de Veracruz y los Potros de Atlante jugaron este fin de semana con el balón rosa EFE El balón rueda en rosa Los partidos de la Primera división de la Liga mexicana se disputarán, durante todo este mes, con esféricos de color rosa. La vistosa iniciativa forma parte de una campaña de concienciación contra el cáncer de mama MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. El fútbol mexicano ha sacado la paleta de colores. Primero fue Hugo Sánchez, seleccionador nacional, quien propuso que el Tri abandonase su tradicional camiseta de color verde, porque ésta se pierde con el césped, y la impresión desde fuera es que hay menos jugadores (mexicanos) que si hubiese un contraste de color Así, al cinco veces pichichi de la Liga española le encantaría que jugáramos la mayoría de veces con blanco y que el segundo uniforme sea todo rojo Ahora, la Federación Mexicana de Fútbol, en colaboración con la firma de artículos deportivos Voit y la Fundación Cim ab para la lucha contra el cáncer de mama, ha decidido que, durante octubre, todos los partidos del Torneo de Apertura 2007- 2008 se disputen con un balón de color rosa. La idea responde a una campaña, Adorarás el fútbol como nunca destinada a animar a la autoexploración de los senos, que permite a las mujeres detectar a tiempo la presencia de tumores. Además, durante estas cinco jornadas todos los jugadores de los dieciocho equipos de la Primera división portarán un brazalete de ese mismo color, mientras que los porteros que tienen como patrocinador a Voit- -marca que suministra el balón oficial de la Liga mexicana- -utilizarán guantes de idéntico tono. Algunos entrenadores se han sumado voluntariamente a este esfuerzo y lucen un chándal rosa en los banquillos. Al salir al terreno de juego, los equipos portan de manera conjunta un cartel con el lema: Únete a la batalla contra el cáncer de mama. El balón está en tu cancha. Autoexplórate De momento, la nueva pelota parece haberle traído suerte al balompié local, pues la jornada 10, primera en que se ha utilizado el sonrosado diseño, registraba el mayor número de goles (37) marcados en lo que va de temporada. No se sabe si porque los delanteros ven el esférico con mayor facilidad o por todo lo contrario, si es que a los porteros los despista el innovador cuero. Ningún guardameta se ha quejado al respecto. Y las estadísticas parecen desmentir las reclamaciones de algunos jugadores, quienes aseguraban que les costaba trabajo entrenarse con el balón rosa, al estar más familiarizados con el clásico de color blanco. Algunos clubes han decidido ir más allá en esta campaña y contribuir de manera particular a la difusión del fútbol entre el público femenino y alentar la prevención del cáncer de pecho. Por ejemplo, la Directiva de los Tiburones Rojos de Veracruz permitió este fin de semana el acceso gratuito, para ver el partido que les enfrentaba con los Potros de Hierro del Atlante, a todas las mujeres que fueran vestidas de rosa. os jugadores más entregados no han pasado todavía la selectividad. El club de mis amores, no me voy a andar a estas alturas de alopecia galopante con más dilaciones, es el Moscardó. Concretamente la escuadra infantil que juega, según tengo entendido, en Segunda. Al año que viene impondrán su ley, eso no lo duda nadie, en Primera y legiones de admiradores entonarán un himno que, de momento, nadie se sabe. Todo comenzó, en este furor futbolero, con mi suegro que es un bendito. Aparecía de amanecidas en casa para llevarse a Manuel a jugar al futbito. Regresaba emocionado, regateando en el aire, con los ojos fuera de sí, balbuceando elogios que era difícil desentrañar. Llegué a pensar que todo aquello era la típica regresión de los abuelos, que basta con vean a sus nietos caminar sin caer petrificados para que entren en trances prolongados. Terminó por picarme la curiosidad y al acudir a uno de los partidos, en un campo asfaltado que era el lugar perfecto para desollarse, comprendí que Antonio no deliraba sino que tenía, por alguna causa desconocida, en mi propia casa a un prodigio del balón. Otro padre, mucho más entregado, me vino a decir que era, nada más y nada menos, que la reencarnación del Buitre. No se refería al ave carroñera sino a aquel rubiales que hacía paredes recordando las astucias del patio de colegio. El año pasado ingresó en el Moscardó con toda la cuadrilla de amigos. Nos han dado unas mañanas de sábados espectaculares. Los resultados, tengo que confesarlo, fueron más bien mediocres pero el juego era, de verdad, puro ensueño. En el graderío nos congregábamos un puñado de padres L Durante la campaña, los brazaletes de capitán y los guantes de los porteros serán del mismo color En realidad nuestro desafuero sólo persigue una cosa: la felicidad de nuestros hijos, los infantiles del Moscardó