Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CIENCIA FUTUROsMEDIO AMBIENTE y www. abc. es cienciayfuturo LUNES 8- -10- -2007 ABC El turismo se escapa al Norte La Organización Mundial del Turismo avisa de que el cambio en los patrones del clima podría invertir la tendencia al alza de algunos destinos. La emigración de turistas no ha hecho más que empezar POR ARACELI ACOSTA MADRID. Escapadas al Norte Éste será probablemente el reclamo que con mayor frecuencia veamos en las agencias de viajes dentro de poco más de diez años, sobre todo si se trata de planear las vacaciones estivales. Por contra, los puentes esquiando serán posibles, pero a cubierto, es decir, en las pistas artificiales que tan de moda se están poniendo en los últimos años. El eslalon, o descenso casi en picado, de la cantidad de nieve por culpa del cambio climático es un fenómeno que ya se está dejando sentir y que continuará, según las proyecciones realizadas por los científicos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático. Unos datos que ha analizado la Organización Mundial del Turismo en el informe Cambio climático y turismo: respondiendo a los desafíos globales para poder adaptarse a los cambios que el calentamiento global provocará, ya sin duda, en las rutas turísticas. Y es que si el cambio climático tiene efectos a escala planetaria, el sector turístico no iba a quedarse fuera. Así, es muy probable que se produzca un cambio hacia el Norte de las condiciones climáticas atractivas, al tiempo que se preferirán las zonas altas a las costeras. Como resultado, la posición competitiva de algunas áreas de vacaciones muy populares se desmoronará, como el Mediterráneo en verano, mientras que otras zonas (el sur de Inglaterra y de Canadá) se espera que reciban más visitantes. Los destinos para practicar deportes de invierno se enfrentan a vulnerabilidades bien conocidas por el declive de las precipitaciones en forma de nieve proyectado por el IPCC, dice el mencionado informe. Incluso aumentando las pistas de IMPACTOS REGIONALES DEL CAMBIO CLIMÁTICO Verano Puntos calientes Caribe: Veranos más cálidos, aumento de eventos extremos, escasez de agua, pérdida de biodiversidad marina, subida del nivel del mar, más epidemias y desestabilización política. Mediterráneo: Veranos más calurosos, escasez de agua, pérdida de biodiversidad terrestre y marina, y aumento de enfermedades. Islas del océano Índico y Pacífico: Aumento de eventos extremos, escasez de agua, pérdida de biodiversidad terrestre y marina, aumento del nivel del mar e incremento de los precios por las medidas de mitigación. Australia y Nueva Zelanda: Inviernos y veranos más cálidos, mayor probabilidad de eventos extremos, escasez de agua, pérdida de diversidad marina y aumento de los precios por las medidas de adaptación. Invierno La industria del esquí sufrirá recortes en los Alpes, en Norteamérica oriental y occidental, Australia y Japón Aumento de la precipitación (muy probable) Aumento de la precipitación (probable) Descenso de la precipitación (probable) Descenso de la precipitación (muy probable) Descenso de lluvias (muy probable) Decenso de lluvias (probable) Aumento de lluvias (muy probable) Aumento de lluvias (probable) Incremento de lluvias extremas (probable) Aumento de la sequía (probable) Menos nieve (muy probable) nieve artificial, advierte la OMT, la industria del esquí sufrirá recortes en los Alpes, en Norteamérica oriental y occidental, Australia y Japón. Centrándose en Europa, un estudio elaborado por la consultora británica Travel Research International para la OMT, asegura que sólo dentro de quince años en el norte de Europa los inviernos serán más cálidos y húmedos, los veranos más calurosos y secos y también más fiables meteorológicamente. Y España, como uno de los países turísticos por excelencia, sentirá de lleno estos impactos. Y no sólo porque en el peor de los casos los científicos advierten de la desaparición de muchas playas del litoral español. Una gran parte del turismo que recibe nuestro país, sobre todo en el caso del turismo de sol y playa, proviene de los países del norte de Europa. Por Adiós a muchas playas tanto, los cambios climáticos en las regiones de origen y en las de destino inevitablemente influirán en estos desplazamientos. Por contra, el clima en las zonas de destino de los turistas de estos países, esto es, toda la cuenca mediterránea, se caracterizará por un aumento del índice de calor con un incremento del número de días con temperaturas superiores a 40 grados centígrados, los paisajes serán más áridos y la amplitud de las mareas tendrá un importante efecto en el litoral. Esto comporta numerosas implicaciones para la región mediterránea- -si bien los cambios serán más marcados en la parte oriental- aumenta el riesgo de incendios forestales; habrá mayor escasez de agua; se degradarán las playas en ra- zón del aumento del nivel del mar; crecerá la vulnerabilidad ante las enfermedades tropicales, por ejemplo, la malaria; existirá mayor riesgo de inundaciones y sequías, y la calidad del aire será mediocre en las ciudades, al tiempo que aumentará el estrés personal imputable al calor. Probablemente algunas de estas condiciones ya les suenen. Turismo cultural Como no podía ser de otra manera estos factores tendrán un gran impacto en los flujos turísticos. Así, al ser los veranos más agradables y previsibles en la Europa septentrional, habrá una menor motivación para pasar las vacaciones de verano en el Mediterráneo y nuestros vecinos del norte pa- sarán más tiempo de su veraneo en sus propios países, dejando el Mediterráneo para las etapas interestacionales, al tiempo que los habitantes de la Europa meridional se desplazarán al norte para pasar sus días de asueto. En cuanto al otro gran grupo de origen del turismo europeo, el norteamericano, que en el año 2000 supuso 23 millones de llegadas, también se verá afectado. Si bien estos turistas seguirán llegando a las costas del Mediterráneo, harán menos viajes de sol y playa y más de turismo cultural, y empezarán a decantarse hacia nuestros vecinos del norte, cuyos países acabarán copando el turismo norteamericano (80 por ciento frente a 20) En ambos casos habrá un notable aumento ABC Fuente: IPCC