Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 8 s 10 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Fráncfort y el síndrome de las expectativas A un día del comienzo de la Feria del Libro, editores y autores catalanes analizan entre el optimismo y la prudencia el impacto que la cita germana puede tener en la industrial editorial y la literatura catalana DAVID MORÁN BARCELONA. Fráncfort es una cita que funciona con la lógica de la relación en red: cuanta más gente participa más fuerza tiene y más información hace circular Así resume el periodista Sergio VilaSanjuan en Guía de la Feria de Fráncfort para los catalanes no del todo informados lo que, a partir de mañana, se cocerá en el interior de los pabellones de la feria del libro más representativa del panorama editorial internacional. Este año, además, la cultura catalana jugará un papel crucial en esa red de relaciones con un extenso programa cultural y literario que, como sostiene el director del Institut Ramon Llull, Josep Bargalló, ha de servir para subrayar la importancia de la industria editorial catalana y, al mismo tiempo, poner de manifiesto lo que identifica la cultura catalana dentro de la cultura global: la lengua catalana y sus expresiones creativas Las intenciones están claras, pero, aun así, la pregunta sigue siendo obligada: ¿Qué papel jugará la Feria de Fráncfort en el desarrollo de industrial editorial catalana y de la literatura catalana en particular? Según Bargalló, los primeros resultados tangibles no podrán verse hasta dentro de un par de años, cuando empiecen a aparecer las traducciones de las obras cuyos derechos se hayan vendido este año. Hasta entonces, un buen baremo para medir el éxito será el interés que la cultura catalana consiga despertar en los cerca de 12.000 periodistas que, año tras año, se acreditan en Fráncfort. En el campo de la edición y la creación, la aguja oscila entre el optimismo y la prudencia. Para algunos, los efectos beneficiosos de la participación de la cultura catalana ya se han empezado a notar, mientras que para otros lo más sensato es esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos durante los próximos días. Como explica Isabel Martí, editora de La Campana, ha llegado el momento de esperar y ver qué pasa El caso de Martí es especial, ya que uno de sus autores de mayor renombre, Albert Sánchez- Piñol, llega a Fráncfort después de haber tenido un notable éxito en toda Alemania: Obviamente, que la catalana sea la cultura invitada ha hecho que los editores alemanes hayan hecho un mayor esfuerzo promocional. Que seamos un foco de atención hace que los medios tengan que afinar la puntería asegura. Más o menos lo mismo le ocurre al escritor Emili Rosales, cuya última novela, La ciutat invisible suma ya una quincena de traducciones. El hecho de que la cultura catalana sea la invitada ya ha tenido efectos positivos desde hace unos dos años asegura Rosales el mismo día que presenta en Múnich la traducción al alemán de su última obra. Hay un contexto favorable para la literatura catalana, algo que en los últimos años se ha venido acelerando. A partir de ahora la palabra la tienen los editores de otros países, que decidirán si quieren más libros en función de si los que ya tienen funcionan o no explica. La cita germana le abre las puertas al catalán aunque tan importante como la proyección exterior es el reconocimiento interior. Así lo explicaba el director editorial de Edicions 62, Fèlix Riera, en el número de septiembre de la revista De Libros Creo que Frán- Trabajadores alemanes caminan sobre una gigantesca enciclopedia diseñada por Mueller- Stahl cfort será tan importante desde el punto de vista internacional como desde el punto de vista de Cataluña. Si conseguimos que los ciudadanos de Cataluña vivan también los actos que se celebrarán en la Feria, daremos a conocer la importancia de nuestra cultura y de nuestra literatura apuntaba. Para Joaquim Palau, gerente de RBA y La Magrana, lo realmente importante es que la cita editorial pueda servir para normalizar una cultura literaria riquísima De Fráncfort no saldremos siendo ni más altos ni más rubios, pero sí queremos ser una cultura literaria normalizada. Sólo queda esperar que las cosas se hagan bien añade Palau. Otros, como Jaume Vallcorba, editor de Acantilado y Quaderns Crema, viajan a Fráncfort con los deberes hechos: Lo que espero es que algunos de los autores que aún no tienen suficiente proyección internacional puedan encontrarla en esta ocasión. Quién sabe si, además, la feria tiene también un beneficio complementario: la atención que la prensa alemana ha prestado a Cataluña quizá ayude a que el público haga más caso a los autores catalanes traducidos explica. Mucho más crítico con el efecto Fráncfort se muestra el presidente del Gremi d Editors de Catalunya, Antoni Comas, quien, fijándose en el global de la industria editorial catalana, no detecta demasiadas dife- AP Proyección y resultados Voces discordantes Maragall: Los escritores que escriben en castellano rechazaron la invitación FRÁNCFORT. El ex presidente de la Generalitat, Pascual Maragall, dijo ayer en Fráncfort que fueron los escritores catalanes que escriben en castellano quienes rechazaron la invitación para asistir a la Feria del Libro de Fráncfort: Se les ha invitado, y no han querido venir, ¿verdad? ¿por qué no han querido venir? ¿se han traído libros de escritores como Eduardo Mendoza? Se han traído Maragall insistió en que por supuesto está a favor de que se hubiera invitado a los escritores catalanes que escriben en castellano. Por su parte, Jordi Pujol defendió que sólo hayan venido escritores catalanes que escriben en catalán y no los que lo hacen en castellano: Desde hace muchos meses no hay discusión en Cataluña sobre esto, no ha habido ninguna voz en contra de cómo se planteó la presencia catalana rencias respecto a otros años. Como conjunto, lo vemos como cada año. Que la cultura catalana sea la invitada no quiere decir que vayamos a tener un mayor crecimiento hacia el exterior. No vemos nada que así nos lo indique. Joaquim Palau, por su parte, sostiene que, a pesar de la innegable repercusión mediática de la feria, se ha exagerado el papel de los autores Es una feria de trabajo a la que los autores no van nunca, y si van es para completar la oferta. Aun así, me da la sensación de que es un problema falso y espero que la gente se comporte relativiza. Isabel Martí, en cambio, reivindica el papel de los autores en un año en el que es de suponer que todas las miradas estarán puesta en la cultura catalana. Los editores son lo importante cuando no eres la cultura invitada. Ser cultura invitada significa ser el ramo de flores que se coloca para dar más vida asegura la editora de La Campana Más información sobre la feria: http: www. frankfurt- book- fair. com