Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 8- -10- -2007 MADRID 55 Salvador Santos Campano Presidente de la Cámara de Comercio de Madrid UNA SOCIEDAD EMPRENDEDORA a candidatura de los Juegos Olímpicos de 2016 es un reto bonito y difícil, con beneficiosas expectativas derivadas del sólo hecho de poner en marcha tal esfuerzo colectivo. Siendo todo esto de una importancia social y económica que a nadie escapa, pues unos Juegos marcan un antes y un después en el territorio donde se lleva a cabo la celebración, quisiera llamar la atención sobre el significado que tiene ya, por sí solo, la presentación de la candidatura. Significa una sociedad con energía, dinámica, dispuesta a competir por estar en lo más alto. Una sociedad que tiene confianza en sí misma, que merece ese calificativo que define a los empresarios: es una sociedad emprendedora. Inasequible al desaliento. Es consciente, porque lo ha vivido recientemente, que el esfuerzo para estar ahí, junto a otras importantes candidaturas, debe ser generoso y constante. Es una carrera de fondo que atraviesa distintas fases. Algunas duras, hay que reconocerlo. Por lo tanto, es una candidatura que muestra, de manera especial, la seguridad que tiene en sus propias fuerzas. En la capacidad de sus ciudadanos, de sus instituciones y de los empresarios. Una sociedad que tiene tanta confianza en sí misma merece la confianza del mundo olímpico. La presentación de esta candidatura tiene otros significados. Distintos campos del tejido empresarial encuentran un aliciente para la renovación: el MADRID 2016: L Unos 15.000 madrileños recorrieron las calles del centro en la XXIX Fiesta de la Bicicleta estos carriles de norte a sur y de este a oeste según Mariano, para poder ir por la Castellana como hoy lo estamos haciendo Con un ritmo pausado, en la mayoría de los casos (aunque algunos se lo tomaban muy en serio) durante el recorrido no se produjo ningún incidente destacable, más allá de algunas caídas que no fueron a más. En la plaza de Castilla, un gran número de ciclistas se unieron al pelotón que ya enfilaba la Castellana. La mayoría provenía de las localidades de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes. En el cruce de Alberto Aguilera con Princesa, varios grupos tomaron la iniciativa al tirar de la carrera hacia Gran Vía y Cibeles. Y todos, unos antes y otros después, finalizaron el recorrido en los aledaños del parque del Retiro. Precisamente este recinto se convirtió en un refugio tras el fin de la carrera. La mayor parte de los padres llevaron a sus hijos al parque para que pudieran seguir disfrutando de la jornada ciclista durante otro rato. A las reclamaciones de los ciclistas por una ciudad menos ruidosa se unieron ayer también numerosos patinadores. Conscientes de que habitualmente no pueden recorrer las aceras sobre sus patines, aprovecharon la oportunidad para disfrutar de un asfalto que, por unas horas, dejó de lado el olor a gasolina y el incesante ruido de las bocinas. Uniéndose al pelotón turismo, los servicios, la construcción, la hostelería, etcétera. Puede decirse que el conjunto del tejido industrial del territorio da un paso adelante con la expectativa de un interesante beneficio. Buena parte de todo ese esfuerzo queda para el futuro; pero, sobre todo, se vive desde el presente de la propia celebración. Así, cabe recordar esos balances en los que en un lado se ponía lo invertido y, en el otro, los rendimientos obtenidos hasta el momento de la partida de la antorcha. Hoy, sin embargo, el contexto es otro. La preparación de unos Juegos Olímpicos y su celebración han de adquirir funciones simbólicas y económicas distintas. Entre ellas, mostrar el potencial para establecerse como uno de esos nudos que intercalan los flujos principales de mercancías, servicios, ciudadanos y comunicaciones. Para establecerse como nudo de la red destinada a conformar el mundo. Para ello, en la preparación y celebración de los Juegos, el espíritu de competición no sólo se muestra en los estadios, sino que la sede que lo celebra lo muestra al mundo y a los mercados. Es decir, se ofrece como una sede competitiva, como punto atractivo para la inversión. De aquí la importancia que tiene este candidatura. Es algo más que invertir en infraestructuras para una reordenación urbana, en servicios que ofrecer a deportistas, autoridades y visitantes en general durante su estancia en los Juegos. Es una ocasión para azuzar ese espíritu de competición y superación en una sociedad. En los últimos años, la Comunidad de Madrid ha mostrado suficientemente ese espíritu de competición. Empresas, profesionales y trabajadores han puesto este territorio a la cabeza del desarrollo económico español y europeo. La presentación de la candidatura a los Juegos Olímpicos de 2016 significa estar dispuesto a situarse en la cabeza del desarrollo económico mundial. Fiesta en el recorrido y la meta, pero atascos en las zonas aledañas Con una gran pancarta en la avenida de Menéndez Pelayo, se recibía a todos los ciclistas que iban concluyendo su particular recorrido por la ciudad. En este punto, los participantes más pequeños eran agasajados con globos y camisetas, mientras que los mayores hacían cola para participar en el sorteo de varios viajes al extranjero. La fiesta se aderezó con música. Sin embargo, la alegría que se vivía en esta zona contrastaba con los atascos que se registraron durante gran parte de la mañana en las calles aledañas al Retiro. También, en parte de los tramos afectados por el recorrido de la Fiesta de la Bicicleta, se multiplicaron los coches cuyos conductores no se rindieron ante las bicis. Los accesos por la plaza de España, plaza de Castilla y glorieta de Carlos V se vieron afectados, a pesar de las advertencias del Ayuntamiento para que se utilizara el transporte público suburbano.